Café y charla con Ramiro Amarelle y Pablo López

Marzo 2017. La temporada cerca de su final. Nos acercamos a A Coruña para conocer a nuestros siguientes invitados. Fútbol, fútbol playa, ADESTRapp… una charla de lo más variada con dos personas que llevan unidas al fútbol muchos años. Grandes amigos y socios en su nuevo proyecto.

IMG_5137

Pablo López Vidal, en ese momento se encontraba entrenando al equipo Juvenil B de Liga Nacional del RC Deportivo de La Coruña. Un trotamundos de los terrenos de juego. Ahora entrenador e ingeniero. Actualmente arranca una nueva temporada con el Juvenil B del mismo club.

Ramiro Amarelle, cambió rápido la hierba por la arena para dedicarse al fútbol playa y también a los banquillos de fútbol. En ese momento coordinador de las categorías inferiores del Imperator OAR coruñés y entrenador de fútbol playa del FC Barcelona. Hace unas semanas ha sido nombrado nuevo seleccionar de la selección de fútbol playa de China.

Arrancamos…

 

FdB: Para la gente que no lo conoce, ¿qué es Adestrapp?

P.L.: Es un sistema de video-análisis enfocado a un feedback instantáneo en tiempo real y con la posibilidad de tener un retardo, que tú puedes configurar. Entonces, tan sencillo como que tú puedes ver lo que acabas de hacer al momento. Tanto en entrenamientos como en partidos. Ver las jugadas repetidas… Y a mayores de eso, poder cortar esas acciones. Ser capaz de poder cortar en vídeo esas acciones o esas jugadas para poder editarlas posteriormente.

FdB: ¿Cómo surge la idea?

P.L: Pues la idea surge de una colaboración con el organismo de investigación de INEF que son Ángel Vales (analista de la Selección Española con Vicente Del Bosque) y Alberto Areces. Ellos, viendo el estado del arte que hay en el mundo del análisis y del scouting, ven que hay herramientas a posteriori o en el descanso pero no in situ, no en el momento. Nos plantea la posibilidad de desarrollar una herramienta para en los partidos, in situ, poder tomar decisiones. Dar feedback a los jugadores. Por lo que se nos ocurre empezar a desarrollar desde cero esta herramienta en BALIDEA. Ellos nos dan la ayuda de consultores, y nosotros en la empresa la vamos desarrollando. Desde comprar las piezas y montarlas hasta la aplicación, que es lo más importante.

FdB: Normalmente cuando hay tanto mercado, como en las tecnologías, que cada vez hay más software, digamos que hay que tener algo diferencial para destacar. Lo vuestro sería precisamente eso, el visionado en directo.

P.L Claro. Hoy en día no hay. Aparte es un dispositivo portable, con autonomía y que se puede colocar tan sencillamente. Digamos que es el objetivo principal de BALIDEA que es acercar la tecnología de Primera División al fútbol base y a cualquier entorno de práctica deportiva. Porque lo que hay ahora mismo son softwares y aplicaciones para el después pero no para el “durante”. Poder llevarlo a los entrenamientos, montarlo y ya poder utilizarlo. Pues no lo hay. Las otras aplicaciones son muchísimo más caras e inaccesibles al deporte aficionado y de base. Y aún encima necesitas una cámara, una capturadora, un portátil y luego enviar los cortes a un dispositivo. Y esto no. Esto es una conexión inalámbrica al propio dispositivo mediante una wifi propia (sin necesidad de conexión a internet) mediante una Tablet, un iPAD o cualquier móvil o portátil. Y entonces ya puedes trabajar autónomamente. No necesitas otra persona que te grabe.

R.A: El valor añadido es el feedback instantáneo. Eso es lo más importante yo creo. Ángel lo comentaba para el tema de los partidos pero nosotros, y después con la gente cuando vas comentando lo vemos también para el entrenamiento. Al final todos inciden en eso, que tú puedes ver las imágenes en tiempo real. En el momento después de hacer la acción. Eso es muy significativo en un proceso de enseñanza-aprendizaje.

 

“al final la imagen te da o te quita la razón. Tú puedes decirle a un jugador que no está haciendo bien la línea o un marcaje o una buena orientación y que él ya se pudiese ver”.

Pablo López

 

FdB: ¿Pensáis que está poco explotado el visionado en directo?

P.L: Sí. Sobre todo nos sorprende… Este era un proyecto para acercar la tecnología de Primera División a la base. Y empezamos por ahí. Por enseñárselo a equipos de base, de Tercera División, de Preferente… Pero la casualidad fue que se lo fuimos a enseñar al RC Deportivo hace 2 temporadas, se lo íbamos a enseñar al Fabril y al Juvenil. Yo conocía ahí a gente… y dio la casualidad de que el analista del primer equipo, Carlos Morales, nos dijo que quería ver la herramienta y que no había nada similar en Primera División. Entonces dijimos: Si se puede utilizar en la Liga de Fútbol Profesional… pues mejor. Da mucha más visibilidad y publicidad al proyecto que se utilice en 1ª División a que lo usemos  nosotros en Tercera División cuando yo entrenaba al CD As Pontes o ahora en los juveniles del Dépor. Nos sorprende que no haya nada similar. De hecho lo que se hace hoy en día en los grandes clubes, clubes de Champions, es grabar todos los entrenamientos y partidos, pero no tienen un feedback visual instantáneo. No puede ver una repetición un niño. Desde infantiles hasta juveniles incluso el primer equipo. Con las posibilidades que hay a nivel tecnológico y económico en esos equipos, y que no tengan posibilidad de ver una acción y corregir in situ. En un entrenamiento, al final la imagen te da o te quita la razón. Tú puedes decirle a un jugador que no está haciendo bien la línea o un marcaje o una buena orientación y que él ya se pudiese ver, no tener que ser tu palabra contra la suya. Entonces creemos que es sorprendente que no haya esto. Nos sorprende a nivel profesional. A nivel de base ya sabíamos que no iba a haber nada similar.

FdB: ¿Qué conocimientos hacen falta para poder utilizarla? Hace falta ser una persona experta o…

R.A: Si la manejo yo… ya te puedo asegurar que la maneja cualquiera.

P.L: Claro, es muy intuitivo. Las teclas son muy sencillas. El rebobinado, el pausado, play, grabación… es muy intuitivo. Aparte como puedes ir utilizando diferentes funciones desde más simples… igual que tenemos diferentes versiones. Una vez que te acostumbras a las más sencillas pues ya puedes utilizar otras funcionalidades como el etiquetado de cortes, el editado… es lo más sencillo posible porque sabemos que los banquillos, durante los partidos, el estrés y la tensión que hay no te pueden dar a que tengas que hacer cosas difíciles. Entonces es lo más intuitivo posible y sencillo. Chavales de 8-9 años, mis hijos, lo saben manejar y sin haberles explicado nada.

 

“Tanto puedes dar un feedback positivo porque haya hecho bien un marcaje, como negativo para corregir. No se trata sólo de corregir negativamente sino también para confirmar lo que está haciendo bien”

Pablo López

 

FdB: ¿A qué distancias graba, y cómo puede influir a la hora de hacer los diferentes análisis?

P.L: Puede grabar a distancias de más de 60-70 m. Lo hemos utilizado y testado a nivel de base en gradas que el banquillo queda en frente de la grada donde se coloca el ADESTRapp. Yo cuando estaba  en el CD As Pontes, el campo del Rápido de Bouzas queda enfrente a la grada del banquillo, y a esa distancia funcionaba sin ningún problema. Luego en entornos de Primera División necesita un amplificador que nosotros también damos en el producto FOOTBALL PRO en entornos de saturación. Entornos con 40.000-50.000 personas. Lo están utilizando algunos equipos de Primera División en campos como el Bernabéu, Camp Nou, Calderón, Riazor… Hace 2 temporadas en Riazor lo utilizaron durante toda la temporada y sin ningún tipo de problema. ¿Qué te da eso? Pues te da una imagen desde el banquillo. En el banquillo no se ve nada por mucho que digamos los entrenadores, está constatado que se ve un 40% de lo que pasa en el terreno de juego. Pues te da una imagen desde arriba. Como una imagen de la televisión pero tenerla en el propio banquillo, y aun encima tuya. Una imagen que te coja, no como la de la tele que te enfatiza en apartados técnicos e individuales, sino panorámico, que puedas coger los 22 jugadores o incluso toda la superficie del campo, dependiendo de las lentes que pongas. Entonces, eso te da a nivel táctico mucha información que puedas corregir en el momento. Yo también lo utilizo cuando jugamos en campos con grada o en Abegondo en el campo 1 o en el campo 3 que tienen la plataforma para ver y me da para poder corregir a los jugadores. Si están bien orientados, si están haciendo bien la línea de defensa, si están marcando bien, la estrategia… todo eso. Entones yo ya sé al momento, lo que he intuido con una constatación de la imagen al momento, que es muy importante. Tanto puedes dar un feedback positivo porque haya hecho bien un marcaje, como negativo para corregir. No se trata sólo de corregir negativamente sino también para confirmar lo que está haciendo bien.

FdB2: ¿Los has utilizado en algún descanso?

P.L: Sí, por supuesto. Y como es tan portable en el propio iPAD… incluso si tienes a mayores, en Primera División ponen proyectores o pantallas planas. Sino con el iPAD para enseñar individualmente o por grupos también. Le enseñas sobre todo alguna corrección técnico-táctica. De orientaciones, perfiles… te vale para hacer alguna corrección en situaciones de juego para que vayan entendiendo los contenidos.

FdB: ¿En qué lugares colocaríais el dispositivo para poder sacarle un mayorIMG_5131 provecho tanto en partidos como en el día a día?

P.L: A ver yo te explico en fútbol como lo hacemos nosotros y Ramiro también en fútbol y fútbol playa cómo lo colocarían. En fútbol desde la grada o incluso en entrenamientos específicos, por ejemplo cuando hacemos entrenamientos específicos en el Deportivo, yo me ocupo de la parte de defensa, pues los coloco a pie de campo para que se vean cómo están orientados, cómo están marcando en situaciones de centro-remate y se van a ver justo al terminar cómo lo hizo. Ahí yo puedo dar un feedback o el mismo jugador ya ve si lo estaba haciendo bien o mal. Eso en el propio campo. Para porteros sería lo mismo. Hacen una ronda de tiros y pueden ver cómo tenía colocados los pies. En el Dépor ya lo han utilizado los entrenadores de porteros. Y luego a nivel táctico ya en partidos, cuanto más elevado mejor.

R.A: En fútbol, cuando tienes una posibilidad de visionado en alto, pues así claro está. Pero no todos los equipos pueden. Pero poder tener una visión diferente a la que tienes tú desde el banquillo. Y después en trabajados individuales específicos. Que es también donde más rendimiento se le puede sacar. Después vas hablando con la gente y te das cuenta que algunos sí que le encuentran aplicación y otros… yo qué sé. Hay gente de todo en el mundo del fútbol. No todos tienen ni 20 ni 30 años. Claro, que a lo mejor no le encuentras aplicación al entrenamiento. Nosotros creemos que sí. La gente, digamos, actual, con conocimientos, se da cuenta de la importancia que tiene en el entrenamiento. Y situaciones específicas, como comentaba Pablo, del portero, de readaptación, de técnica de carrera, de coordinación, motricidad, golpeos, situaciones técnicas específicas… esto es fantástico porque haces unas tareas y las corriges al momento. La imagen es la mejor demostración para corregir al jugador. Y es una forma de que el jugador interiorice esa información. Y cuando el jugador lo hace, la siguiente repetición, que es un minuto después, ya la hace diferente. Sino de otra manera, se va para su casa, aunque tú le pongas un vídeo, tú se lo pones, como mucho, el martes que viene. El martes que viene el chaval viene de: colegio, la novia, el perro, los padres… y ahora cuéntale lo que hizo el martes pasado. No sabe ni lo que hizo. Entonces no tiene nada que ver esa información que das en directo. Yo es verdad que me gusta en situaciones muy concretas, cercanas, pero el rendimiento normal y estándar es cuando pones la cámara alta. Pero a mí me gusta mucho ir al detalle.

Y en la playa ya es diferente. Lo pones en el momento y focaliza lo que te da la gana a ti. Somos cuatro. El espacio es menor. Por lo tanto hay mil detalles que influyen. Y si eso lo puedo corregir aquí en el momento, mucho mejor. Y eso te lo ofrece todo esto. Que si un metro para atrás, que si un metro para delante… ese metro en fútbol no es como en fútbol playa, que un metro te supone rematar y eso puede ser gol. Entonces esos matices de la orientación, de los pies, de los apoyos… ese feedback en el momento es brutal.

FdB: Los equipos del fútbol más modesto, que decías que estaba un poco pensado para ellos, ¿pueden sacarle el máximo jugo, como los profesionales, a pesar de no tener los mismos medios?

P.L Sí. De hecho lo están utilizando equipos de Regional en Galicia. Y a nivel español también. También escuelas de tecnificación que lo han comprado para eso. Porque no tienen acceso a una persona que esté grabando, aun encima con un programa caro, con una capturadora y luego tener que editar los cortes… entonces con esto lo único que necesitas es una persona que esté enfocando. El resto lo puedes hacer tú todo. Te da mucho margen de mejora. Luego para las escuelas de tecnificación y poder ponerlo en pantallas incluso, lo vemos un avance tremendo. Creemos que en grandes clubes podrías hacer virguerías: tener uno en cada campo, conectarte… de hecho en clubes de Primera División que ya lo están utilizando en la cantera, tienen cuatro y van cortando en todas las sesiones. Aparte de servirte para el feedback visual instantáneo, te sirven para cortar, categorizar todas las sesiones. El cadete está haciendo evoluciones, el juvenil está haciendo finalizaciones, otro está haciendo ataque-defensa, aquel salida de balón… Entonces puedes cortar todas las sesiones y tareas de todo el año. Tener un depósito de tareas muy bueno.

FdB Ahora digamos que estamos en la época de conseguir todo instantáneo. Y una de vuestras ventajas es poder dar ese feedback instantáneo, como en el fútbol playa, que allí los detalles son claves, que puede ser la diferencia entre que te marquen un gol y no, en fútbol a veces no estamos tan pendientes de eso. ¿Cómo puede ayudar esta herramienta a la mejora individual del jugador? En ir puliendo detalles día a día que hacen una mejora a lo largo del año brutal.

R.A: La clave es esa. Nosotros ya entendemos el proceso de formación así en realidad. Formación no sólo en niños, también en adultos. Yo tengo 40 años y sigo aprendiendo cada día. Ahora soy más consciente de las cosas y aprendo mucho más que cuando tenía 20 años. Si tienes interés. Si te da igual pues… lógicamente no aprendes. Nosotros vemos un gran avance en eso. En la mejora individual, individual-grupal, vamos a decirlo así. En la colectiva tú ya usas esas herramientas post. Pero en las individuales y las grupales esta es una herramienta que tiene mucha transferencia. También estamos hablando con alguna gente y vemos muchas posibilidades en temas de fuerza y de readaptación y recuperación funcional. Porque tú necesitas ser consciente de que haces algo perfecto. Sobre todo en ciertos temas. Como una lesión. Una sentadilla con tantos grados, el apoyo de los pies… ¿cómo ves eso tú? En la ejecución tienes que intentar hiperextender la espalda. ¿Cómo eres consciente tú? Si en realidad no eres consciente. Entonces si tienes la imagen que te permite ver perfectamente cómo lo haces… si yo hago la sentadilla aquí y tengo la cámara ahí, yo puedo mirar. Yo me acuerdo de hacer estos ejercicios, y para hacerlos yo me tenía que mirar en el espejo. Era complicado. Yo sólo, que entrenaba sólo. Si tú tienes medios a día de hoy…

P.L: Siempre digo yo alguna broma en plan que si se levanta Leonardo da Vinci y nos ve aún con espejos en los gimnasios y todo eso, y en los coches, para mirar para atrás… se descojonaría de la risa. Entonces, ¿por qué? Porque tú puedes estar viéndote mirando frontal y viéndote de lado con este dispositivo. Si tienes dos dispositivos pues todavía más. Puedes verte en el directo, entonces estás viendo la ejecución tú a la vez que lo haces. Puedes verte luego en el retardo. Puedes editar y poner a los 7 segundos. Pues acabo el ejercicio y me voy a ver.

R.A: Es que los de los espejos se hacía en el PSV cuando tenía yo 16 años, y tengo 40.

P.L No ha evolucionado eso. Sigue el espejo en el gimnasio, no tiene sentido. En la era de la visión, que los chavales ya saben manejar los móviles desde los 5 años. Yo creo que ahora estamos en la era de la imagen. Igual que las pizarras. Ahora les pones equis y círculos y se parten de la risa. Antes a nosotros nos hacían táctica con zapatillas en el suelo y calcetines. Ahora ya, pasaron de la pizarra de tiza a la de rotulador. Pero ahora ya no hay pizarra. Y si las imágenes son de otros vale, pero si son propias pues todavía mejor. El avance es mucho mejor. Ser consciente de lo que haces. Entonces en eso le vemos mucha aplicación. Vemos que es una herramienta que como tiene tantas posibilidades no estamos concretando. Nos llaman de escuelas de tenis, de escuelas de golf… Al final es tener tu imagen en directo o retardada. Tan sencillo como eso, pero que puedas tenerla con dispositivo que puedas dejarlo fijo o moverlo muy sencillo y tú que lo puedas ver en un móvil, una Tablet…

R.A: Nosotros somos de fútbol y lo aplicamos al fútbol pero… yo salgo de INEF, de correcciones que me hicieron los profesores que si natación, que si atletismo, que eran super minuciosos con la ejecución técnica. Con los aspectos coordinativos hay deportes cerrados que son brutales. Esta herramienta para un deporte cerrado es brutal. Yo me acuerdo cuando tenía que hacer cosas de gimnasia. Que si tienes que mover los pies… y te hacía así con el espejo. Y no te enterabas. Si te pone la cámara… Yo le veo muchas opciones. No la desarrollamos porque somos de fútbol y eso no lo practicamos. Sí que hemos ido a INEF y estamos hablando con algún profesor para que le vean… El primero fue Hornillos ya dijo: “sí, sí, esto vale. Para el atletismo, para los pies, para las zancadas, para los lanzamientos…”. Y yo digo, claro. Cuanto más cerrado sea el deporte, más aplicación.

P.L: De hecho, otra aplicación es en judo. Tanto para los entrenamientos como para el arbitraje. Para los entrenamientos diarios lo usan en el JUDO CLUB CORUÑA, con una pantalla de TV. Para el arbitraje lo están utilizando para el Torneo Internacional de judo en Avilés en el que los árbitros iban a ver la imagen. Cuando tenían alguna duda, ya tenían un árbitro de mesa y uno de tatami y ya le decía o le corregía. Como el VAR ahora, que está de moda en el fútbol. Pues eso ya lo llevan haciendo en judo desde hace unos años. Y el taekwondo igual. Con la imagen, pum, rebobinan y ya lo pueden decir si es ippon o lo que sea. También le vemos aplicación para el arbitraje. El otro día estuve con un árbitro de Tercera División y se lo decía. Y me decía que él también le veía mucha aplicación. Que ahora mismo para entrenamientos pero que para el arbitraje, tener alguien ahí arriba.

FdB: ¿Creéis que una herramienta como esta, dentro de equipos y canteras profesionales, que tienen más medios, pueden generar nuevos cargos dentro del cuerpo técnico que puedan estar muy pendientes de la evolución de los jugadores en concreto?

P.L: Sí puede generar cargos. Hay ya en canteras que le dan mucha importancia al vídeo análisis. Nosotros tenemos contacto con el Atlético de Madrid, el Real Madrid… canteras como el Dépor, Levante, y ya le están dando mucha importancia a esos cargos de analista para poder grabar los entrenamientos, poder corregir y luego el tema de la visualización instantánea. No lo hay. Nos sorprende que no lo haya en equipos Champions que tienen posibilidades de tener recursos humanos, como informáticos, como económicos. Creemos que no sé si serán nuevos cargos o que los que ya están hagan más trabajo. Pero sí que se tiende al análisis.

R.A: Especialistas sí que va a haber. Porque el deporte lo demanda. El nivel de especificidad, el nivel de desarrollo y de exigencia te obliga a crear especialistas como en todas las ramas. ¿Por qué sale el entrenador de porteros? ¿Por qué sale el readaptador? ¿Por qué hay especialistas de fuerza? Pues esto es igual. El análisis del partido táctico. ¡Pues no es importante eso! La mejora de los jugadores a nivel individual. ¿Qué es más importante que mejorar a un jugador? ¿Va a subir el equipo entero al primer equipo o va a subir un infantil? ¿Lo importante de verdad qué es? Que saques un jugador bueno. Mejorar. Sacar un Iniesta. Eso es lo que te da a ti los millones de euros. El valor real de los clubes es ser capaces de sacar jugadores. Y son jugadores individuales. Tienen que comprender el juego colectivo, cuidado. Tienen que estar dentro de un contexto. Pero el valor tuyo es ese. Y para eso tienes que tener especialistas. Y trabajos individuales. ¿Cuántos trabajos individuales se hacen?

P.L: Ésta sería una herramienta para ayudar todavía más a la mejora individual. Al final es la clave en los clubes de élite.

R.A: Se va a tender a eso, ya verás. ¿Por qué mejoran tanto los porteros? Tres porteros, dos entrenadores de porteros. Veinte jugadores, un entrenador. Y un ayudante. Es brutal. ¿A quién se le explica eso? En fútbol profesional. Después en fútbol amateur entiendo que se hace lo que se puede.

P.L: Aun así en fútbol amateur hay entrenador de porteros. En un equipo de Tercera División hay un entrenador de porteros o dos eh. En As Pontes había dos para tres porteros. O dos porteros y uno de la cantera. Y luego eran veinte jugadores y éramos dos o tres. Con ese ratio, ¿cómo no van a mejorar los porteros? ¿Cómo no van a salir porteros en España? Tienen que salir.

R.A: Una saca de balones y un montón de material y dos entrenadores para dos porteros. Y el mismo número de balones para veinte jugadores.

P.L: Hay deportes que están tendiendo a eso. Que tampoco se trata de tener entrenador de ataque, y de defensa…pero sí especialistas.

R.A: Cuántos más medios tengas mejor.

P.L: Que yo tampoco soy de separar eh. Que creo que los porteros deben entrenar más tiempo integrado. No son sólo “paradores”. Son porteros y participan, y tienen que tener una relación con los jugadores, con los de la última línea, las orientaciones, la comunicación… y eso no te lo da entrenando aparte. Te lo da entrenando luego con el grupo. Y yo creo que tiende a eso el futuro. Y luego entrenamiento conjunto. De hecho hay clubes que ya lo hacen.

IMG_5134FdB: Vosotros como entrenadores y que manejáis esta herramienta, ¿más información es mejor? Y también fuisteis jugadores, ¿cómo de importante es recibir la dosis exacta de información?

R.A: Depende del jugador. No tiene nada que ver un jugador receptivo con el que puedo hablar. Ahora yo estoy con niños. A mi ahijado le puedes dar un sermón, le das una charla y flipa. Si me descuido toma notas. Y hay otro que si lo tengo más de un minuto y medio ya desconectó. Yo creo que depende mucho. Hay que ser muy conciso. Eso está estudiado. Qué cantidad de información, cómo, cuántas veces… Hay unos estándares, pero yo creo que depende mucho, mucho de las personas.

P.L Dar con la tecla, como decía el entrenador de volleyball, Julio Velasco. Está claro que ahora estamos en la era de la información, de hecho los chavales tienen información de sobra, pero sí que lo más importante es filtrar. Como los análisis. Lo importante es que de 30 páginas, te quede una o media. Y darle al jugador lo que verdaderamente va a asimilar. Al final ¿qué le vas a decir? Tú corriste 10 km, intensidad ésta, y perdiste 40 balones, no. Pues mira, te tienes que colocar mejor así. O en este momento tienes que ir y saltar a la presión. O tienes que reaccionar más rápido. O tienes que tapar esa línea de pase. Y ahí luego ya sí que es labor de entrenadores. Por eso la labor del analista no tiende a ser. Hablábamos el otro día. El analista, el 70% tiene que ser entrenador. No al revés, 70% informático y 30% entrenador. Tiene que ser un entrenador que luego maneje la tecnología porque si no al final…

R.A: Quique Setién, siempre, cuando hablaba de estas cosas… que la gente joven está más preparada, más tecnológica, y le preguntas por entrenadores y por cosas: “sí, sí, todo eso está muy bien, pero no lo ve”. Y la calidad del entrenador, de cómo tú ves, de cómo tú percibes el fútbol. Y después claro, la información que des. No puedes saturar, pero si ya la información que das es mala… y aun por encima la das… Hay mucha información, o desinformación que decimos nosotros. Si consiguieras limpiar la mente de los chavales todos sería la bomba eso. Olvídalo todo. Porque lo que le enseñes está contaminado. Somos personas. Vivimos en una sociedad. Yo no puedo cambiar lo que me han hecho sentir y experiencias que tengo. Y eso condiciona mis comportamientos lógicamente. Y a lo mejor no son los mejores para ciertas cosas, para ciertas conductas. Y esto pasa igual con los chavales.  ¿Cómo vas a hacer cambiar a un cadete que no le han tirado a portería en su vida hasta los 16 años? Él está habituado a una comodidad, a un confort, a una situación de que gana. ¿Que fueron a cuatro torneos? Sí perfecto, fueron a cuatro torneos, cuando eran alevines fueron a seis, y cuando eran cadetes fueron a otros cuatro. Son diez. Diez semanas de 52 que tiene un año, por diez años que lleva en el club, son 520. De 520, si 10 veces hacen una cosa… Si robo 520, y mi madre sólo me prohíbe 10, cuidado, yo soy un ladrón grandioso. No pueden tener esas experiencias, no pasaron esas necesidades, no pasaron esas situaciones. Las puedes contar tú, pero no las pasaron ellos, tienen que vivirlas.

P.L: Decía Xulio Díaz también…”ou ves ou non o ves”.

R.A: Lo mismo que decía Quique, es verdad. Después las formas… lo que tú quieras, pero el contenido, el mensaje…

P.L: Y es significativo. Es verdad.

FdB2: Pero dice mucho con esa frase.

R.A: Claro. Puedes aprender sí, pero tú… te cuesta.

P.L: Te puedes formar para intentar cada vez ir viendo más.

R.A: Por supuesto. Es tu trabajo.

P.L: Formarte para ir aprendiendo a ver cada vez más.

 

“A mí me enseñaron a ver mis entrenadores. No nací aprendido. Tú tienes una capacidad. Pero dentro de tu capacidad puedes desarrollarla o no”

Pablo López

 

FdB: Hay el que tiene talento digamos.

P.L: Claro, pero no para cortar. “No, es que yo manejo el Excel, PowerPoint, la aplicación… tremendo. Soy capaz de cortar y etiquetar…”. Etiqueto y corto todo, vale. Pero lo que decimos… ¿y ahora qué me das a mí? Vale yo tengo todo cortado: todas las faltas, todas las salidas de balón, todas las defensas… pero ¿y qué? ¿Y qué tengo que hacer ahora?

R.A: Eso es lo que hacen el Wyscout y el otro y el otro. ¿Por qué no los utilizas? Porque tienes doscientas toneladas de información. Todos los córners… ya. Pero es que no quiero todos los córners. Es una máquina que vale no sé cuánto, y en realidad ni los clubes profesionales la utilizan todos, cuidado. ¿Por qué? Porque tienes mucha información.

P.L: No es eficiente. Ser eficiente en el tiempo.

R.A: Son robots.

P.L: Son cortadores de vídeos. Manejan muy bien eso, pero no están interpretando el juego. Por eso la gente pide otra cosa. En el cuerpo técnico tú quieres que un informe… a mí cuando me decían informes compañeros del curso cuando estaba en Tercera División me gustaba cuando me ponían chicha. Cuando me ponían cosas interesantes. No es que tiraron cuatro córners, es que tal, que 5-3-2, que 4-4-2. ¿Qué más da? Lo que me importa es que me digan: oye, aquí es donde sufren más, cuando hacen esta transición les cuesta más, por este lado los cambios de orientación… eso es lo más importante. No sé de qué estábamos empezando a hablar que no fuimos (risas). Ah lo de ver o no ver que decía Xulio Díaz. Es muy importante. Que también tú puedes aprender a ver eh. A mí me enseñaron a ver mis entrenadores. No nací aprendido. Tú tienes una capacidad. Pero dentro de tu capacidad puedes desarrollarla o no. Messi tenía una capacidad cuando nació, pero la desarrolló también. O Ronaldinho o Cristiano. Otros a lo mejor, pues Puyol, tenía otra capacidad y la desarrolló a su manera. Puyol nunca podría llegar a ser Messi por mucho que quisiera, por muchas horas que le dedicase. Que no creo que Messi le dedicara más horas que Puyol al fútbol, pero no puede llegar a ser. Cada uno tiene su talento. Pero tú puedes llegar a ser dentro de lo que tú puedas. Y aprender. A nivel táctico puedes aprender muchísimo al lado de esta gente: Quique Setién…

FdB: Puedo llegar a mi 100% aunque mi 100% sea menos que el tuyo.

P.L: Exactamente.

R.A: Pero has llegado a tu máximo.

P.L: Y a mí me enseñaron muchos entrenadores a ver el fútbol de otra manera. Siempre hablo de… bueno, tuvimos a José María Blanco en juveniles, a Milo Abelleira que me enseñó muchos conceptos tácticos individuales, tácticos grupales; como José Ramón que me enseñó muchos temas de superioridades numéricas, cualitativas y eso… Lo importante es aprender. Y al final te enseñan a ver las cosas de otra manera, donde no veías… “ostras, ahora sí que lo veo” y eres consciente de esas situaciones. Y si no llego a tener esos profesores a lo mejor no lo habría visto en la vida. Por eso yo siempre trato de aprender de todo el mundo. Yo siempre pregunto después de los partidos a la gente que ha venido a ver mis partidos qué opina, qué ven bien y sobre todo, qué ven mal. O qué corregirían. Pero con verdad eh. No preguntar por quedar bien. Pregunto porque me interesa. Hace 2 temporadas cuando entrenaba en 3ª al CD As Pontes, de hecho le pregunté al tío de Marcos Roca, que había sido entrenador hace muchos años, tenía sesenta y pico años, le pregunté y le escuché. Y gracias a él corregí algunas situaciones de entrenamiento. Siempre se aprende de todo el mundo. También después hay que filtrar lo que te digan. Pero sí que se aprende de todo el mundo. Es importante también ir aprendiendo a ver.

FdB: ¿Cuánto camino queda por recorrer en el visionado en directo y cuánto camino le queda por recorrer a la herramienta? Para ir puliéndola digamos.

P.L: Le queda mucho porque del primer dispositivo que hemos desarrollado en BALIDEA Consulting & Programming  al de ahora ha evolucionado una barbaridad en cinco meses. Aparte las tecnologías hoy en día evolucionan… ya sabéis cómo. Y creemos que tienen un margen de mejora y aplicaciones brutal porque puede derivar en todo esto. Un equipo de fútbol que quiera apostar por tecnología puede evolucionar, lo que decía Ramiro, técnica de carrera, los preparadores físicos, entrenador de porteros, readaptadores, incluso miembros de la directiva para ver los entrenamientos in situ. Poder estar en casa viéndolos. O poder estar en el despacho y poder ver lo que está haciendo el Infantil B, el Juvenil… Tienen lo que quieran. Esto es cuestión de la apuesta que haga cada cliente.

FdB: Con un solo aparato tiene cubiertas varias necesidades, no se necesitan más aparatos.

P.L: Exacto. Incluso eso, una herramienta en un club de fútbol la pueden utilizar todos los equipos de la base. Tendrán que turnarse pero la pueden utilizar todos. Entonces ya le pueden ir dando información y feedback para todas estas cosas. Para temas de imágenes, ir cortando tareas, ir viendo lo que cada entrenador crea conveniente. Luego cada entrenador o cuerpo técnico, lo que nos estamos encontrando, es que lo utilizan de una manera. Unos lo ven impresionante para el retardo y sólo usa el retardo.

Hace 2 temporadas el RC Deportivo de la Coruña con Víctor Sánchez del Amo y David Dóniga (Café y charla con David Dóniga) sólo utilizaban el retardo, no cortaban nada porque ya tenían otra herramienta para cortar. Más profesional o lo que sea. Víctor cuando había cualquier situación iba al banquillo y miraba ya. La situación de juego que necesitase. Otros lo ven más para temas de cortes. De que el analista de cortes de arriba, una cosa como hace el FC Barcelona que el segundo entrenador, Robert Moreno que está arriba, que no está en el banquillo, que corte y envía también. Entonces él ya te envía porque como ya está viendo todo desde arriba te puede cortar. Y no es cortar y enviar. Una vez que lo cortas arriba ya lo tienes abajo, en el iPAD. Otros para ir cortando acciones puntuales y tener todo cortado al final del partido o del entrenamiento. Unos dicen que es espectacular para el entrenamiento. Otros dicen que no, que para el entrenamiento no le ven uso. Y otros entrenadores de porteros de talla mundial dicen que lo ven muy bueno, el feedback ese al momento. Manu Sotelo, decía que le veía unas aplicaciones tremendas. Porque eso, poder decirle al portero, estás mal colocado aquí, o qué bien lo hiciste porque te colocaste así e hiciste esto…todo eso lo tienes a posteriori, pero a posteriori ya no puedes integrarlo dentro del…  Ángel Vales nos hacía un esquema que me gustó mucho. Tú imagínate una ronda de tiros o saltando con una pértiga. Saltando con una pértiga saltas, y luego vas otra vez a la fila y tú ves, ya te has metido un input. Si tú ya te has visto eres otro deportista otra vez que vuelves a ir a saltar porque ya te has visto. Ya has sido consciente de lo que has hecho, o ya has tomado consciencia de lo que has fallado o no. Entonces te da inputs para ir mejorándote. De otra manera la sensación que te queda, pero a lo mejor tu sensación está equivocada. Y unir sensaciones con imagen es muy importante. Estuvimos con una chica de golf Campeona de Europa en Málaga y ella los golpes malos no quería verlos. No quería ser consciente. Pero con 14 años mira vaya inteligencia ya. Sólo quería ver los buenos. Entonces ella ya asimilaba sensación con visualización.

R.A: Los psicólogos deportivos, una de las tareas principales que utilizan es la visualización. Tienes que intentar asimilar y tú interiorizar visualmente. Yo me acuerdo de hacer muchas repeticiones. Estar centrado y tratar de ver la ejecución perfecta. En miles de situaciones. ¿Que no puedes recalcar el tema este de no ver las malas reiterativamente para no después asimilar tú en el coco? Claro, lógicamente. Pero es una herramienta para eso brutal. Y las mejoras, lo que tú decías. Es que tiene nada, cinco meses. Al principio aquí divagamos. Éste y yo rompiendo la cabeza. Probarlo en la playa… éramos dos tarados haciendo esto. Claro, en cuanto le das esto a gente profesional, las evoluciones que ha sufrido el producto han venido de ahí. Es que tú vas a trabajar con la herramienta. Y tú me vas a decir: es que lo encuentro uso en esto, o ¿cómo podemos hacer para?, cuarenta mil horas hablando con la gente sobre sus inquietudes y sus inquietudes son las que hacen evolucionar la herramienta. Por eso ha mejorado tanto ahora en una patada, en seis meses. Porque hemos pasado de estar éste y yo tirándonos el cacharro a la cabeza a estar 50 personas a nivel mundial, profesionales.

P.L: Y de alto nivel.

R.A: De alto nivel y de exigencia. Me hace gracia porque hay profesionales muy cualificados que encuentran una aplicación y otros que no. Dos del mismo rango y haciendo lo mismo. Profesional entiendo el que cobra y vive de eso. Pero el profesionalismo va en muchas otras cosas. No todo el mundo tiene ganas de mejorar y de aprender.

P.L: Si tienes otra herramienta similar, que te corta y tú envías… perfecto. Lo entiendo. Pero si no tienes nada, no tienes nada similar, no tienes imagen. Si tú no le ves aplicación a ver una repetición en un entrenamiento…

R.A: O no verlo viable.

P.L: Nos sorprende. Nos sorprende que no se le vea a veces aplicación a estas cosas. ¿Que no lo veas en partido? Vale, por estrés. ¿Que no lo veas en entrenamiento? Vale. Pero que tú no le veas… Aunque no sea esta herramienta. A un feedback visual instantáneo que no le veas una aplicación en el deporte…

R.A: ¿Cómo no van a triunfar esta gente que tiene mentalidad, que tiene ambición, que tiene conocimientos lógicamente y que tiene inquietudes? ¿Cómo no van a triunfar? Y después hablas con profesionales y dices: joder claro. Es que hay gente buena, cómo no va a haber gente buena. Que no la puedan comprar o no le gusta o que no les parezca práctica, eso yo lo respeto. Ahora, que me digan que no le acaban de verle la aplicación… No importa que no la compren, pero hay tíos preparados, con inquietudes, que saben mucho. ¿Cómo no van a ganar lo que ganan? Si son buenísimos. No la compran, pero tienen la inquietud. Le vas a vender esto y te escucha y te atiende. “Y yo podría usarla para…”. A lo mejor no le gusta, pero el tío barrena ya… Conforme barrena con esto, lo va a hacer con todo, lógicamente. Por eso hay gente tan buena, tan capaz. Y las evoluciones vienen porque nos hemos encontrado gente buena.

P.B: Es el propio cliente el que te ayuda. Y si esto tuviera…

Fdb2: A lo mejor hay cosas que vosotros ni pensasteis antes.

R.A: Te juntas con dos “frikis” de la natación por ejemplo, que yo me llevo muy bien y dices: déjame llamar a éste. Y te dicen: “esto es brutal porque…”. Y piensas, claro, es que tiene razón. A mí no se me había ocurrido pero a este “loco” le das una herramienta así y mi madre. Te monta pantallas en todas partes y te hace allí algo que parece la NASA.

P.L: De hecho un equipo danés que lo compró tenía un campo sintético de jugar y tenían pantallas. Entonces visualizaban en la pantalla. En la pantalla grande claro. Eso lo pueden hacer los equipos de Primera División en sus estadios. Tú imagínate tener un feedback en la pantalla. Y el entrenador y los jugadores sin moverse del campo: mirad la evolución que hicisteis. En lugar de decir, es que tú no te moviste o no sé qué.

FdB: ¿Pensáis que, a día de hoy, si no manejas las nuevas tecnologías, “estás muerto”?

R.A: Yo creo que no.

P.L: Yo pienso que no. Tienes que rodearte de gente que las maneje. Un primer entrenador no puede llegar a todo. De hecho muchos grandes entrenadores son gestores. Aunque le dediquen muchas horas, tienes que aprender a hacer lo básico. Si puedes más, más. Nos contaban muchos analistas que depende del entrenador, unos cortaban ellos mismos, otros la presentación no la tocaban, otros del rival, otros propio, entonces…

R.A: Somos personas.

P.L: Pero si tú no manejas, tienes que tener una persona a tu lado o alguien que te pueda…

R.A: Si no eres psicólogo necesitarás alguien que sepa de eso. Que está bien que sepas un poquitín. Y está bien saber también cuándo tiene que salir el portero y cuándo no sin necesidad de ser entrenador de porteros. ¿Las tecnologías son necesarias? Claro, tienes que conocer un poco todo. El primer entrenador por lo menos. Tiene que conocer todo. ¿En qué grado de profundidad? Si consigues conocer todo en un alto grado de profundidad…para hacerte un monumento. Cuidado eh. A día de hoy. Porque estamos diciendo que queremos especialistas. En formación queremos formar jugadores especialistas. Entrenadores queremos uno de readaptación sólo, otro de fuerza, otro de no sé qué… Si pretende el entrenador de fútbol saber lo mismo que el tío de fuerza… es imposible.

P.L: Claro. Aparte es una cuestión de invertir tiempo.

R.A: Sé eficaz.

P.L: Tú tienes 24 horas al día. Igual que en las sesiones de entrenamiento, que dice Joan Vilà: te dan no sé cuántos mil segundos al año. Y lo inviertes en tu equipo. Lo inviertes en estrategia, lo inviertes en pegarle para arriba, en que corran por el monte… en lo que sea. En hacer partidos, en técnica, en táctica… en lo que quieras. Y eso igual. Tú tienes 24 horas al día. Y profesionales aún por encima. E inviertes. Si tú te dedicas a invertir en todos los programas de software que hay estás perdiendo de invertir tiempo a nivel táctico, a nivel técnico, a nivel psicológico… pero cada uno, yo creo que sí que manejar un poco las tecnologías es interesante. Depende del cuerpo técnico luego. Si tienes un tío al lado que controla un montón, ¿para qué te vas a meter tú en esos rollos? O la preparación física. ¿Para qué te vas a meter en la preparación física específica si tienes una persona al lado que es una eminencia y ya te puede ir integrando en el entrenamiento y todo?

FdB: Ahora pasamos a un bloque más de fútbol propiamente dicho, no tan específico como lo que hablábamos de las tecnologías. ¿Por qué entrenadores?

R.A: A mí siempre me gustó. Yo siempre me entrené toda mi vida, así que soy entrenador como consecuencia de mis experiencias personales. Cuando salí del Dépor, sinceramente, ya pensé que el proceso de enseñanza-aprendizaje había sido erróneo, que alguien había hecho algo mal. Salí con 19 años, y a los dos meses estaba entrenando en Liga Nacional Juvenil. Dije yo: aquí algo falla. No saben entrenar, no saben enseñar, no saben transmitir información. A los tres meses y pico estaba entrenando ya benjamines también. Porque no puede hacer lo mismo uno de 18 años que uno de 12. Eso lo pensaba yo con 19 años y estaba entrando en INEF. Entonces ya me di cuenta que algo fallaba. De hecho debía haber estudiado otras cosas yo. Debí haber hecho Magisterio. Pero es importante que te guste.

He entrenado toda mi vida. He jugado. Pero es que además he dirigido niños toda mi vida. Y en futbol playa me he entrenado a mí mismo. A los 19 años empecé a entrenarme a fútbol playa, que era un deporte que no existía. Grababa vídeos de los rivales. Me fijaba en lo que hacían y trataba de cortarlo y hacerlo en mi entrenamiento. ¿Cómo tengo que hacerlo? Yo me fui a correr por el mar. ¿Por qué? Porque pensé que la resistencia que provocaba el mar podía ser similar a la resistencia que provocaba una arena en la que te hundías hasta los tobillos. Y aquí esa arena no existía. Entonces yo pensaba que si hacía algo así podía ser parecido. Tonterías. Pero tratabas de buscar una transferencia. Es lo que te llevaba a influir en un proceso de entrenamiento. Eso es ser entrenador. Me gustó siempre. Me inquietó siempre por qué se hacen las cosas. Para qué, con qué objetivo. El proceso de formación para la mejora. Para la mejora hace falta planificar, programar y conocimiento, claro. De qué hacer, de cuándo hacerlo, de cuánto. Y eso es ser entrenador, o creo yo. Ahora tienes que añadir el ser gestor, estar en un grupo de trabajo… hay muchos más factores ya. Hay más campos de conocimiento. Claro, son muchos y muy específicos. Y no puede abarcarlos todos uno. Por eso es importante tener un grupo de trabajo.

IMG_5139

FdB: El fútbol, sobre todo en el entrenamiento, viene cambiando bastante desde hace unos años. Los entrenadores que tuvisteis, ¿cómo os influyeron y qué sacasteis o qué no sacasteis para ahora que sois entrenadores vosotros?

R.A: O desinfluyeron.

P.L: La verdad es que estamos en un cambio de generación importante. De lo que vivimos nosotros a lo que viven los chavales ahora. Ya en la sociedad mismo. La disciplina.

R.A: Los valores.

P.L: Poniendo en primer lugar que siempre hay excepciones… El sacrificio, el esfuerzo, no tiene nada que ver ahora con hace 20 años que nosotros éramos juveniles. Eso ha cambiado y para mal. Siempre se lo digo a mis hermanos. Yo también soy padre, mis hermanos son padres y mis cuñados. Siempre digo que somos la generación mejor formada porque casi todos hemos tenido acceso a la universidad, a la educación pública, no como nuestros padres, al menos lo míos. Mi madre estudió hasta EGB, no pudo estudiar más. Y muchos padres y madres que conozco yo eran amas de casa. Y somos la generación que peor educa a sus hijos. Pero con diferencia. Yo cuando quiero educar a mis hijos me acuerdo de mis padres, por cómo me educaban a mí. ¿Qué se equivocaría? Seguro. ¿Qué yo me equivoco? Muchísimo. Pero educamos horrible a los niños porque le damos todo. El día que yo dije: esto no puede ser, aquí hay algo que cambiar, fue cuando vi a mis hijos y a mis sobrinos embarcando balones en una finca que tenemos. Embarcando y perdiendo balones. Cuando nosotros antes teníamos un balón. Si lo embarcábamos nos metíamos donde estuviera con tojos y eso. Y ellos jugaban a embarcar balones. Dije yo: aquí algo falla. Aquí algo falla. Porque yo compraba un balón el primer día que empezaba las vacaciones y me quedaba con el balón hasta acabar el verano. Y ahora tienen 40 balones en casa. Así que yo le digo a mis hijos: ¿el juguete que más me gusta? Ese balón gastado. Porque quiere decir que habéis jugado con él. No 20 balones que tenéis ahí nuevos. Y un día coges uno y otro día otro. Entonces yo creo que eso es el pilar. Gente ahora que le protestan a los entrenadores. Padres que le protestan a los entrenadores. Niños que le protestan a los entrenadores. Niños o padres que le protestan a sus profesores en clase. Eso es terrible. Se ha perdido toda la disciplina y todo el respeto a la autoridad. Eso no se entiende. Un niño que llega de clase y al final el padre va a protestar porque le castigaron o porque suspendió. No tiene sentido. Y partiendo de eso sí es verdad que antes se hacían también barbaridades. Tenía entrenadores que nos echaban unas broncas siendo alevines que eran terribles. Lo piensas ahora. No estaban bien, pero tampoco fue para tanto. La frustración que nos creaban… ahora no se puede frustrar a un niño porque frustras a un niño y… No vaya a ser que le parezca mal que un día que no sé qué.

Luego tuve entrenadores que fueron haciendo un poco mejor las cosas. Tuve la suerte de tener a Luis Ucha que había estado en la cantera del Dépor, tuve a José María Blanco en el RC Deportivo que fue con el que quedamos Campeones de España, que a nivel táctico y técnico nos enseñó un montón. Tuve a Devesa en el Imperátor cuando ascendimos de Preferente. Y luego ya fui teniendo entrenadores que bueno… Milo Abelleira me enseñó mucho cuestiones a nivel técnico, táctico, táctico grupal, muchísimas de nivel top, que yo oigo a veces charlas y me acuerdo de él porque él ya manejaba eso hace 15 años y aún hay gente que no ha llegado al nivel de conocimiento que tiene él. Y luego la suerte de tener también a José Ramón. Me abrió mucho. Me hizo ser consciente de muchas situaciones de juego que yo no era consciente de que las hacía. Y las hacía bien o mal pero no era consciente. Y ahora tengo la consciencia de las situaciones. Y eso es muy importante, sobre todo para enseñar. Ahí yo creo, en el fondo, que me di cuenta de que iba a entrenar, para enseñar eso. Para ver cómo puedes influir en los jugadores en ese aspecto.

R.A: Peeeeero, tenía 30 años y es un tío con estudios. Claro, él tenía 30 años y llevaba muchos años jugando en Segunda B y es un tío abierto a aprender, es un tío inquieto. Entonces eso hace que te llega cualquiera y quieres aprender. Si aún por encima llega un tío con algo diferente dices: para, para. ¿Eso cómo se hace? ¿Por qué? Es lo que te hace a ti asimilar las cosas. Esa actitud no existe en la juventud de hoy. Es verdad que hemos evolucionado metodológicamente, pedagógicamente, psicológicamente… en cuanto a conocimientos y a medios es brutal el cambio de 20 años para aquí, brutal. Las posibilidades que tiene hoy la juventud, la sociedad en general, son abismalmente diferentes.

 

“Los valores de la sociedad que había antes suponían, o tenían como consecuencia, unos comportamientos y unas actitudes de los jugadores y los entrenadores que aportaban valor. Seriedad, sacrificio, compromiso, solidaridad, compañerismo, esfuerzo… hoy en día esos valores no se reflejan en la sociedad. Por lo tanto es difícil reflejarlos en los niños a los que entrena”

Ramiro Amarelle

 

Fdb: Infraestructuras…

R.A: Todo. Por eso digo.

P.L: Nosotros entrenábamos detrás de la Torre de Marathon.

R.A: Donde está ahora el Corte Inglés éste. Era un campito eh. Que no era ni un campo de fútbol 8. De tierra, con redes, allí metidos por el agua. Con pistas de atletismo. Cuidado. Es que era brutal. En medio de las obras. No era un campo de fútbol 8. Y éramos tíos de 18 años, cuidado.

P.L: División de Honor.

R.A: División de Honor. Deportivo.

P.L: Antes de quedar Campeones de España, la última sesión de entrenamiento fue allí.

R.A: Es que no había por donde cogerlo eso.

P.L: Y ahora mira. Abegondo tiene siete campos de hierba, entrenan en unas condiciones tremendas… que yo se lo digo siempre: no sabéis la suerte que tenéis de entrenar en estos sitios, con estas instalaciones, con estos medios. No hay equipos de Primera División que entrenen con estos medios. Juvenil Nacional, de todos los equipos de España, ninguno entrena en hierba natural. Sólo el Real Club Deportivo. Yo se lo digo siempre. Ni el Madrid ni el Barça. Entonces eso que tienen ahora tienen que aprovecharlo al máximo, al máximo. Y no lo valoran. Si tú desde pequeño entrenas en hierba natural, cuando te llevan a un campo de sintético o un campo de natural que esté regular ya… hay protestas.

R.A: Los valores de la sociedad en general, porque al final te entrena un entrenador pero ese entrenador vive en una sociedad. Los valores de la sociedad que había antes suponían, o tenían como consecuencia, unos comportamientos y unas actitudes de los jugadores y los entrenadores que aportaban valor. Seriedad, sacrificio, compromiso, solidaridad, compañerismo, esfuerzo… hoy en día esos valores no se reflejan en la sociedad. Por lo tanto es difícil reflejarlos en los niños a los que entrena.

FdB2: ¿Tú te crees que eres capaz de cambiarlo como entrenador?

R.A: Es muy difícil. Yo lo intento.

FdB2: O tratas de adaptarte a un término medio entre la realidad y lo que tú piensas.

R.A: Yo me niego. De hecho soy un tío raro, por eso no entreno en ningún lado. Yo cuando voy a los sitios voy muy específicamente con alguna persona puntual porque sólo trabajo con Quique. Me llamaron de 40 sitios… y no es fácil. ¿Por qué? Porque no estoy de acuerdo con los valores que hay en esto. Entonces cuando voy… sí, pero hay muchas cosas que tenemos que cambiar y  yo no estoy de acuerdo con eso. ¿Entro en un club y hago…? No. Pues entonces yo no puedo estar ahí, en ese club. Yo te entiendo a ti. Yo entiendo a todo el mundo. Hay que respetar a todos. Ahora, yo no tengo porque estar ahí.

 

“Ahora … hay gente muy preparada ya. Y puedes encontrar a gente preparada en todos los ámbitos. Y la evolución ha sido muy importante. Hoy tenemos cientos de entrenadores bien preparados a todos los niveles”

Ramiro Amarelle

 

FdB: Muchas veces el trabajo que tú haces mientras estás entrenando te lo deshacen al salir de allí.

R.A: Esa es una condición indispensable por la que yo no participo en los clubes. No voy. ¿Por qué? Porque una cosa es que entrenes a 15 niños. Ya. Pero ¿de dónde vienen y a dónde van esos 15 niños? Entonces yo esas cosas ya me cansé de hacerlas. Con 20 años lo haces, con 25 también. Con 40 ya se acabó la peli.

P.L: Sí. Yo creo que eso se puede cambiar.

R.A: Sí.

P.L: Sobre todo desde los clubes.

R.A: Hay mucho más poder del que ejerces.

P.L: Los niños no son tontos tampoco. Ya saben que con papá pueden esto y con mamá esto. Que con el abuelo esto y con la abuela esto. Y con el tío, y con este profesor sí y con éste no. Y con este entrenador es un cabrón y no puedo ni moverme y con éste sí porque da igual lo que haga. Puedo escupir y puedo hacer lo que me da la gana. Entonces sí que puedes hacer. Es verdad que es bastante frustrante si tú estás hora y media con ellos, y el resto de las 22 horas restantes están haciendo lo contrario… Eso es una cosa complicada. Lo ideal fuese que…

R.A: Que tú tuvieses más factores de control. Y eso sí que se puede incidir. Yo ahí sí creo que sí. Yo estoy llevando una escuela y estás intentando incidir en más factores. ¿Para qué? Para que el número de horas y de mensajes que reciben y de diferentes entornos, sea el mismo. Si sólo lo das tú una hora y cuarto, estás muerto, lógicamente. Pero si… nosotros antes en el cole claro. El entrenador era un desgraciado, sí. El profesor también te tenía manía, sí. Yo cada vez que decía algo de manía en casa lo que recibía era una colleja. Pum. Y el entrenador hizo… pum. Pues entonces me callo. El entrenador no lo debe hacer tan mal. Estabas cagado. Va a venir el profesor hoy. Buah. Hoy es: eh que viene mi madre a verte, cagón. O me apruebas esto o viene mi madre a verte.

P.L: Hoy en día… de hecho un reflejo de eso es que hay cada vez más maltrato de hijos a padres. Me parece increíble. Es la mayor aberración que puede haber en el mundo. Un hijo que le pegue a su padre. ¿Pero a dónde hemos llegado? Y no son casos aislados. Cuando pasa eso…¿qué sociedad estamos creando con eso?

R.A: Con respecto al tema de los entrenadores. A mí me influyó en dos cosas. Bueno, yo ya siempre consideré a José María Blanco un buen entrenador. Mal gestor de los recursos humanos por ejemplo. Ese fue el entrenador que tuvimos cuando fuimos Campeones de España y tenía unos conocimientos técnico-tácticos brutales. Le faltaba el contexto, el entorno. El grupo de trabajo. Él no tenía grupo de trabajo. Eso es un hándicap muy importante.

P.L: Era él sólo.

R.A: Era él sólo. Entonces eso es muy difícil. Psicológicamente hacerlo bien, pedagógicamente, metodológicamente… hacerlo todo bien es muy complicado una persona sola. A tíos de 20 años. Pero aun así lo hizo. Lo hizo bien. Al margen de que en el momento pudiera tomar buenas o malas decisiones. Yo ahí no quiero juzgar eso. La suerte que tuve o el hecho que me hizo a mí inculcarme esto de que hay que entrenar, hay que ayudar, hay que formarse, es que yo no tuve más entrenadores. Y viajé por ahí. Y tengo la suerte de poder conocer cosas. Pero no me entrenó nadie más. A nivel de fútbol tuve ahí a Antonio que ¿qué aprendía? Valores. Un tío que venía y hacía 150 km para venir a entrenarte con 18 años y volvía otros 150 km de vuelta. Y pagaba de su bolsillo para venir a entrenar. Y tú decías: este señor los tiene cuadrados. Sí señor. Aprendes el sacrificio. Aprendes valores. A mí lo que me enseñaron los entrenadores de antes son valores. Por gracia o por desgracia a partir de los 20 años ya me entrené yo. Y a fútbol playa no tuve. Y también tuve la suerte de viajar a nivel de fútbol. Y hay gente que tal. Yo tuve la suerte de coincidir con Quique Setién claro. Y aparte de ser amigo, después empatizas. Pero ves que es un tío con conocimientos lógicamente. Y no es fácil ver a gente con tantos conocimientos. Sobre todo, no en la élite.  Ahora gracias a Dios, hay gente muy preparada ya. Y puedes encontrar a gente preparada en todos los ámbitos. Y la evolución ha sido muy importante. Hoy tenemos cientos de entrenadores bien preparados a todos los niveles. En fútbol base. Ahora, ¿qué pasa? Que antes había diez equipos y ahora hay mil. Mil. En prebenjamines, benjamines cetas, jotas… y dices tú: es imposible. Es imposible que tengas tantos buenos entrenadores. Hay muchos más que antes. Pero claro, hay muchos más equipos y no es fácil que todos sean buenísimos. Pero el nivel de formación de los entrenadores es brutal. Nosotros no tuvimos la suerte. Tuvimos algunos puntuales. Y Pablo porque jugó en el filial del Celta y porque estuvo en Segunda B en muchos equipos y te está haciendo referencia siempre a Milo. Y no estuvo en un equipo, estuvo en varios equipos, cuidado. Vio pasar a muchos entrenadores. Y Milo, José Ramón… entonces eso a ti te da a entender un poco lo que hay. Que antes el conocimiento era mucho menor. Estaba mucho más focalizado en ciertas personas que sí, que lo tenían, era brutal. Yo estuve en Santander con Quique en el 2002-2003 y el coordinador nuestro que era Santiago Gutiérrez Calle, que era un fenómeno, que tenía 60 años ya. Ese señor sabía muchísimo. Sabía una barbaridad. Pero claro. El que estaba en la escuela era Laureano Ruiz. Laureano Ruiz que allí lo tenía… eh, creó el modelo del Barça, cuidado. Cruyff… no, no. Cruyff vino después. Y Cruyff  es Cruyff, por eso tiene tanta transcendencia lo que dice. No es lo mismo que diga las cosas Pepe a que diga las cosas Messi. Hay que tener cuidado, que lo está diciendo Messi. Pero antes estuvo Pepe currando cuidado. En Santander claro. Yo estuve allí y alucinabas. Veías a los niños de la Escuela Municipal de Santander, que es como si fuera aquí una escuela de La Coruña, y los chavales salían con unos principios individuales brutales. Pero brutales. Veías a los niños y decías: es una barbaridad este niño. ¿Pero cómo domina tanto? Porque dedicaba cuántas horas de su tiempo y dedicaba casi el 70-80-90% a aspectos individuales. Tú veías a los niños con principios. Con principios técnicos y tácticos. Individuales. Pero es que el principio de todo el Barça fue ese. Antes del juego de posición y todas estas cosas de Van Gaal, de Cruyff… vino Laureano Ruiz. Entonces tuvimos la suerte de encontrar a 2-3 personas. Él las tuvo por aquí, y yo coincidí con Quique y dos señores más. Pero hoy en día tienes mucha más gente preparada. Preparada para poder enseñar lógicamente. Y eso es un cambio brutal. La juventud no se da cuenta pero… tienen muchos conocimientos. Igual tienen demasiados, ése es el problema. Que no quiere aprender. Los chavales no quieren aprender, pasan de todo. No le dan importancia.

P.L: No. No están acostumbrados. Les entra por un oído y les sale por el otro.

R.A: Los valores.

P.L: Porque no hay valores. No hay sacrificio, esfuerzo… de hecho muchos siguen jugando. ¿Por qué hay tanta gente de 40 años jugando en Tercera División por ejemplo? Si antes con 19 años te los comías. A los de 30 o 30 y pico te los comías. Nosotros íbamos a entrenar allí en equipos de Tercera y te mataban a patadas porque no podían con nosotros. Y hoy… Eso es…

R.A: Es sintomático.

P.L: Entonces el entrenador no va a poner al joven. ¿Por qué? Porque no. Porque el sacrificio, el esfuerzo que hacen esos jugadores de treinta y pico años, que lo saben, y lo que han trabajado, todo lo que llevan en la mochila de antes, no lo tienen ahora. Hay casos excepcionales. Ha bajado el porcentaje pero si antes era un 80-20 la gente con sacrificio. Ahora es un 20-80. Es al revés. Antes te decían que fueras a entrenar al Lugo a Segunda División y yo iría en moto desde Coruña hasta allá. Y pagaría. Yo me fui a Pontevedra a probar a Segunda B y pagándome yo el piso y pagándome yo todo. Eso ahora se lo dices a un chaval y te dice: ¿cuánto voy a cobrar? Y el representante: ¿cuánto va a cobrar?

 

“Están acostumbrados a que les cuenten películas. No están acostumbrados a que le digan no”

Ramiro Amarelle

 

FdB: Tampoco perciben bien el nivel. Todos los jugadores de Liga Nacional Juvenil piensan que como mal mayor van a jugar en Preferente. Y lo normal es que vayan a Tercera División. Y hay muchos que dudo que jueguen en Primera Regional.

R.A: A raíz de este comentario tengo yo una historia graciosísima. Cuando salimos de División de Honor, que nos echaron a todos menos a dos. Se quedaron José Luis Deus y otro en el filial. El resto nos fuimos todos a la calle. Menos éste (señala a Pablo) que se fue al Pontevedra creo que había sido.

P.L: No, yo había hecho la pretemporada con el Fabril.

R.A: Ah. Hicieras la pretemporada con el Fabril, por eso tardaras. Y después se quedó en Preferente. Pero porque hizo la pretemporada con el Fabril. Cedeira al Estradense y yo al Cerceda. Y lo dejamos los dos a mitad de temporada porque estábamos hasta los huevos de perder el tiempo y no entrenar. Y nos vinimos los dos. Fue así. Y nos vinimos aquí al Imperátor. Y fue cuando ascendimos a Tercera. Lo dejabas porque decías: están de coña estos. Por ganas. Porque no entrenan. Porque les pasas por encima. Les paso por encima. Y no quieren entrenar porque tienen 30 años. Era completamente antagónico el mensaje. Hoy en día vas a entrenar y los que entrenan son los que tienen más de 30 años.

P.L: Sí.

R.A: Los que quieren entrenar son los de más de 30 años. Los chavales no perciben la realidad. Y están en un mundo… porque les cuentan… porque los engañan. A los chavales desde pequeñitos no hacen más que decirles que son buenísimos.

P.L: Los padres, el representante….

R.A: Sí, sí. Todo bien. Están acostumbrados a que les cuenten películas. No están acostumbrados a que le digan “no”.  Y punto. ¿Quieres algo? Gánatelo. Empieza a currar. No. Quieren que les des tú primero. Y ese es el problema que tiene la sociedad. “No, me lo tienes que dar tú, para conseguir algo”. O te esfuerzas tú o sino… ¿A ti te regalaban algo para aprobar en clase? No. Pues ya está. Tenías que ir a clase y hacer los deberes. ¿Entonces? Esto es igual. La sociedad no está acostumbrada a esto. Y en fútbol…

P.L: Y luego alguno sí que se crea falsas expectativas y se creen que son más. Pero otros, pues sí que tienen acceso a jugar en Tercera División. Yo en As Pontes… y debutaron conmigo 6 chavales que venían de Juvenil Local. Local de Ferrol eh. De la zona de As Pontes. Y un chaval dejó de venir porque un día no fue convocado. Había debutado con 16 años. Un juvenil de primer año. Y no quería entrenar más con nosotros ni convocado porque los siguientes partidos no había jugado nada. Yo le dije: oye chaval, yo fui Campeón de España y a los dos meses me fui para Preferente. A un campo de tierra allí en la Zapateira. Que entrar en Tercera era imposible. Y un chaval que ha debutado… o que dejan el fútbol de un año para otro. Nosotros invertimos el año pasado en un portero de Segunda Regional que no había debutado en Tercera, invertimos horas el entrenador de porteros y nosotros con él. Pues este año dejó el fútbol. Entonces, esas cosas como entrenador te frustran. Y yo lo he metido partidos que podía haber jugado otro. Podía haber metido al que, no sé si es ahora el Zamora de Tercera, que es Marcos Souto o hay otro portero me parece. Y jugó este chaval para darle minutos. Y este año dejó el fútbol. Dejó el fútbol habiendo jugado en Tercera 15 partidos.

R.A: Claro, joer.

P.L: No tienen, no tienen. Antes te decían: jugar en Tercera. Madre mía. Madre mía. Y ya no digo el caso de Segunda o Segunda B.

R.A: Nosotros íbamos a ver entrenar al Fabril cuando jugábamos. Jugando en el Dépor juvenil nosotros. Íbamos a verlos entrenar sólo para verlos.

P.L: Esto ahora no pasa.

R.A: No pasa. Ibas a verlos a dos campos. Yo iba al entrenamiento y te ponías a charlar: y mira qué hace, y cómo lo hace. Ibas para aprender. Y para ver el grado de sacrificio que había que tener para llegar ahí. Y valorabas las cosas chico. Hoy en día te llamo y no quieres ir.

P.L: No quieren ir.

R.A: ¿Cómo no quieres ir? Si no quieres ir, fuera. El problema es que los clubes claro, algunos clubes no tienen valores. Ese es el problema principal que tienen. ¿Cómo vas a querer que tengan valores los chavales si sólo te topas a uno que le dice una cosa? No es que todos les pongan firmes y en su sitio. No. Se las dice un entrenador. Uno. Una hora y media. Es jodido. Si sólo te lo dice uno… por eso no… hay que comprometerse mucho más en los procesos de educación. Y eso es lo que le hace falta a la gente si queremos tener mejores jugadores, mejores personas.

 

“hay que comprometerse mucho más en los procesos de educación. Y eso es lo que le hace falta a la gente si queremos tener mejores jugadores, mejores personas”

Ramiro Amarelle

 

FdB: ¿Qué diferencias veis, en todos los niveles, de entrenar fútbol sénior y fútbol base? ¿Tú quizás lo notes un poco menos al estar en una cantera profesional, Pablo?

FdB2: Quizá puedas comparar este año con respecto al año pasado.

P.L: Cuando entrenaba en As Pontes… un poco en relación a lo que estamos hablando. El año pasado el sacrificio, el esfuerzo en los que más años tenían era mucho más que en los más jóvenes. Y con peores condiciones y con tal… Y venían a As Pontes sin cobrar. Y una hora de camino para allá, y gente que había trabajado 8/10 horas diarias, y las ganas que le ponían. Y lo que asimilan y lo que entienden y lo que tratan de aprender. Están concentrados. Hay bastante diferencia. Yo la suerte que tengo en el Deportivo es que todo el tema de padres y eso lo tenemos al margen. Dentro de lo que cabe eso sí que es muy importante. Y de todas formas yo nunca he tenido ningún problema. He entrenado benjamines en As Pontes, en el Montañeros, y nunca he tenido problemas con los padres. También creo que piensan que como he jugado al fútbol, que sé de fútbol. Y no tiene que ver. Algo sí pero no tiene que ver. Te respetan más. “Como ha jugado, pues éste sabrá”.

R.A: Y tienes una edad.

P.L: Y tengo una edad… Y luego tú les tienes que marcar unas distancias con los padres. Yo a un padre, intento ser cordial o educado. La palabra es, educado. Pero no paso de ahí. ¿Por qué? Porque hay padres que te cogen la mano, el brazo y después creen que te pueden decir cómo tienes que jugar, o que te dicen que su hijo es buenísimo y que no lo pones o que no lo pones en su sitio. Entonces, como no voy a entrar a discutir con ningún padre pues prefiero tener una relación educada y nada más.

FdB: Sobre ti, Ramiro, tengo escuchado muchas veces a Quique Setién que eres una persona muy didáctica y que siempre que va a un club te llama para su fútbol base.

R.A: Sí, es así. Yo creo que es más por relación personal.

FdB: Tu idea es más seguir por la línea de fútbol base o si se presenta algo en fútbol sénior que te pudiera llenar…

R.A: Ya conoces el fútbol perfectamente de sobra y sabes lo que te gusta y lo que no. Si alguien viene con un millón de euros… no somos ricos. Pero el resto de cosas… yo me siento a gusto trabajando con gente que tiene la misma filosofía que yo. Y que sobre todo sea un mensaje general. No es fácil trabajar con un grupo de niños aislado. Y más bien yo creo que con Quique, tengo esta relación de que sí, vemos el fútbol igual. Yo estoy muy de acuerdo con todo lo que plantea él. Y es muy coherente. Y me gusta su forma de ser aún por encima. Coincidimos en valores, en la vida. Para mí Quique Setién es un referente. En mi vida. Como persona. Y además lo aplico al fútbol. ¿Por qué? Porque me gusta cómo entrena, cómo juega, los conceptos… cómo ve el fútbol. Me gusta cómo ve el fútbol. Y yo veo el fútbol por sus ojos. Porque me lo fue diciendo desde que tengo 20 años. A mí me iba corrigiendo cosas él. Yo en la playa, te veías en verano, y te veías cada tres semanas, cuatro. Ocho veces al año o nueve. Y después el resto del año no lo veías. Pero es que él entre torneo y torneo me decía: tienes que mejorar esto o aquello.

FdB2: ¿Lo conociste como jugador?

R.A: Sí, lo conocí como jugador. Cuando yo tenía 20 años… él vino a jugar aquí contra nosotros de hecho.

P.L: Y no nos ganaron eh.

R.A: No. Fui a la Selección y me invitaron. Y nada más llegar ya hice muchas migas con él. A mí ya me gustaba como jugador. Y ahí hice migas con él. Es un tío afable, cercano, te corrige cosas… Era jodido jugar con él, porque era jodido. No te la pasaba…. Yo no entendía. Yo no entendía las cosas. Y él te las trataba de explicar. Tampoco te explicaba mucho. Pero después en el vestuario te explicaba las cosas. Te decía por qué. Y en qué tenías que mejorar. Y en qué eras malo. Y a mí me gusta que me digan las cosas. Me gusta que me digan qué hago bien y qué hago mal. Eso cuando tenía 20 años ya yo estaba acostumbrado a desinformación. A deformación. A mí no me entrenó nadie. Y viene un tío que me dice que tengo que mejorar la derecha, que esa no vale. Pues tienes que mejorar. Que tienes que mejorar los controles, que tienes que mejorar las orientaciones… Siempre me acuerdo de él que, y lo había visto de un día de él que le ponían un balón en largo a las espaldas después de que se desmarcara y él controlaba con una pierna, pum, con el exterior, dejaba el balón tocado, seguía corriendo y le pegaba con la otra. Y era con la izquierda. Y ese gesto lo tengo desde que lo conocía. Y ¿cómo hiciste eso? Y empezó. Y me lo hacía a mí. Me ponía a hacerlo. Y jugaba al ajedrez, y a mí me gustaba jugar al ajedrez. Era malo pero me gustaba. Pero me gustaba sentarme delante y pensar y reflexionar. Él jugaba bien. Y me puteaba. Y siempre jugaba con él y me ganaba 10-9 cada vez que viajábamos. Y empezó a ser un referente para mí a nivel personal. Y su forma de entender las cosas y de formar jugadores y de dar confianza a los chavales. Y de entender que… La experiencia en Santander fue muy buena. Me llevó dos años para allí y me sentí como en casa. Y entendí, ¿por qué salen más jugadores en Santander y en Cantabria que en otros sitios? Porque los ponen. Es fácil entonces ese mensaje a mí me caló mucho. ¿Por qué se mimó a Canales, el otro, y el otro? ¿Por qué? Porque sí, porque desde pequeñitos se les mimaba y se les trataba con cariño a nivel individual. No había tanta captación, tanta película y tanto rollo. Había que poner a los chavales, tratarles con cariño, educarles y punto. ¿Los padres son normales? ¿Esto se puede hacer? Entonces con Quique tuve mucha afinidad y me llevo muy bien claro. Nos llevamos siempre. Ahora la familia… me compensa otras cosas.

FdB: A raíz de lo que hablas tú, de chicos que saltan al primer equipo, ¿cómo gestionas tú, Pablo, el hecho de que haya chicos que están tan cerca, por el escalafón del club en el que están (Juvenil B), pero que sabes que es muy raro que alguno pueda llegar? ¿Y cómo los preparas para ello? Para que sean conscientes de que lo raro es que puedan llegar. Llega muy poca gente. Y aparte tenéis un modelo de juego muy marcado. Muchos de esos chicos si llegan a Tercera División por ejemplo, se van a encontrar cosas muy diferentes.

P.L: Son dos cosas distintas. ¿Cómo gestiono? Igual se descojona de risa Pablo Martínez. Con vacunas. Incluso a Pablo le meto alguna vacuna. Un día le dije que no podía ir a un partido y que tenía que dar la charla él y era un partido importante. Se tuvo que preparar la charla él y todo. Entonces a los jugadores les hago un poco eso también. A veces es verdad que es bueno hablar con ellos y tal, pero hay a jugadores pues que no juegan como titulares y sin explicación. O sin convocar sin explicación. ¿Por qué? Siempre se lo digo: Yo a lo mejor hago esto y yo no creo que sea un cabrón, pero vais a tener entrenadores que van a ser muy cabrones. Y que cuando falléis por una cosa, os van a tener sin jugar un mes o dos meses. Entonces os tenéis que ir acostumbrado a todas estas cosas. A que si no juegas, no juegas. O si cambias de portero. Yo cambio de portero y no tengo que hablar con el portero antes de… o en el mismo partido. O a un jugador que juega de central, a lo mejor llega el día del partido y juega de lateral. Yo los preparo para ser profesionales. Yo les digo: sois ya semi-profesionales. Ya a algunos os quedan un año de juveniles y a otros dos y tenéis que aprovecharlo. ¿Cómo queréis que os trate? Les pregunto. ¿Cómo profesionales o como niños? Entonces ya les voy preparando: la alimentación, el descanso, el trabajo, el sacrificio. Trato de mentalizarlos así. Son tonterías al final. No son tonterías. Pero son detalles. Son muy importante los detalles. La alimentación. ¿Por qué? Porque si tú te ordenas alimentándote bien. Si tú te ordenas cuidándote por las noches eso ya te va a valer.

R.A: Pablo los educa. Pero yo creo que el principal rollo que tiene es que les ayuda a controlar su frustración. Y eso es un tema que la sociedad actual no hace. Tienes que aprender a tolerar la frustración. Y lo hace bien. Y la gente no lo hace. No lo hace nadie. Y es jodido. Y yo me acuerdo, porque a nosotros nos hacían estas cosas. Te dejaban sin convocar y no te decían ni una palabra. Y el lunes tú ibas a entrenar y eras el primero. Y el martes, el primero. Y el miércoles, el primero. No me pongas, pero te vas a cagar. Me tienen dicho entrenadores. Ya al final de temporada: “eres el único tío al que cada vez que no pongo estoy sabiendo que soy injusto. Llegas a entrenar y ni una palabra”. Es que esas actitudes no las tienen. Y nosotros las teníamos. Yo me acuerdo del grupo nuestro. De hecho, seguimos siendo amigos aún muchos. Y teníamos esos valores. Había varios compañeros que jugábamos en el puesto y no nos pegábamos. Nos llevábamos muy bien. Ahora, ¡entrenábamos como cabrones!IMG_5141

P.L: Nos pegábamos entrenando.

R.A: Pero no pasa nada. Hay que hacer un fartlek y yo lo animo. Yo corro como un desgraciado. Pero: no te quedes, no te quedes. Y esas actitudes no existen hoy en día. Y te deja el entrenador fuera y los compañeros lo entendíamos. Te dejan fuera: “venga es igual no pasa nada, no te rompas la cabeza. Dale. No bajes los brazos”. Esto lo hacíamos como compañeros. Teníamos valores como compañeros. Esto hoy no existe joder. No existe en ninguna edad. Da igual en la que te pongas.

P.L: Si uno no juega de titular…

R.A: Va el representante, el padre, al club…

 

“Siempre les digo que aprecien lo que tienen y que aprieten, que es la mejor manera de demostrar”

Pablo López

 

FdB: Se creen con derecho a jugar sólo por estar en la plantilla.

P.L: Más. Yo ya les digo que no les regalo ningún minuto. No sé si voy contra los estatutos de la monarquía, pero yo ya les digo que no les voy a regalar ni un segundo. Que como no se lo ganen entrenando, yo no se lo voy a regalar. Porque creo en eso. Entonces…. Y cuando se cabrean; hubo un jugador este año que se cabreó porque no fue titular un partido. Pues a la semana siguiente sin convocar. Y a la semana siguiente fue al banquillo y ya traía otra cara. Y jugó 10 minutos. Y a la siguiente ya fue titular y ahí ya era otra cosa. Siempre les digo que aprecien lo que tienen y que aprieten, que es la mejor manera de demostrar. Nosotros siempre decimos que estamos deseando poner a los jugadores que se esfuerzan, que se sacrifican. ¿Por qué siempre estás buscando formas de meter a ese jugador? Porque los ves que se están sacrificando. Pero los jugadores que cuando juegan son de una manera, cuando no juegan son de otra, buff… en esos aspectos yo sí que soy tajante. No sé si me equivocaré o no, pero por ahí sí que no paso. Por la disciplina esa… Como les dije un día, lo más importante es que primero sean personas, y luego que sean un equipo. Y luego un club que tiene más de 100 años de historia. Que tienen que tener respeto a ese escudo. Pero primero que sean personas. Antes que jugadores. Lo otro es a mayores.

¿Que llegan a Primera División o no? ¿Cómo los preparo a nivel mental? Con todas estas acciones de día a día. Intentando cada día de hacer esto: el respeto, la disciplina, el compromiso, el sacrificio. Al final por muchas charlas que hagas un día sí o un día no, que vean eso. Y que vean que van a tener entrenadores que van a ser muy cabrones. Como yo los he tenido. Que fallas un día y a lo mejor estás un mes sin jugar. Un mes o una temporada. En ese aspecto yo no. No soy rencoroso, no me acuerdo de las cosas. Y no creo que eso sea lo ideal. Tú ves a un chaval, y todos podemos cometer errores. Pero hasta cierto límite. Cuando ya es: un error, otro error, otro error, otro error… Y con las vacunas esas famosas. A veces echarle una bronca sin que tenga razón, a ver cómo reacciona. A ver si se vienen arriba, si se vienen abajo. Me gusta ver la reacción de los jugadores. Y en los partidos igual. Les echo broncas. Dicen que el refuerzo negativo… que hay que dar refuerzo positivo. Yo creo que no. Les digo las cosas como creo que hay que decírselas. Y que son verdades. Y a alguno le digo: “no mires allí. No mires para aquel equipo que no estás allí. Que estás aquí. Y si no estás allí es por tu culpa”. Porque pueden estar en el Juvenil A y están en el Juvenil B. Y se lo digo porque lo creo así. Y al que veo que no calienta en los partidos, ¿qué le hago? Le enseño el vídeo. Y le enseño el partido, pero no cuando está jugando, le enseño cuando está en la banda sin calentar y le digo: “con esto no consigues nada. Y los que te vayan a ver de fuera dirán: a este chaval no lo quiero en mi equipo. Porque cuando juegue, bien, pero cuando no juega, ¿va a estar en la banda así apoyado?”. Yo en esas cosas sí que soy intransigente. En otras cosas… fallar un gol como fallamos todos, o un fallo de concentración en un marcaje… pero en esas cosas sí que no. Ahí sí que en ese aspecto dan con hueso. ¿La otra pregunta?

FdB: Era que tenéis un modelo muy marcado y muchos jugadores después…

P.L: Depende de los jugadores que tengas, del club, del rival. Trato de que mis jugadores sean independientes. Que estén con quien estén, elijan la mejor manera. Y entonces yo también los entreno defensivamente. Me gustó la entrevista de Javi Lavandeira (Café y charla con Javi Lavandeira) que decía que a los entrenadores no les gustaba entrenar la defensa. A mí sí que me gusta. Me gusta entrenar defensa, pero también me gusta entrenar ataque. Y me gusta entrenar el ataque con los defensas. Y me gusta entrenar la defensa con los delanteros. Que eso sí que a lo mejor ya no se entrena tanto. Y yo trato de que cuando lleguen a un entrenador, como decías tú, en Tercera División, que los hay muy buenos, pero los hay que no son tan buenos también, que sean capaces de jugar con el que tenga ataque combinado, como con el que tenga juego directo, como con el que tenga repliegue por acumulación, como con el que tenga “pégale para arriba” y cuanto más lejos de la portería mejor. Trato de eso, de mejorarles. “Pégale para arriba” puedes entrenarlo, invertir muchas horas. Creo que es más sencillo trabajar la defensa que el ataque. Hay que tener más conocimientos para trabajar el ataque. Es más difícil construir que destruir. De hecho los equipos inferiores a otros defienden a ver si tienen una con más espacio… y eso creo que también hay que entrenarlo y mucho, y tener información para poder entrenarlo.

R.A: No tienen modelo de juego definido. Unas pautas generales sí. Eso no es un modelo de juego. ¿Tienen el balón? Claro. Tienes a los mejores… El modelo de juego no es eso. Están intentando formar futbolistas a nivel global. Está bien. ¿Para qué? Para lo que se encuentren. ¿Por qué? Porque no sé lo que se van a encontrar. Modelo de juego tiene el Villarreal, el Barcelona. Porque estaba Garitano. Ahora está Pepe Mel. Y barajaban a Caparrós, a Quique Setién. Entrenadores diferentes. No es lo mismo. Tienen un patrón general que es tener el balón.

FdB: Claro, yo lo que digo es que se encuentran contextos muy similares siempre pero que luego no se van a encontrar arriba.

R.A: Totalmente de acuerdo. Por eso él (Pablo) trata de hacer esto, que está muy bien. Por eso digo, cuidado. Es que está muy bien. ¿Por qué? Porque tú tienes que preparar a tus jugadores para que dentro de dos años estén preparados para su realidad. Que no es ésta su realidad. No es que van a tener el balón el 80%, que van a ganar… no. Yo es que… el proceso de educación hay que cambiarlo. Y el proceso de formación en los clubes mucho más. Y tienen poder. No lo hacen porque tienen miedo de que se escapen los niños. ¿A dónde se van a ir? A ver si se creen que se van a ir al fin del mundo. Que se vayan algunos. Ya verás cómo vuelven. Y ya verás como esos se van y después como los otros no se van ninguno. Hay que poner a los niños en contextos, en situaciones. ¿Tú no te comportas? Esto es lo que hay. En tu casa te protegerán y tu representante. ¿Quieres irte? Vete. ¿A dónde? ¿Al Madrid? Espera que te hago yo ahora una carta. ¿Qué es, Messi? A los buenos los ve todo el mundo.

FdB: ¿En qué aspecto veis que el jugador joven tiene más carencias para poder llegar arriba? ¿Y en qué aspecto estamos fallando para no poder ayudarles?

R.A: En los valores.

P.L: En los valores sí, en el sacrificio. De hecho un ejemplo que les puse, y no fui ventajista. Ya se lo puse antes de que metiese un gol al Barça. Es Álex Bergantiños.

FdB: Lo pone mucha gente de ejemplo.

R.A: Ahora. Lo pone gente de ejemplo ahora.

P.L: Claro. Pero es un ejemplo porque es un tío que no juega, capitán. No dice ni “mu”. Entrena, trabaja. Porque yo lo veo entrenar muchas veces y entrena. Eso es que hay un trabajo por debajo porque sino…

R.A: Brutal. Sí, sí, sí, sí.

P.L: Y él, ¿por qué? Porque entrena como compite.

R.A: Y es buen compañero.

P.L: Y es buen compañero. No dice nada.

FdB: De hecho, lo entrevistaron, no me acuerdo ni la pregunta ni quién le hacía la entrevista, pero le querían tirar de la lengua como para que le pegara algún palo a Garitano o metiera alguna “rajada”.

R.A: Ni una.

FdB: De por qué no lo ponía. Y nada. Él decía que respetaba. Venía a decir que Garitano hacía lo que veía mejor para el equipo y que él no tenía que meterse en nada de eso.

R.A: Este chaval aprendió esto en su casa. Lo educaron así sus padres. Fue educado con valores. Este tío es la ostia. Es un tío de club, de la ciudad, representativo, con valores. ¿Dónde está la parte mala? Cuéntame. Si es que me da igual que no juegue. ¿No juegas? Vale, pero entrenas. Y te pongo ahí en un vestuario. Y cuando venga Pinchi o el que sea, vienen y ven a Álex Bergantiños. Y Bergantiños se va a preocupar de hablar con él. Y eso es lo que me va a dar tener jugadores. Sino… y al de fuera que venga lo recibe Álex Bergantiños. Un tío así es brutal. Para un entrenador es brutal. Sólo tienes que respetarlo, nada más. Nunca va a hablar mal de ti.

Yo en esas cosas soy muy… bueno, soy como me han educado. Predica con el ejemplo, deja de hablar. Me decía la gente que cómo era capaz de hacer esas chilenas. No tenía ni idea. Salí de juveniles y no tenía ni idea. Si tropezaba cuando quería hacer una bicicleta. Las hacía porque Chema me mandaba, pero en un partido no sabía hacerlas. Las hacía entrenando que me mandaban. Llegaba el partido y no hacía una bicicleta. Se la pasaba al de al lado y corría. O regateaba o tiraba. Pero bicicletas no. ¿Cómo aprendiste? Con un balón y haciendo repeticiones. ¿Cómo voy a aprender? Entonces, los chavales no tienen esto. Y algunos clubes no lo fomentan esto, cuidado. Porque el que trabaja, no lo premian a veces. Premian a otro. “Pero es que tiene talento”. Ya tío, pero es que es un sinvergüenza. Que Álex Bergantiños sea capitán del Deportivo y que haya sido profesional 15 años es un mensaje brutal. Y nadie se da cuenta de ese mensaje. Nadie.

P.L: Nadie apostaría por él cuando era juvenil. De hecho se puede preguntar y nadie apostaba que fuera a llegar a Primera División.

R.A: Fue cedido tres veces.

P.L: Que fuese capitán. Y que jugase tanto en Primera. ¡Y cómo ha jugado! Y habría jugadores con mucho más talento. Pero el sacrificio, el esfuerzo, fue lo que lo llevó.

R.A: Los valores.

P.L: Es un caso parecido a Oubiña. Oubiña en el Celta, yo tuve la suerte de coincidir con él y que debutase en Tercera División. Yo estaba en el equipo, en el Celta B, y era igual. Un tío con un sacrificio y unos valores… Se fue lesionado. Rompió un metatarsiano y volvió hecho un animal. Cuadrado. ¿Por qué? Porque entrenaba más que nosotros cuando él estaba lesionado. Vale. El pie estaba roto. Pero es que el resto del cuerpo se convirtió. Pasó de ser un niño a un hombre.

FdB2: Al final esa parte psicológica y de valores forma parte del talento personal del jugador.

R.A: Sí claro.

FdB2: Puede ser que Álex no tenga ese talento técnico que tiene otro jugador, pero ese plus lo va a suplir con el talento personal.

R.A: Quiere aprender.

FdB2: Exacto. Suple otras carencias.

P.L: Que haya jugadores de la propia ciudad o del propio entorno de los clubes.

FdB2: El Athletic de Bilbao.

FdB: Exacto. ¿Por qué ahí sale tanta gente? Y es una región como puede ser Galicia.

R.A: Exacto. El jugador allí sabe que va a salir. La pasión. Eso mueve la vida. Y son buenos porque juegan, porque los ponen.

FdB: El hecho de haber sido profesional o semi-profesional, ¿lo consideráis de gran ayuda a la hora de trabajar en un vestuario? El haber vivido experiencias que los jugadores están viviendo o que van a vivir.

R.A: A nivel vestuario sí. Cuantas más experiencias tengas, mejor. Con gente profesional, conocer lo que pasa, lo que sienten, es importante. Lo que hablábamos antes como entrenador. ¿Es importante saber de psicología y manejar las herramientas? Esto es igual. Es una herramienta. Saber lo que sienten.

P.L: No es imprescindible.

R.A: No es imprescindible.

P.L: Es que sino ya no pueden… no.

R.A: Cuanto más conoces… como el resto de ámbitos.

P.L: Cuantas más experiencias tengas… como a nivel de juego. Bueno, por lo menos haber jugado. Lo importante es que se haya jugado para que se entienda el juego. Es importante pero no es imprescindible.

R.A: Es un plus.

P.L: Es un plus que te da la experiencia, el manejar ese vestuario… de hecho, bueno, es inteligente la gente que no ha estado y que se rodea de jugadores que han estado.

R.A: Y los que han jugado se rodean de gente preparada. Tienes que buscar eso. Necesitas eso. Es como un área más. Como un entrenador de porteros. ¿Para qué lo llevas?

P.L: ¿Por qué va Manuel Estiarte con Guardiola? Porque maneja todo el vestuario. Un tío que ha sido Olímpico, que ha sido líder. Él ve todo al momento: Ése se está moviendo, a ver lo que va a hacer, tal. Mourinho cogió a Karanka en el Real Madrid. Porque es de allí, conocía todo. Sabía cómo respiraban todos. Tiene sentido. Y eso te da un plus. Es algo importante. Al igual que en mi caso el haber estado en el Dépor. Yo conozco a casi todos los entrenadores, hasta los utilleros. Parece una tontería pero es importante llevarse bien con ellos. Todo eso… cuanto más conozcas de eso, es importante. Nosotros siempre tenemos discusiones de que los árbitros deberían jugar más al fútbol, deberían jugar al fútbol. Y no les dejan. Y esa norma no tiene sentido.

FdB: Para que sepan lo que sienten los jugadores o el entrenador cuando están a mil por hora. Con la tensión… y muchas veces no son capaces de empatizar.

P.L: Es terrible eso. Y luego hay árbitros que se forman. En este caso Xabi Rodríguez Campos que está haciendo el curso de monitor de entrenador, pero que no se les debe prohibir jugar al fútbol. Es más, se les debería apremiar. Siempre pongo la comparación con el judo. Para ser árbitro de jugo has tenido que ser judoka, cinturón negro, maestro nacional, y luego, puedes ser árbitro.

R.A: Cuidado.

P.L: ¡Ay amigo! Nos llevan años de ventaja. Y en fútbol no. Yo puedo, con 12 años y sin haber jugado en mi vida al fútbol, empezar a arbitrar. Y no sabes. Sabes de reglas pero no sabes cómo es un contacto, no sabes cómo es que te peguen una patada.

FdB: A veces acaban siendo muy legalistas pero no saben…

P.L: Interpretación del juego. Y aún encima como todo es a interpretación del árbitro pues entonces… yo creo que en esa discusión sí que se debería. Y a nivel profesional, todo lo que hablamos de sacrificio, a mí me gustaría recalcar la situación que vivió Amarelle. El sacrificio. Un tío que se va sólo con unos balones a jugar a la playa, a entrenar a la playa. Hoy en día se lo dices a un chaval, que tiene que ir a entrenar 6 horas a la playa… “¿pero cuánto voy a ganar?”. No, esto es un boleto que te toca o no te toca. Eso es muy importante a nivel de formación. Lo que es el sacrificio. ¿Cómo consigues tú hacer chilenas? Chico porque hice 40 mil o 40 millones de chilenas en la playa. Yo sólo. No estoy en casa jugando a la Play Station. No. Para hacer todas estas cosas he tenido un proceso de sacrificio sobre todo. Sacrificio y esfuerzo. Nosotros íbamos a correr siendo juveniles de División de Honor. Nos juntábamos e íbamos a correr nosotros. Es más, como entrenábamos lo que entrenábamos y creíamos que no era suficiente, íbamos a hacer fartlecks con el del Juvenil B. Aún no he visto ningún juvenil que me venga a pedir un fartleck (risas). Y no lo veré. Tengo algunos casos en mi equipo, que son ejemplos para los demás, pero son los raros.

FdB2: Y los mal vistos por el resto de los compañeros.

R.A: Ése es el problema.

P.L: Y antes era al revés. Antes nosotros nos matábamos. Y el que se salía un poco, se quedaba apartado. El que no se sacrificara… le comías.

 

“No hay ese respeto al trabajo, a la cultura del esfuerzo. Es culpa de todos por no fomentarlo”

Ramiro Amarelle

 

FdB: Ahora pasa al revés. Al que está como una moto los demás le dan el toque para que se tranquilice.

P.L: Claro.

R.A: En el Racing de Santander, cuando estábamos allí, a Marcano le llamaban “el motivado”. Porque tiraba. Yo le decía: tú corre, tú entrena. Y le proteges lógicamente. Hoy, ganando un millón y medio durante diez años, ¿quién es el motivado ahora? ¿Tú o yo? Es importante proteger esos valores. Y como no se lo expliques a los niños. Y llegas. Hay de todo. Llegas cuanto más individual lo hagas. Lo que pasa que en los clubes en lugar de hacerlo individual, lo hacen grupal, de todos. Muy global, colectivo. Ése es el problema. La sociedad…los whatsapps. Te proteges en los grupos, en la colectividad. Cuando estás cara a cara individual no eres tan valiente. Cosas que nosotros hacíamos de forma natural en un vestuario, ahora no salen. No hay ese respeto al trabajo, a la cultura del esfuerzo. Es culpa de todos por no fomentarlo. Y por no premiar a los otros. ¿Hizo méritos? No. ¿Cuáles son tus valores? Hay que ser constante, hay que esforzarse, hay que trabajar… ¿Cumple o no? Al que lo cumple tienes que ponerlo. Y eso no se hace. Ése es el problema. La charla se resume en valores.

FdB: ¿Creéis que hay algún proyecto, no-profesional, en Galicia, que sea interesante, con margen de crecimiento a medio-largo plazo? Que recomendarais a la gente que si tiene hijos los meta allí… o entrenadores en un club concreto…

P.L: ¿A nivel de clubes?

FdB: Sí. ¿O hay un vacío?

R.A: A lo mejor puedes encontrar a algunos entrenadores puntuales. Educadores puntuales. Hay algunos puntuales que puede ser que sí, que tengan buenos comportamientos. El resto son… no puedes apreciarlo con un comportamiento puntual, eso se aprecia con una continuidad en el tiempo. Y a día de hoy no es tan fácil decir eso. Siempre te dice uno u otro. Cada 2-3 semanas que se encontraron con un energúmeno en el banquillo. No creo yo que haya muchos sitios, pero no aquí sólo, en general. No es fácil encontrar sitios donde todo el mundo sepa que funciona bien, con armonía, en el mismo club. ¿Por qué? Porque todos se dedican a: “¿me llevas el infantil B? ¿Me llevas el alevín J?”. No hay reglas. ¿Qué club hace eso? Es complicado, no es fácil. Yo no creo que exista eso si te soy sincero.

P.L: En el Dépor ahora se está intentando.

R.A: Es un club profesional. Los clubes profesionales tienen más medios, y eso es una ventaja. Pero el resto… no creo que haya ningún club de base de referencia. Primero porque no tienen medios ya. Es complicado.

IMG_5142FdB2: ¿Qué estáis haciendo este año en el Imperátor OAR?

R.A: Torturándolos. (risas)

FdB2: Algo raro.

R.A: Sí. Hablé con varios chavales. Yo ya lo hice en el CD Lugo esto. Además hablé con el del Athletic, con el de metodología del Villareal y con un chaval extranjero también. E intentaban esto de rotar a los entrenadores.

 

“buscábamos … primero que se conozcan todos los niños, que se respeten, que tengan un sentimiento de club, de pertenencia. …Y después yo veo esto como una acción social. …intentar que todos los niños se sientan partícipes, protegidos. Que sientan una familia”

Ramiro Amarelle

 

FdB2: Que no se sientan grupos cerrados.

R.A: Al final depende de dónde te muevas. Aquí el B, el C y el D ya sabes cómo están. En una esquina con un balón. Ese es el principal hándicap que yo veía aquí. Había dos focos: el sentimiento de club y pertenencia, y el otro era la no-discriminación por niveles deportivos digamos. ¿Por qué? Porque al final el bueno se te puede ir. Si es buenísimo te va al Dépor. Pero si es normal puede querer ir a jugar en Infantil Gallega o Cadete División de Honor. En infantil es una categoría, no es mucho. Pero cuando llegas a cadete local tú y ellos División de Honor… de hecho si tienes un jugador bueno, yo trataría de que vaya. Uno de los motivos que buscábamos era eso. Primero que se conozcan todos los niños, que se respeten, que tengan un sentimiento de club, de pertenencia. Que eso antes lo había. Yo lo viví eso. Y después yo veo esto como una acción social. Desde mi punto de vista hay que intentar que todos los niños se sientan partícipes, protegidos. Que sientan una familia. También hay niños con familias desestructuradas o con dificultades económicas. Tú tienes que intentar conjugar todo eso y que tengan un sentimiento de club, que no se discriminen entre ellos y que les guste entrenar y jugar y que vean que puedan jugar entre todos. Cogimos a los niños todos. Teníamos 50 y pico. En lugar de hacer 3 equipos ya dije de hacer 4. Así hacíamos plantillas de 14 o así y jugaban todos. Porque yo no quiero conflictos con el rollo de jugar. Lo que me faltaba. En un club de base aquí en segunda local. Y ya hicimos eso. Eso funcionó. Porque todos jugaban. Y distribuimos los equipos por nivel. Le pregunté a los chavales quién quería tener ficha A porque el reglamente te obliga a un mínimo de fichas A. Es una putada eso, porque no está bien hecho. Si tienes mi mentalidad no está bien hecho eso. Porque a mí no me hace falta. Yo no voy a ganar nada. Pero bueno. Entonces algunos me dijeron de ficha A. Y conseguí que 2-3 de los mejores dijeran que les daba igual. Le hicimos a uno ficha B, a otro C… y los metí en algún grupo de primer año con sus amigos con un nivel normal. Y en el B, C y D hicimos una estructura básica, una columna vertebral del equipo digamos. Eran equipos muy equiparables todos. El B, C, D. Y entrenando hacíamos grupos de nivel. E iba variando. A veces iban también por edad relativa. Y formamos un trabajo por postas. Entrenan por edad, por nivel o por puestos. Los chavales nunca saben con quién van a entrenar. En dos semanas es raro que no entrenen todos con todos, la verdad. Y los entrenadores los rotamos entre todos los grupos. A veces por postas, a veces rotamos y cogemos durante una semana con cada entrenador. Y los partidos igual. Llegamos a la reunión de los viernes y distribuimos quién va con qué equipo. Y vas rotando. Y funciona muy bien. Los entrenadores no se queman con los niños. Los niños no se queman con los entrenadores. El único hándicap negativo que tienes es que no consigues sacar el máximo rendimiento de ellos porque no tienes tanta… esto le quita importancia a los entrenadores, pero es que yo quiero eso. El entrenador no es importante. El importante es el niño. Tú tienes que tener un control. Yo controlo todo. Voy a todos los partidos de los infantiles si puedo. Y vas viendo lo que van haciendo. Yo a los niños los vi jugar siempre. Estoy contento. Funciona bien.

Muchas gracias, Pablo y Ramiro.

 

#caféycharlaFdB

#caféycharlaPabloyRamiro

@pablolopezvida1

@ramiroamarelle

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s