Café y Charla con Álex Dorado

Nos encontramos con Álex. Primera hora de la mañana, mañana fría y navideña y el café se agradece para entrar en calor. Alejandro Dorado, del 85, como jugador disfrutó de toda su etapa de fútbol base en el equipo de su pueblo, Sporting Celanova, hasta que dejó Ourense para irse a estudiar a Madrid.

Como entrenador comenzó ya antes de irse de su tierra con el prebenjamín del Sporting Celanova. Ya en Madrid, Villaviciosa de Odón (alevín, cadete, juvenil A, Preferente, 3ª) en diversas funciones como primer entrenador, segundo entrenador, preparador físico y coordinador; Federación Española de Fútbol; Las Rozas como coordinador y entrenador del alevín A; Villanueva del Pardillo (Preferente y 3ª); RJC Móstoles (fútbol base). Largo camino antes de aterrizar en Valdevebas, etapa de 6 temporadas en la cantera del Real Madrid pasando por alevín B como segundo y primer entrenador, alevín como primer entrenador, segundo entrenador del infantil A y primero del alevín B. Entre medias, clínics en EEUU, Brasil, Suecia, Estonia, Finlandia. Un mundo, un camino que no se acaba.

Recientemente, tras idas y venidas y posteriormente a nuestro encuentro, viene de comenzar una nueva etapa como entrenador en el fútbol finlandés como asistente del primer equipo y responsable del equipo sub-17 del FC Honka, equipo de la Primera División finlandesa, Veikkausliiga.

 

FdB: ¿Por qué entrenador?

A.D: Un poco por vivencias en casa. Al final, he convivido desde pequeño con el fútbol. Mi padre fue directivo de varios clubes en Galicia lo cual me hizo vivir el fútbol desde el viernes o desde el sábado a primera hora con mi equipo, hasta el domingo a última hora con el primer equipo, el Sporting de Celanova que estaba en Tercera. Eso me hizo estar continuamente en el ambiente del balón y me llevaba a pensar en el fútbol todos los días. Al final el día a día te hace pensar que puede ser una profesión para ti, te empieza a gustar, empiezas a encontrarte bien y a gusto en ello, te empiezas a formar como entrenador y acabas siendo uno de ellos.

FdB: ¿Cómo llegas al Real Madrid?

A.D: Acabé la universidad… Ya durante la universidad mi planteamiento era estar cerca de ellos porque sabes que, al final, llegar allí es difícil. Entonces, mi planteamiento inicial fue: “tengo que estar cerca del Real Madrid para que se fijen en mí”. Mi primera idea fue acercarme a clubes convenidos del Real Madrid o clubes que las categorías inferiores jugasen contra el Real Madrid. Por suerte me dijeron que había una opción en Las Rozas y me fui hasta allí. La opción era ser coordinador. Al final lo acepté y ese año estuve de coordinador. Al año siguiente iba a tener la opción de ser entrenador pero se fastidió por problemas extradeportivos y me fui al Móstoles. La suerte fue que, el Director Deportivo de Las Rozas en aquel momento, en el año que yo me voy al Móstoles, entra en el Real Madrid y eso me abre las puertas del Real Madrid. Él elige que yo sea una de las personas que vaya con él y al año siguiente, Real Madrid.

FdB: ¿Qué funciones desempeñas allí?

A.D: Las labores que desempeñé fue la de entrenador… Al principio, los primeros dos años fui segundo entrenador y, a partir de ahí, primer entrenador. Hice también funciones de ayuda a captación en los primeros años. Había ciertos equipos que traían jugadores de clubes convenidos o clubes de Madrid y después allí, nosotros, como entrenadores, decidíamos qué jugador entraba o qué jugador dejaba de entrar o dábamos opinión sobre ellos, en los últimos años, incluso, yendo a ver jugadores por toda la Comunidad de Madrid.

FdB: Imagino que el Real Madrid tiene en la cantera, los entrenadores, profesionalizados.

A.D: Sí, está profesionalizado.

FdB: A nivel económico me refiero.

A.D: A nivel económico está profesionalizado, es decir, tú puedes vivir de lo que te pagan.

FdB: ¿crees que a los clubes les renta invertir en los entrenadores? A veces pienso que no ven que realmente van a sacar provecho de invertir en los entrenadores. No sé un club grande como el Real Madrid, pero otros clubes más pequeños pienso que no ven esto como una inversión de verdad.

A.D: Yo creo que les debería interesar. No sé hasta qué punto les interesa o les deja de interesar, pero yo creo que les debería interesar porque al final económicamente les da resultado. En estos momentos en la primera plantilla del Real Madrid o de otros clubes, pero ponemos esta como ejemplo, tenemos a Carvajal, a Lucas Vázquez, a Marcos Llorente… Sólo con estos tres jugadores, sin contar a Kiko Casilla. Sólo con estos jugadores ¿estamos hablando de 50-60-70-80 millones? Al final, el gasto que han tenido con estos jugadores, ¿cuánto ha sido? Muy poco. O las ventas que se producen al cabo del año en cualquier club como el Real Madrid. Hace unos años en el Real Madrid se vendieron un paquete de 40-50-60 millones de € en jugadores de cantera; la venta de Mariano por 22 millones al Lyon… Si nos ponemos a pensar, la inversión que ha habido con esos jugadores es mínima para sacar esas cantidades. Y cada año el Madrid o el Barça son capaces de embolsarse una cantidad que es superior al gasto que se ha tenido con los jugadores de cantera. Hace unos años hablaba con el Director de Cantera del Málaga… ¿cómo se llamaba? El del Espanyol.

FdB: ¿Casanova?

A.D: ¡Casanova! Hablaba con él y decía que, en el Málaga tenía un presupuesto de 4 millones de €. Ese presupuesto lo había duplicado y triplicado en cuanto a ventas. Él hacía una media de: “éste es el presupuesto que he tenido yo todos estos años y éstas son las ventas que hemos tenido o los jugadores que están en el primer equipo y el rédito que le han dado al club”. Lo había triplicado, cuadriplicado, en todos los años de carrera. No sólo en ese año había pasado eso. No, no. La media de todos los años era una media de 4 veces con respecto a lo que él había gastado.

FdB: ¿Cómo era tu día a día allí?

A.D: Dependía un poco de las necesidades de la semana o del mes, pero normalmente llegábamos a media mañana. Trabajaba un poco en la sala de técnicos preparando entrenamientos, preparando algún informe, algo que queríamos realizar, un entrenamiento específico… Comía y a la tarde continuaba un poco con esa labor hasta las 17:30-18:00 que llegaban los chicos. Bajaba a verlos al vestuario, los saludaba e intentaba, si alguno llegaba muy temprano, que fuese para la sala de estudios para que no estuviese haciendo el gamberro por Valdebebas y se preocupase de hacer los deberes. Cuando se acercaban las 18:00 y tenía algún entrenamiento específico, me cogía a esos chicos que les tocaba entrenamiento específico y me iba al campo o me iba a la sala de calentamiento que teníamos allí. A las 18:15, normalmente tenía pactado con Paco, el profesor de Valdebebas, de mandar a los chicos ya para el vestuario y ya los teníamos a todos dentro. Si hacíamos alguna campaña a nivel psicológico o a nivel de comportamiento estaba ya pendiente de la campaña que tocase. Entrenábamos a las 18:30-18:45 y alargábamos hasta que nos dejaban. Cuando se apagaban las luces ya no había más remedio que marcharnos de los campos como hacemos todos. Acababa el día sobre las 21:00 que salía de Valdebebas después de ducharme, después de hablar con algún compañero en el vestuario…

FdB: Dentro de esas horas que estabais preparando entrenamientos, etc. ¿Teníais, por así decirlo, debates entre los entrenadores, no necesariamente marcados por el club, pero sí impulsados por el club? Aspectos del juego, metodología…

A.D: Hubo años que sí.

 

“La captación en sí es una formación…como entrenadores, somos la media de los entrenadores que tenemos alrededor. Yo me nutro de ellos y ellos se nutren de mí. Y con los jugadores pasa exactamente lo mismo.”

 

FdB: En estos clubes, bueno, en cierto modo hay de las dos cosas, pero ¿crees que prima más o se da mayor énfasis en la captación del jugador que a la formación del jugador? Está claro que es muy difícil que un niño inicie con 9-10 años y llegue a los 20, aunque no llegue a la primera plantilla pero pueda alcanzar el filial. Si normalmente, cada año captas lo mejor, ¿por qué esos jugadores, es tan raro que lleguen desde pequeños de todo? Se van quedando muchos en el camino.

A.D: ¿Por qué la captación no es una formación? La captación en sí es una formación. Hay una idea que dice que somos la media de las personas que tenemos a nuestro alrededor. Pues, como entrenadores, somos la media de los entrenadores que tenemos alrededor. Yo me nutro de ellos y ellos se nutren de mí. Y con los jugadores pasa exactamente lo mismo. Si tú te vas fijando en los jugadores que se van manteniendo y van llegando a las primeras plantillas, normalmente es ese jugador de nivel medio que le fichan a un jugador de nivel superior, y lo supera, que le fichan a otro, y lo supera, que le fichan a otro, y lo supera… Al final es formación. Pensamos que es captación pero, al final, es formación. Formamos que el grupo se nutra mejor, que el grupo sea mejor, y a partir de que el grupo sea mejor, el talento empieza a surgir, empieza a surgir, empieza a surgir… hasta que llega. Pensamos que es captación y no, al final es formación.

FdB: ¿A qué te estás dedicando ahora mismo?

A.D: Ahora mismo, estos últimos meses, he estado en Inglaterra mejorando el inglés y viendo fútbol.

FdB: ¿Y cómo te surge esta idea?

A.D: Pues la idea surge porque quiero aprender inglés; me gustaría trabajar en Inglaterra o EEUU. A EEUU era imposible ir por culpa del tema del visado, con lo cual, el único lugar que me quedaba que pudiese ir era Inglaterra. Pensé en buscar un sitio de allí donde pudiera estudiar inglés y tener cerca todo. ¡Y decidí ir a Manchester! Me fui a una academia y a partir de ahí me empecé a mover. Desde Newcastle, que fue el equipo más al norte que he ido, Leeds, Huddersfield, Bolton, Wigan… Todos los equipos que tenía alrededor me iba a verles entrenar, verles en partido, hablar con gente…

FdB: ¿Estabas viendo sólo primeros equipos o academias?

A.D: Lo que me permitían.

FdB2: ¿Cómo consigues ese acceso?

A.D: En algunos casos por conocidos. En otros casos porque esos conocidos me llevaban a otros conocidos. En otros casos porque desde allí me llevaban. El caso del Newcastle: estaba allí y conocí a una persona del Huddersfield. Fui enganchando uno con otro.

FdB: ¿Y qué diferencias ves? O si ves mucha diferencia. Academias también con respecto a lo que tú viviste en el Real Madrid.

A.D: No sé. No hay mucha diferencia. Diferencia hay pero… la única diferencia que veo es el hermetismo que tienen allí. El primer día que llego hay un torneo de la Premier League en la ciudad deportiva del Manchester City. Cuando llego es un torneo con Palmeiras, Valencia, equipos ingleses… Y me digo: “voy para allí”. Llegué y me dijeron que no. Le dije que tenía amigos allí dentro, una persona que era coordinadora… “No, lo siento. Tienes que estar en lista y esa lista tiene que ser mandada un mes antes…”. Y si no se estás en lista un mes antes nada. Allí sólo entran las personas que están en lista. Ese hermetismo aquí en España no existe. La mayor diferencia que veo es ese hermetismo. Y que hay ciertas competiciones que en España tenemos que hacen que la progresión del jugador sea mejor y que Inglaterra no tiene. Por ejemplo, hay categorías como la sub23 que ellos allí juegan partidos amistosos; no es competición como tal.

FdB: ¿Ves viable vivir como entrenador?

A.D: Sí.

 

““¿Y si no encuentras nada como entrenador te pones a trabajar en un gimnasio…? Y le dije: “No, no. Yo soy entrenador”. ¿A un médico si no encuentra nada se pone a trabajar de otra cosa? Si llega un momento que no tiene dinero y necesita vivir, se pone a trabajar de otra cosa. Pero es médico. Yo soy entrenador de fútbol y como entrenador de fútbol no tengo otra cosa. Voy a buscar hasta la última oportunidad para ser entrenador de fútbol.”

 

FdB ¿Aquí en España o fuera?

A.D: En todos los sitios. Este verano, lo hablaba con un compañero que estaba viviendo aquí en Santiago; un chaval de Madrid. Nos fuimos a un clínic a Suecia y nos ponemos a charlar en el coche. Me dice: “¿Y si no encuentras nada como entrenador te pones a trabajar en un gimnasio…? Y le dije: “No, no. Yo soy entrenador”. ¿A un médico si no encuentra nada se pone a trabajar de otra cosa? Si llega un momento que no tiene dinero y necesita vivir, se pone a trabajar de otra cosa. Pero es médico. Yo soy entrenador de fútbol y como entrenador de fútbol no tengo otra cosa. Voy a buscar hasta la última oportunidad para ser entrenador de fútbol. ¿Yo vivía, cuándo estaba en Las Rozas? Sí, vivía. Yo ganaba el mismo dinero que ganaba un compañero mío en un gimnasio. Pero yo trabajaba desde las 9 de la mañana hasta las 11 de la noche y entrenaba a 3 equipos, era coordinador de no sé qué y hacía no sé cuánto… Hacía. Era un multi tarea pero vivía del fútbol. Con lo cual, el decir que es imposible vivir del fútbol… no, no. Vivir del fútbol es posible. Que te guste más o que te guste menos lo que estás haciendo para vivir del fútbol es otra cosa. Con lo cual yo veo factible vivir del fútbol en España.

FdB: ¿Qué valoras de un entrenador?

A.D: Yo creo que el conocimiento. Es decir, valoro el conocimiento y saber transmitirlo. Aunque, ahora que me pongo a pensar, valoro que no grite a los chavales, que fomente la autoconfianza en el jugador, que le permita ser él mismo, que le permita equivocarse… No me gusta el entrenador que va gritando, que va colocando en el niño de 10 años, en el niño de 12, en el de 15, su frustración. Pero sobretodo, eso, formación, conocimiento y que lo sepa transmitir.

 

“valoro el conocimiento y saber transmitirlo. Valoro que no grite a los chavales, que fomente la autoconfianza en el jugador, que le permita ser él mismo, que le permita equivocarse…”

 

FdB: Está claro que desde un conocimiento mínimo, pero a mí ahora mismo me parece que hay una cualidad o capacidad que cada vez está ganando mayor importancia: la gestión de los grupos, de las personas. Me parece complicado. Tanto en base, a través de saber tratar con los chavales, con los padres que en ocasiones no ayudan y mandan el mensaje contrario; como en sénior, donde hay que gestionar egos por ejemplo… ¿De qué manera podemos mejorar esta capacidad? Creo que hay menos formación específica que en otras temáticas.

A.D: Es que cuando hablo de conocimiento no sólo hablo de conocimiento táctico-técnico del juego. Xesco Espar, cuando él es entrenador del juvenil del Barça, se va a hacer un máster que costaba no sé cuánto dinero que sólo lo hacían 10 personas, que era un máster de gestión y publicidad. Cuando llega allí estaba el directivo de Coca-Cola, el directivo de BMW, el directivo de Audi… y le preguntan: “Pero ¿tú qué haces aquí? ¿A qué vienes a un máster de marketing y gestión si tú eres entrenador de balonmano?” Y su respuesta fue: “No, es que yo vengo aquí porque vosotros, vender un coche de BMW es lo más fácil que hay. Sé las características que tiene, sé lo que te puedo decir y lo que no te puedo decir. A partir de ahí, lo vendo. Pero vender una idea que yo tengo en mi cabeza… es muy complicado”. Eso es una formación que no está preparada para nosotros como entrenadores, pero nosotros como entrenadores podemos trabajar para tener más conocimiento y poder utilizarlo. ¿Dónde buscar esa información? Todo es mirar. Yo he hecho un máster de una cosa, de otra, de otra… He buscado formación por un lado, por otro… He leído libros por un lado, por otro… Para ayudarme, para formar a los jugadores… Al final, como somos también multi tarea, el entrenador también es el psicólogo y por tanto tenemos que tener también conocimiento sobre todo ello.

FdB: Tendemos, mal tendido, a etiquetar. Pero se habla mucho de entrenadores como gestor, Zidane por ejemplo lo ponían mucho como referencia; y otros más a nivel táctico que son muy buenos, pero que en esa gestión están más limitados. Si tuvieras que inclinarte por algún perfil, ¿cuál crees que tiene más “futuro? Dependiendo del contexto.

FdB2: La etiqueta.

A.D: Yo me iría más a la parte táctica que a la parte de gestión de grupos. La parte de gestión de grupos al final, el rendimiento es de ahora, del presente, porque al final el jugador… Mourinho hablaba de que a un exfutbolista el jugador le escucha los 3 primeros meses. A partir del tercer mes, si no tiene contenido ninguno, lo deja de escuchar. Una persona que tiene contenido, por muy malo que sea en la gestión de grupo, cuando le dice a un futbolista: “en esta situación del juego intenta hacer esto y no hagas lo que estás haciendo”. Por muy mal gestor de grupo que sea, ese jugador va a empezar a decir: “zas, es que esto nadie me lo había dicho”. Por ejemplo, al Marcelo Bielsa que encontramos en Bilbao, “lo traicionan”. Lo ponemos entre comillas, pero lo traicionan. Sale la grabación a final de temporada y se escucha que no están muy a gusto con, con, con… Tú ves a cualquier jugador del Athletic de Bilbao o de cualquier otro equipo de Marcelo Bielsa, y tiene unos conocimientos y unos conceptos que no tienen con otro entrenador. Yo he visto a jugadores en el Athletic Club de Bilbao que, al año siguiente de marcharse él, eran capaces de realizar una defensa de una situación de pared correctamente y con otro entrenador no son capaces porque no tiene el conocimiento para enseñarle a eses jugadores. Ese mismo año hay una situación. Bielsa ya se había marchado. Se da una situación de un lateral izquierdo del Athletic que defiende una pared, mete el codo, evita carrera del jugador sin balón y recupera balón. Ese mismo año se juega un Barça-Roma en el que Messi hace 7 paredes por el centro del campo, va limpiando jugadores y todos los jugadores mirando al balón y mirando al balón. De todas formas, no suelo criticar a ningún compañero, no me gusta, porque no sabemos lo que hay dentro para opinar. Pero esa situación no estaba bien defendida. Y en el Athletic, después de pasar Marcelo por allí, sí que eran capaces de hacerlo. Con lo cual, ¿Bielsa es un gestor? Le cuesta esa gestión. Tú lo ves entrenar, tú lo ves hablar… Es una persona muy peculiar. El abrazo que dio el otro día al jugador del Leeds, estamos hablando de algo muy, muy raro.

 

“el conocimiento al jugador le atrae. Le hace decir: “venga, vamos hacia delante con este tío”.”

 

FdB2: Excepcional.

A.D: Algo excepcional. Con lo cual, ¿a qué me voy? Que el conocimiento al jugador le atrae. Le hace decir: “venga, vamos hacia delante con este tío”. Y la gestión llega un momento en que se acaban cansando.

FdB: Tiene que ir muy refrendado por la victoria.

A.D: Totalmente.

FdB: A Ancelotti le pasó un poco. Lo catalogaron como la solución a lo ahogados” por así decirlo, que decían que los tenía muy exprimidos. Ribery incluso hizo unas declaraciones en esta línea. Y luego a los meses, cuando los resultados eran menos favorables ya lo tachaban de demasiado permisivo, que no entrenaban, que si Lahm hacía unos entrenamientos aparte con no sé quién…

A raíz de lo que decías de Bielsa, creo que era en una entrevista en Canal+ o algo así, Ander Herrera decía que Bielsa era uno de los mejores entrenadores que había tenido, pero que al cabo de un tiempo, creo que citaba el segundo año, que mentalmente era muy cansado porque ellos cuando salían, prácticamente ya sabían lo que iban a hacer. Si hacían la rutina de 25 ejercicios defensivos… ¿Cómo conjugamos el darle contenido a los jugadores, con la metodología que tú tengas, con esa cierta variedad?

A.D: Esa pregunta se la hice yo al cuerpo técnico de Bielsa hace unas semanas. Le dije: “¿Cómo periodizas la carga cognitiva de los jugadores? Es decir, ¿cuántos ejercicios introduces en la sesión con una carga de contenido táctico de si pasa esto tienes que hacer esto?” Yo, entre comillas, tenía mi respuesta. Es decir, un jugador de ajedrez, ¿cuánto entrena al día? ¿Os digo cuánto entrena Carlsen? A lo mejor de las 24 horas del día, Carlsen entrena 10-12 horas al día. El niño que es campeón del mundo sub-14, que es de Zaragoza, decía que entrenaba 5 horas al día. ¿Vosotros creéis que entrenar al ajedrez es jugar a pasarse un balón, sin conocimiento táctico? Sin pensar, hago esto, por esto, por esto y por aquello. Si os queréis ir a otro deporte. Yo he entrenado voleibol, he entrenado judo… En realidad ¿creemos que otros deportes entrenan menos que nosotros? Entrenan mucho más que nosotros.

FdB2: Posiblemente el fútbol sea en el que menos se entrena.

A.D: Posiblemente. Y los otros deportes entrenan más y entrenan más de cara al conocimiento. Un jugador de baloncesto tiene mucha sesión de tiro, mucha sesión de preparación física, pero es que lo que entrena, cuando está entrenando, no es un partido de 5×5+2 y nos empezamos a pasar el balón. No, no. Porque su deporte tiene unas características particulares que tiene que entrenar día a día. Hablando con el cuerpo técnico de Marcelo le decía que los entrenadores maleducamos a los jugadores. Los entrenadores, entre los cuales me incluyo, entrenamos deportes que no son fútbol. Nos duela o no. Las metodologías que están en la mayoría de los clubes y que estamos viendo son deportes que no son fútbol. ¿Qué fútbol es un 5×5+3, o 5×5+2, o 5×5+5? ¿Qué deporte es ese? Es un deporte totalmente diferente al fútbol. No, es que le estoy enseñando que cuando recupere dé un pase de seguridad. Lo sé, estás intentando enseñarle algo. Pero cuando el día de la competición recupere balón, va a tener a unos compañeros en una estructura que no va a variar y que va a estar allí, allí y allí. Y le va a aparecer un contrario por aquí o por aquí. Y tú no se lo estás enseñando; no le estás dando herramientas al jugador para que lo solucione el día de la competición. Tú has cogido un papel y un bolígrafo, has pensado que eres el creador y has creado una tarea que crees que se acerca al fútbol.

 

“los entrenadores maleducamos a los jugadores. Los entrenadores, entre los cuales me incluyo, entrenamos deportes que no son fútbol. Nos duela o no. Las metodologías que están en la mayoría de los clubes y que estamos viendo son deportes que no son fútbol.”

 

Los portugueses hablan de que en el fútbol la tarea tiene que ser un trozo de la tarta y tiene que saber igual que la tarta. Yo no te puedo dar leche, huevo, sal y azúcar porque no va a saber como la tarta. Y eso es lo que hacemos en el día a día los entrenadores, entre los cuales yo me incluyo. Yo allí les dije: “señores, los entrenadores, entre los cuales yo me incluyo y a vosotros no os incluyo, hacemos harina, huevo, sal, azúcar, leche… pero no hacemos el trozo de tarta”. A partir de ahí empecemos a pensar por dónde tenemos que ir. Porque el futbolista crece a partir de que cuando llega el balón tiene un medio conocimiento de lo que tiene que hacer. Y si ejecuta bien, esa sensación de ejecutar bien cuando estás jugando… Cuando tenemos 12-13 años, ¿cuál es el mayor miedo cuando tenemos el balón en los pies? De perderla y de que los compañeros se rían; de perderla y de que mi entrenador me eche la bronca; de perderla y que… Yo cuando estoy en competición y sé, porque hemos entrenado durante toda la semana, que mis compañeros están en una determinada posición, porque hemos hecho una tarea en la que cuando me llega el balón y me viene la presión, tengo que jugar de un toque y tengo que jugar de un toque aquí. O, por ejemplo, tengo que jugar de un toque allí porque soy diestro y un compañero mío como me va a llegar la presión y soy diestro sabe que me tiene que aparecer en aquella posición. Si ocurre todo esto, ¿qué va a pasar conmigo? Me voy a empezar a agrandar, a agrandar, a agrandar y voy a empezar a querer situaciones diferentes y voy a querer jugar. Guardiola lo decía ayer en una entrevista: “el niño tiene que jugar”. ¡Claro! Ahí es cuando empieza a jugar. Cuando le llega el primer balón y lo pierde porque el entrenamiento del otro día era un 5×5+5. ¿Desde cuándo en el fútbol hay tanta superioridad numérica? En ningún lado. Hay superioridad numérica a lo mejor en el inicio de juego. Vale trabajemos la superioridad numérica en el inicio de juego, pero no una posesión 5×5+5. Con lo cual, tenemos que empezar a tender a quitar ciertas tareas que…

FdB2: A no perder tiempo.

A.D: Es perder tiempo. Esos partidos finales. Odio cuando alguien dice: “no, venga, que jueguen 30 minutos”. ¿Cómo que jueguen 30 minutos? Lo más cercano al fin de semana que tenemos ¿y les decimos que jueguen 30 minutos? Porque ya no te digo nada el jueguecito del pañuelo, del jueguecito de… En serio, maleducamos al futbolista. Le maleducamos y cuando el futbolista llega y tiene una situación de un entrenador que le quiere enseñar, el futbolista adulto dice: “paso”.  Yo tuve una situación en Villaviciosa de Odón. Era preparador físico en el primer equipo. Primeras semanas de pretemporada y me encuentro a un jugador: “Álex, que esto no me va. Yo necesito salir a correr 20 minutos”. Le digo: “no, lo siento. Si quieres salir a correr, yo salgo a correr contigo, pero en la sesión de entrenamiento no voy a perder el tiempo en hacer eso”. Él necesitaba ese estímulo y lo hacía y yo estaba con él. ¿Qué ocurrió? Empezó a dejar de hacerlo porque vio que sus compañeros estaban como tiros e, incluso, que es anecdótico. Esto debería escribirse así: ¡es anecdótico! Situación de 3ª-4ª jornada de temporada. Vamos perdiendo 1-0, nos expulsan 2 jugadores y acabamos remontando el partido. Es anecdótico, pero claro, cuando entro en el vestuario todo el mundo me empieza a coger y a gritar: “¡ehhh! Al final los jueguecitos con balón que nos hace este cabrón… mira cómo estamos”.

Con dos jugadores menos, remontan el partido en campo de hierba natural, campo pesado, tal… Ellos a partir de ahí dicen: “no, no. Es lo que nos hace este cabrón. Hemos dejado de hacer esas carreras que no valían para absolutamente nada. Hemos empezado a hacer saltos en banco, hemos empezado a hacer sprints o cosas con balón, con cierta lógica… Y en ese momento el futbolista empieza a adaptarse. Pero claro, para eso tuve que escuchar 3 meses en los que todo el rato me estaban machacando con que esto no les gustaba, que querían correr… y porque surgió ese momento, que al final a todo entrenador se nos da, ese momento que el jugador dice: “zas, esto vale”. Pero hasta que no volvamos a reeducar a los jugadores a lo mejor llegamos a muchos clubes que nos echan fuera porque no, porque esto no nos gusta, porque queremos las posesiones 4×4+4…

FdB: A raíz de lo que decías tú ahora, a nivel metodológicova a ser una pregunta que en cierto modo encierra una opinión. ¿No estamos perdiendo mucho el contenido y estamos más pendientes del continente? Que la tarea quede bonita desde fuera. Lo que tú dices, en esos 5×5+5 que el balón va volandopero luego la significación para el jugador es mínima. Y enlazando con lo que también dijiste tú, ¿no estamos facilitando demasiado en el entrenamiento y luego en la realidad competitiva es totalmente lo opuesto? Atacamos en inferioridad casi siempre y aquí en todas las tareas atacamos en una superioridad aplastante.

A.D: Sí, porque al final como entrenador nos gustan que las tareas salgan.

FdB2: Que brille.

A.D: Claro, que brille todo.

FdB2: Porque al final es lo que se asume como buen entrenador. Un buen entrenamiento en el que todo sale de maravilla, en el que no se pierden balones.

A.D: Entonces, como queremos eso, ¿para qué vamos a hacer un ataque de 5×7? No, no, vamos a hacer un ataque de 5×2. Que la transición salga perfecta y que la tarea salga perfecta. ¿Qué después llega la competición y no sale ninguna? Pero no pasa nada. El entrenador se va satisfecho. El jueves hemos ganado el partido. El domingo lo hemos perdido. El domingo lo hemos perdido, ¿por qué? Porque no tenemos el conocimiento adecuado para competir. En algunos casos sí, al final hay jugadores tan talentosos, tan talentosos, que da igual lo que le enseñemos porque tienen un talento innato y son capaces de coger el balón y solucionarlo. Ahora, en un futuro no va a ser. Con lo cual, estoy convencido que con las tareas tenemos que buscar… Un coordinador que tuve, Roberto Martínez, que también fue Director Deportivo en Las Rozas, entre comillas, nos prohibía hacer situaciones de superioridad. Yo en mis tareas no las hago… A veces, si tú ibas a ver un entrenamiento del año pasado o de hace dos años podías ver una tarea en la que tenía jugadores con petos. Para mí esos petos no eran comodines, esos petos eran… no sé. Una situación 7×7 y dos jugadores con peto diferente. Desde fuera podían pensar que estábamos jugando con dos comodines. En realidad era una posesión y sí, eran comodines de esa posesión, pero a la pérdida eran el estímulo que nosotros queríamos mirar en el día del partido, que a lo mejor estaban colocados como los dos delanteros. Si el rival robaba balón sabíamos que iban a jugar con esos jugadores de peto diferente y como que se los colocaba para que el jugador tuviese el conocimiento visual de saber que cuando perdemos el balón tenemos que ir allí, porque allí está la situación. Tenemos que presionar de estar forma o de aquella otra forma. Entonces, al final, veías desde fuera comodines pero en realidad eran unos comodines de estímulo. Éste es el conocimiento que quiero daros, aquí os coloco el estímulo. Luego os lo quito y jugáis. Un 11×11. Con lo cual, yo intento evitar lo máximo posible los comodines, intento evitar lo máximo posible las superioridades, intento hacer situaciones reales de juego… Que muchas veces es la visión desde fuera: “¡bah!, este sólo hace fútbol. No pone petos”. Allí en Valdebebas teníamos el aeropuerto al lado y yo, cuando veía algún campo, decía: “va a aterrizar un avión aquí que ya está hecha la pista”. ¡Y a veces era yo el que los ponía! Al final con el paso de los años evolucionas…

 

“cuando veía algún campo, decía: “va a aterrizar un avión aquí que ya está hecha la pista”. ¡Y a veces era yo el que los ponía! Al final con el paso de los años evolucionas…”

 

FdB2: Sí claro.

A.D: No sé si para bien o para mal. Pero como entrenadores evolucionamos. Y a lo mejor yo estoy evolucionando para mal. Pero es eso, en todo momento no hemos hecho una situación así. Y tenemos que ir al trozo del pastel, que sepa al pastel, no que sepa diferente.

FdB: Volviendo un poco y enlazando con lo que hablábamos antes de Bielsa, porque a mí me parece una de las cosas más complicadas. Dentro del entrenamiento, aunque esté claro que la misma organización de tarea con equipos diferentes ya no es la misma tarea, o variando estructura, etcque ellos reconozcan el tipo de tarea por así decirlo. ¿Cómo puedes jugar para ir dándole esa variedad y que el jugador no sienta que está haciendo el mismo tipo de cosas? Aunque sepa que le está aportando. A veces me da la impresión que el jugador siente que hace lo mismo aunque no sea lo mismo. Lo que pasaba un poco con Ander Herrera.

A.D: Al final, yo creo en el objetivo de la tarea va si el jugador siente que está haciendo una cosa u otra.

FdB: Lo calificas más por el objetivo que por la organización de la tarea.

A.D: Sí. Es que, al final, la organización de la tarea en este deporte…

FdB2: No significa nada.

A.D: No es que no signifique nada, es que es la misma.

FdB: Es fútbol.

A.D: Es fútbol. Como en voleibol es voleibol. ¿Qué ocurre? Que en voleibol cuando estamos jugando y después de un bloqueo, levantar esa bola, estamos buscando eso. Cuando estamos buscando una bola larga, estamos buscando otra cosa diferente. O en otro deporte… el fútbol es fútbol. Y la estructura que tenemos en este deporte es ésta. Es cierto que hay algunas tareas que podemos variar porque podemos simular…

FdB2: Que se reproduzcan cosas más habitualmente que en el propio juego, puede ser.

A.D: O situaciones como una transición. Una transición en la que tú…

FdB2: Forzar un momento.

A.D: Fuerzas un momento en el que tú pierdes un balón en un cierto espacio en el que el rival está colocado de cierta manera y los equipos están colocados en cierta estructura y a partir de ahí hay una transición. Vale, perfecto. Es una estructura diferente que tú provocas. Pero al final el juego es el mismo. Lo que ellos ven es lo mismo. Lo que les varía es el objetivo, que es lo rico de todo esto. Juego con línea de 3… Ayer viendo al Barça que estaba con línea de 3. Quiero aparecer dentro con el central; quiero que con este central ocurra esto, esto y esto; vamos a buscar que salgamos con el balón por fuera para llegar aquí… Esos son los objetivos que el niño debe decir: “vale, hoy como central he aprendido que tengo que venir aquí intentar fijar a este jugador. Cuando fijo a este jugador sé que tengo una situación de superioridad numérica en banda. Voy a jugar con ese y progresar”. Yo creo que es el objetivo más que la tarea en sí.

FdB: Yo tenía un amigo que jugaba en la cantera del Depor hace años. De aquélla no se solía ir a torneos fuera. Era en categoría cadete. Él decía que donde ellos realmente competían era en los entrenamientos. Que en la liga sí, había ciertos equipos que sí, pero normalmente ganaban con cierta suficiencia y donde competían de verdad era durante la semana. ¿A ti te pasaba en el Real Madrid?

A.D: En los clubes grandes pasa eso. La exigencia está en el día a día porque el fin de semana no hay exigencia. Yo el año pasado le hice una propuesta al club, que por qué no hacíamos una liga de Primera División en las canteras. Hay ciertos equipos en las canteras que compiten y otros que no. Los alevines B o los infantiles B o los cadetes B compiten por la edad. Pero cuando eres A no compites. Y no es que sólo no compitas, sino que tu nivel decae.

FdB: Es más fácil que el de nivel superior se iguale con el de abajo, que al revés.

FdB2: Sí, adaptación.

A.D: Es una adaptación que hacemos en la competición. Sabemos que vamos a ganar… La propuesta que hice en el club fue: “nosotros somos el Real Madrid y tenemos capacidad económica. Barcelona también tiene capacidad económica. Decir: oye el primer equipo viaja a Coruña, vámonos con el alevín A, infantil A y cadete A, para jugar contra el Dépor. Jugamos entre semana el partido de liga y el fin de semana nos vamos allí, jugamos los 3 partidos, vemos el partido en Riazor y volvemos para Madrid. A los 15 días nos vamos a Sevilla y hacemos lo mismo contra el Sevilla. Y así todo el año. Yo creo que es la única solución para que en los equipos de cantera, esa evolución del jugador sea cada vez a mejor. Al final, los jugadores, ¿cuándo compiten? Cuando ven la camiseta del Villarreal delante…

FdB2: Cuestión más mental.

A.D: Sí, es mental.

 

FdB2: Del escudo contra el que juegas. Que de hecho es muy complicada la activación de los partidos que no son trascendentales para ellos. Pero complicadísima, a veces, imposible.

FdB: ¿Cómo se puede gestionar también, en ese entrenamiento que tú sabes que es su competición, que todos se den cuenta de que tienen que exigirse al máximo porque es donde están mejorando realmente?

A.D: Se exigen ellos mismos. Saben perfectamente que sino se exigen ellos mismos probablemente estén fuera. El jugador que está en grandes canteras siempre tiene el miedo de que lo van a echar. Siempre tiene ese miedo. Y es un problema porque al final hablas con los padres de niños que se han ido de clubes y la frase típica es: “es que a mi hijo nunca lo vi bien. Siempre lo vi como con miedo, con el freno de mano echado”.

FdB2: Amenazados.

A.D: Amenazados. Esa es la realidad. El niño en el entrenamiento intenta dar lo máximo. Y dar lo máximo dentro de las ataduras que tiene. En la competición siempre intenta dar lo máximo y sus ataduras a veces lo obligan a equivocarse. Muchas veces es esa mentalidad de que haga lo que haga voy a ganar, voy a solucionarlo.

FdB: Dentro de una cantera consideras, porque es algo que se dicen mucho, ¿Que todos los equipos deben jugar igual? Si realmente se puede. No sé si eso es positivo o no. Barcelona, que salen del contexto y descienden su rendimiento. Se pierden una parte del conocimiento del fútbol. Y arriba llega la excepción.

A.D: ¿Sabes cuál es la frase de Joan Vilà Bosch? Él dice: “yo formo jugadores para mi primera plantilla. Lo que pase al acabar ahí, si no sirven para mi primera plantilla, y no evolucionan fuera, me duele, pero quiero jugadores para mi primera plantilla. Quiero que mi 4 sea mi 4, quiero que mi 6 sea mi 6, que mi 5 sea mi 5, que mi 3,  sea mi 3, que tengan unas características especiales…” A partir de ahí, creo que si tú incorporas jugadores en relación a lo que vas a jugar, es adecuado. Es decir, si tú incorporas siempre el 2 que sea un Manuel Pablo.

FdB2: Tienes que buscar los perfiles.

A.D: Que el 10 sea un Djalminha, que el 9 se un Makaay… ¡perfecto! A partir de ahí podemos evolucionar. Si tienes claros esos perfiles, tú, como club, y entrenadores, como entrenadores, tiremos. Pero si no tienes claros tus perfiles… Es decir, hay 2 clubes en el mundo que tienen claros sus perfiles y son los dos que vienen con la persona que vienen, que son Ajax y Barça. Esos dos tienen muy claro cuáles son esos perfiles, aunque en algún caso, esos perfiles se han modificado. Porque en la base, yo me acuerdo del año de Moreno en el Barça, jugador que ahora está en la Juve. Era balón a él, bajaba, jugaba de cara, y llegaban 4 bichos a acabar esa acción lo más rápido posible. No era nada de toquecito, toquecito y toquecito. Era jugar en largo a él, él la bajaba, la escondía, jugaba de cara y a partir de ahí era un 5×2 o 5×1 en muchos casos. Porque en ese balón en largo los jugadores del Madrid se quedaban mirando y los del Barça que estaban por delante de ellos aparecían y ya estaban en una situación de 5×1 fácil.

FdB: En el Barça igual no tanto por el perfil pero en un Deportivo, por ejemplo, me pasa una cosa con unos en concreto, que son los defensas. Durante toda la cantera viven un contexto que en la primera plantilla no se da nunca. Y me da la sensación de que muchos jugadores de esos tienen muchos déficits defensivos porque no los vivieron en esos 10-12 años de formación en competición. Y no sé si el error también es buscar ese central tipo Piqué y luego en el primer equipo no está ese jugador de central. No sé si eso se debe a contexto, formación, tipo de jugador que buscan

A.D: ¿Alguna vez habéis hablado con el del Athletic Club? En el Athletic salen muchos centrales.

FdB: Ahí los exponen mucho.

A.D: Los exponen.

FdB2: Con defensa de 3 habitualmente…. 1-3-4-3.

A.D: En f7 jugando con 3-3. Nadie dentro. Con lo cual, cuando encuentras un balón dentro es una situación de 2×1 contra ese central. Le están exponiendo constantemente. Situaciones de defensa de 3 cuando, posiblemente, si tengo que decir algo así, la línea de 3 es para jugar en los primeros años de f11. Sobre todo para los centrales a la hora de querer… Nosotros queremos que nuestro central en el Dépor sea un Piqué, que levante la cabeza, que salga con ese balón conduciendo… Un infantil B, que es el primer año de f11 en el Dépor o en el Celta, en esa situación en línea de 2 dice: “es que si salgo, con mis laterales allí, expongo a mi compañero si tengo una pérdida de balón”. Con lo cual, si tú analizas los primeros años de f11 hasta infantil A las situaciones de transición son siempre de 3×2. Iguala esas situaciones. Al final provocas que el jugador con balón pueda salir y haya una situación de 2 centrales siempre fija. Con lo cual el jugador que sale con balón dice: “si pierdo estoy yo, que puedo presionar esa pérdida, y dos compañeros que tengo en mi espalda; tampoco está tan mal”. El Athletic Club de Bilbao no juega con 3 centrales. Juega con uno y dos fuera. La situación de exposición es brutal. Y no hay una situación de mejora en el juego, porque si tú empiezas a pensar, las líneas de 3 actuales: Hoffenheim, son muy cerradas. ¿Por qué? Porque la línea de 3 de Guardiola es muy cerrada. Aunque parezca que está jugando con una línea de 4 en realidad está jugando con línea de 3. El lateral derecho que es el que más lejos está a veces se viene a meter más dentro, más dentro… si jugamos en la misma línea las situaciones de provocación que podemos hacer son mínimas. Si jugamos por dentro con ese central se puede jugar con un abanico de opciones enorme. Con lo cual, el Athletic hace que el central viva situaciones de nervios, de estrés, de situaciones de 2×1. Y después, por otro lado, para mí, esa defensa de 3 creo que es mejor para la formación en esas edades. Para ese jugador con salida de balón, ese jugador que va a mejorar en esas situaciones. Creo que es eso, necesitamos provocarles a ellos en la competición. Un estímulo que les haga ser mejores tanto ofensivamente como defensivamente.

FdB: El otro día hablaba con unos amigos. Guardiola consigue un estilo muy marcado en los equipos, pero tiene la capacidad de gastarse el dinero que haga falta. Luego evidentemente, hay que tener la capacidad de ayudar al equipo a hacer esas cosas. Pero si le falta un central puede gastar 70 millones. Y ahora, que está también muy en auge, Quique Setién, también es capaz de imprimir ese sello al equipo. Por ejemplo, ir contra el Barcelona, disputarle realmente la pelotaAunque tenga partidos malos y pierda o no sea capaz de acabar generando casi tiros a portería, como el día del Valladolid, pero son capaces de hundir al rival en el área, que sus centrales jueguen muchas veces casi en borde de área rivalY mi pregunta es, ¿Cómo es capaz Setién con jugadores buenos, pero no de 70 millones, en el entrenamiento hacer que ese equipo cambie tanto? Normalmente cuando se habla del Barça, de Guardiolase habla mucho de rondos, juegos de posición… y yo no tengo tan claro que tengan esa significación para el partido. No creo que eso sea la parte principal del entrenamiento. Ayuda, pero no lo veo como la parte principal.

A.D: ¿Habéis visto el vídeo de Valdés? Hablando de la primera charla con Guardiola sobre dónde iba a ubicar a los centrales. El juego de posición o los rondos o como le queramos llamar. ¿Tiene significación para eso? La significación está en que yo como entrenador le digo a mis centrales: “quiero que juguéis aquí, aquí y aquí. Lateral, quiero que hagas esto, esto y esto. Central quiero que cuando controles no te la juegues, no la rifes, no juegues un balón largo buscando no sé qué…” Parte de ahí. Setién y su segundo entrenador son capaces de decirle a sus jugadores que hagan esto o esto otro y lo aplauden. Hay dos salidas de balón hace unas semanas que fueron super aplaudidas en las redes sociales, del Betis. Era Pau entre dos centrales. Jugaban, jugaban, jugaban y Pau hacía “pam”. Al jugador libre y salía en conducción. Y ¿qué hizo rápidamente Sarabia? Fue a aplaudir a Pau y se olvidó de lo que estaba ocurriendo. ¡Fue a aplaudir a Pau y a sus centrales! Al final eso provoca que el jugador diga: “zas, esto es lo que quieren, esto es lo que tengo que dar”. ¿Qué pasa? ¿Qué ocurre? ¿Por qué a lo mejor Setién lo consigue con jugadores de 10 millones y Guardiola tiene que firmar jugadores de 200 millones? ¿No creéis que los jugadores, en verdad, están capacitados para hacerlo?

FdB2: Yo creo que sí. La diferencia económica es mayor que la diferencia deportiva del jugador.

FdB: Yo, lo que la planteaba a esta gente con la que debatía era que si Setién lo hace, y habiendo más entrenadores con la etiqueta del juego combinativo. ¿Cómo el resto no lo hace? Estoy de acuerdo en que convence a los jugadores, etc. Pero Mandi o William Carvalho mejoraron mucho desde que están en el Betis en este tipo de fútbol. ¿Cómo son capaces de hacer que el Betis cambie radicalmente y el resto, teniendo jugadores muy buenos y con entrenadores con ese mismo perfil, que, o no quieren, o no son capaces de conseguir lo que hacen ellos?

 

“Yo ahora mismo, si me fuese a cualquier otro país traería a un portero. Y después del portero traería a dos centrales. Y después de los dos centrales traería a dos laterales o un lateral que supiese jugar por dentro. Después de ahí iría sumando efectivos.”

 

A.D: Al final, cuando estás en un equipo de un nivel inferior, a lo mejor, como él, la situación de llegar a un jugador y decirle: “señores, así es como vamos a jugar. Aquí el riesgo lo asumo yo y con esto vamos a llegar”. Y el jugador dice: “pues venga, pues vamos. Éste es el que manda”. A lo mejor en la élite, llegas a un Madrid y a lo mejor le dices lo mismo y ciertos jugadores… No Madrid pero pongamos Selección Española o Selección Francesa. Y llega el capitán de turno y te dice: “¿Cómo? Vamos a dejarnos de tonterías y vamos a jugar el balón largo”.

A lo mejor ellos tienen más poder que el entrenador. En un Betis, Setién manda y se hace. El riesgo es que él vaya a la calle. Pero está teniendo éxito en todos los años anteriores con lo cual, ¿por qué no va a tener éxito este año? El jugador ve que al final los entrenadores no somos tontos. Vale, nos vienen en una situación de presionar con 3. ¿Dónde tenemos la superioridad numérica? La tenemos en mediocampo. Pues vamos a jugarla a mediocampo porque si nos vienen a presionar al portero, en mediocampo tiene que haber superioridad numérica. O en última línea tiene que haber superioridad numérica. Yo, como entrenador, le digo esos a mis jugadores y funciona. Es decir, Pau, le vienen a presionar y coge y golpea el balón a una situación de 1×1 entre delantero y central. Y dicen: “joder, vale, pues seguimos con esas”. Al final el jugador tiene capacidad para hacerlo. Bien es cierto que incorporaron a un jugador como Pau que va muy bien con los pies. ¿Por dónde empiezas a crear a un equipo? Guardiola hablaba de Cruyff, que Cruyff empezó a crear al Barça por Koeman. Yo ahora mismo, si me fuese a cualquier otro país traería a un portero. Y después del portero traería a dos centrales. Y después de los dos centrales traería a dos laterales o un lateral que supiese jugar por dentro. Después de ahí iría sumando efectivos. ¿Él que ha hecho? Ha incorporado un portero en condiciones. Ha incorporado a un 10 o un 8, Canales, de talento. Ha incorporado a ciertos jugadores…. AL final, cuando jugamos muy alegre también tenemos que tener jugadores como William Carvalho de ir al balón.

FdB2: Yo creo, de lo que habláis, en general, en España, casi cualquier jugador de Primera División está capacitado para eso. Casi todos. el 95%. Y si no se hace es por falta de convencimiento o falta de dirección estratégica.

A.D: Por miedo del entrenador.

FdB2: Exacto. No de los jugadores, sino de planteamiento. Pero ahora mismo, cualquier equipo de España que quiera jugar a eso está capacitado. Mejor o peor, más lento o más rápido, más efectivo o menos efectivoPero todos los jugadores pueden hacerlo. Yo creo eso.

A.D: Sí, sí. Yo también.

FdB2: Es más el limitador del entrenador de su puesto, de su trabajo, de no querer perderlo, cosas más rápidas y más “fáciles”. Creo que es más ese limitador que el propio jugador.

FdB: Y el club también. Hay clubes que necesitan estar en Primera y no puede arriesgarse. Mi sensación.

FdB2: Exacto. Propuesta deportiva. Y desde arriba más también. La dirección deportiva

A.D: Yo creo que un Rayo Vallecano necesita estar en Primera y con el señor Jémez el riesgo era completamente extremo. Y en ningún momento… en Vallecas adoraban a Jémez. Gustaba el juego… Sí es cierto que las locuras que a veces hacía de “prefiero perder 8-0…”. Hay un entrenador de Primera División, que hace no mucho me dijo: “Álex, lo que te echa a la calle no es perder 1-0 contra el Barça o 1-0 contra el Real Madrid, lo que te echa a la calle es perder 7-0, 6-0… y que el equipo baje los brazos, ahí es donde el presidente o el director deportivo de turno piensan que ya no estás capacitado para llevar el equipo”. Con lo cual, con Jémez, le dieron esa oportunidad de locura… No sé hasta qué punto tenía más o menos conocimiento de conceptos que Setién, pero le dieron esa oportunidad. Yo creo que es más la decisión del entrenador. Yo como entrenador quiero jugar a esto y a partir de ese “yo quiero jugar a esto”…

 

“cada día es diferente, cada semana es diferente, cada mes es diferente, cada año es diferente… Incluso con el mismo equipo, cada año es diferente. Yo no puedo hacer lo mismo o no puedo jugar a lo mismo el primer año que el segundo. Algo tiene que variar. Y simplemente porque me incorporen uno u otro jugador, algo varía.

 

FdB2: Que te permitan y te acompañen desde arriba, la dirección deportiva.

A.D: Sí, claro. Todos te tienen que permitir. Porque si quieres jugar a transiciones tienes que tener jugadores rápidos o jugadores que vayan al espacio de una forma rápida. Y si te meten un delantero tanque de bajar el balón, la dirección deportiva está yendo por otra vía totalmente diferente a la que estás yendo tú como entrenador. Que también es en muchos casos lo que tenemos que pensar. ¿A qué vamos? Hablamos de jugar a lo mismo, de estructuras iguales… “Todos jugamos 4-4-2”. A lo mejor en mi equipo no puedo jugar 4-4-2. A lo mejor mi director deportivo ficha a ciertos jugadores con los que tengo que jugar a otra cosa. Yo siempre hablo de una cosa cuando doy clase en los cursos de la federación. Hablo de que cada día es diferente, cada semana es diferente, cada mes es diferente, cada año es diferente… Incluso con el mismo equipo, cada año es diferente. Yo no puedo hacer lo mismo o no puedo jugar a lo mismo el primer año que el segundo. Algo tiene que variar. Y simplemente porque me incorporen uno u otro jugador, algo varía. Yo estuve dos años seguidos con el mismo grupo: el primer año alevín B como primer entrenador y el segundo con el alevín A. A mí me entró un jugador que me hizo jugar a cosas diferentes. Me entró un jugador que se llamaba Abraham Nobrega que me hizo hacer cosas diferentes. ¿Por qué? Porque era un jugador de asociarse, de jugar en frontal de área, de asociarse muy bien. Un tanque de bajar balón y jugar. Era un jugador increíble para hacer eso. Y no podía jugarle a otra cosa diferente. Yo no podía decirle: “no, Abraham, quiero que vayas al espacio”, porque Abraham no iba a ir al espacio. Él te daba situaciones de superioridad numérica o de espacio libre en frontal de área de una forma increíble. ¡Pues vamos a jugar a eso! Tú eres zurdo. Vamos a buscar que tus desmarques, cuando venga este jugador, vayan a ir a este lado. ¿Para qué? Para que ese jugador pueda golpear con derecha y colocar a un diestro ahí. Y para que se cree ese espacio en ese lado vas a arrastrar a estos dos centrales. Y quiero que el movimiento lo hagas por delante de este jugador. Si te dan el balón por dentro vas a golpear tú con tu pierna izquierda.

Al final, yo tuve que modificar todo lo que veníamos haciendo del año anterior porque entró ese jugador. Y sólo entró un jugador. Bueno, entraron dos, pero entró un jugador que significativamente me marcaba.

FdB: Ahora hablabas de que en Primera cualquier equipo estaría capacitado. En Segunda B o Tercera hay, al menos la sensación en lo que dice la gente, que no se puede jugar a eso porque te condiciona mucho y te penaliza enormemente. ¿Se puede llevar a cabo en categorías más bajas? Siempre, claro, que tengas jugadores aptos para ello, no imponiendo lo que no son.

A.D: Volvemos a lo del principio. Maleducamos a los jugadores. ¿Qué ocurre? Que en esas categorías los jugadores vienen maleducados en el sentido del juego, en el sentido del conocimiento sobre el juego.

FdB2: Mal formados.

A.D: Mal formados. Sí; por maleducados no me refiero a insultones ni nada. Me refiero a mal formados en cuanto a la formación de ese jugador con respecto a, por ejemplo… Como central, si me vienen a presionar, tengo superioridad numérica con el portero, o el primer control tiene que ser aquí o la primera conducción tiene que ser allí… O como mediocentro, si nos están defendiendo con dos, si aparezco dentro y formamos línea de 3 un jugador va a salir libre… Tienen esa mal formación de base. Entonces cuando tú a un jugador de treinta y… A mí ahora, me viene alguien y me dice: “no, es que tú tienes que entrenar de esta forma y de aquella forma”. A lo mejor estoy mal formado o mal educado, pero, lo siento, pero ya tengo una experiencia como entrenador. ¿Cómo me vas a venir ahora a decir ahora esto? Y eso es lo que ocurre en estas categorías con ciertos jugadores. Con ciertos jugadores, no estoy hablando de todos. Pero normalmente son los jugadores más significativos del grupo. Y son los que te llevan a…

Yo tengo una situación en Villanueva del Pardillo. Jugamos contra el Pozuelo. Semana previa, me voy a ver varios partidos del Pozuelo. Y me encuentro con una situación con mucho centro lateral y llegada de dos jugadores por dentro y el extremo del lado contrario, es decir, llegaban casi con 3 jugadores. La decisión que tomo es: hablo con el entrenador y le digo que necesitamos meter al mediocentro como tercer central. Es decir, cada vez que el balón vaya afuera, el mediocentro se coloca como tercer central. Y a partir de ahí, cuando tengamos el balón normal, nos volvemos a ordenar con línea de 4 para que con 2 arriba defendamos la salida de balón y que ellos circulen las veces que quieran en nuestro campo. Íbamos 0-0 en el descanso. Estábamos en descenso y ellos iban de primeros. Llegamos al vestuario y estaba el capitán del equipo: “es que esto es una mierda. No tenemos el balón. Esto es una mierda…”. Llamo al mediocentro y le dice: “deja de meterte entre los centrales que no estamos consiguiendo…”. No habían conseguido superar ninguna situación de centro lateral. Porque al final la jugada estaba defendida por lateral con jugador que venía con balón, central-central-mediocentro-lateral opuesto. Cubrías todo lo que es el ancho de la portería y un poco más. En la segunda parte el entrenador decidió volver al juego habitual. ¡Nos metieron 5! Nos echaron ese fin de semana. Es una situación defensiva, que no es eso de querer jugar, pero es la mala formación del jugador. No llevo toda la semana viendo partidos y analizando el vídeo para que vengas tú a decirme que no te está gustando lo que estás haciendo por mucho capitán que seas. Pero ese tipo de jugador es el que hace que los entrenadores en esas categorías no quieran arriesgarse. Porque en el momento del éxito o fracaso, de la victoria o de la derrota del partido…

FdB2: Puedes perder más que ganar.

A.D: Puedes perder más que ganar. Con lo cual, juntitos, transición… Y si encuentras algún jugador que está bien educado en ese sentido pues perfecto, vamos a jugar.

FdB2: Sí, si tiene suerte con un grupo que 3-4 que van contigo y que quieren revalorizarse

A.D: O que vienen de clubes grandes.

FdB2: Ahí estás mucho más respaldado.

A.D: Si tienes jugadores jóvenes de estos, algún juvenil si estás en Tercera que venga del Madrid, del Barça, del Sevilla… Estos han estado acostumbrados a tener el balón… Me cargo a los veteranos. Me quedo con los niños y voy a muerte con ellos. Y voy a jugármela.

FdB: Pochettino, en libro que salió hace poco, dice que los jugadores están mucho mejor preparados tácticamente pero que le faltan los pequeños conceptos. ¿No es cierto modo una contradicción?

A.D: No. Él viene de la parte bielsista y Bielsa representa esos pequeños conceptos. Y es cierto. Yo creo que en realidad es eso. Los jugadores no tienen los conceptos. El otro día viendo a un equipo: puntos de presión en salida de balón rival. El portero sólo era diestro y los puntos de presión venían siempre por la izquierda. El portero era capaz de jugar con libre en lado izquierdo por donde venía la presión. Y dices tú: “punto 1, no sé si te lo ha dicho o no te lo ha dicho tu entrenador; punto 2, como delantero deberías saberlo”. Deberías tener claro que no puedes presionar ahí o que no puedes presionar al portero, pero si quieres presionar al portero tienes que hacerlo de otra forma. O, por ejemplo, una situación de defensa de pared… ¿Cómo en Primera División no puedes evitar o intentar interceptar la carrera del jugador sin balón? Si es el que te va a meter gol, el balón no te lo va a meter. La típica que tenemos todo el mundo clara es: “en las situaciones de balón lateral, no mires al balón, mira al balón y al jugador”. Esto es lo mismo. El jugador que te va a meter gol en el córner es el que está a tu espalda. ¡Mírale! O tócale incluso. Ahora, últimamente, hay equipos que defienden incluso tocando al jugador. ¿Cómo un jugador de Primera División no es capaz de defender la situación de pared? Es algo tan sencillo como eso. Te digo más. ¿Cómo un jugador de Primera División no es capaz de controlar con pierna alejada? Es que debería ser el a-b-c del jugador porque el fútbol fluye a partir de eso. Si yo controlo con pierna alejada, el fútbol fluye a partir de eso. Si yo controlo con pierna cercana, mi cuerpo siempre está mal colocado. Sólo tener el concepto de controlar con pierna alejada hace que mi cuerpo esté bien colocado. ¡Siempre! Pierna alejada y mirar portería rival, mi cuerpo está colocado siempre para progresar. Pierna alejada y mirando para mi portería, mi cuerpo está colocado siempre para proteger el balón y para mantener. Es decir, ese mantener para progresar o ese mantener. Pues a partir de ahí nosotros… es decir, hay metodologías que dicen: primera tarea, mantener y mantener para progresar. ¿Cuándo mantengo? ¿Y cuándo mantengo para progresar? Si mantengo para progresar, mi cuerpo tiene que estar preparado para mantener para progresar. Si mantengo para mantener, mi cuerpo tiene que estar posicionado y adaptado de otra forma. Yo como mediapunta necesito mirar a portería rival porque no voy a progresar de otra forma más rápido que si miro allí. Si recibo con mi pierna y estoy mirando para mi portería, tengo que girarme y estoy haciendo casi 90 grados para poder dar un pase. Con lo cual, esos pequeños detalles son los que hacen que el jugador sea más o sea menos. Que el jugador progrese o no.

FdB: ¿Pueden estar mejor preparados a nivel de estrategia global de equipo, lo tienen más claro, pero menos como jugador de fútbol? Son más conscientes a lo mejor de la estrategia del equipo que antes, pero tienen menos conceptos individuales como jugador para llevarlo a cabo. No sé si se refiere a esto.

A.D: Yo creo que él se refiere más a… aquí lo vemos. Ahora entra un niño de 18 años y es más alto y más fuerte que nosotros. Más rápido que nosotros. Cada vez el jugador está condicionalmente más preparado para competir. Incluso más preparado para competir y más preparado grupalmente para jugar a este juego pero a lo mejor en esos pequeños conceptos. Es decir, si yo estoy más preparado condicionalmente puedo estar más preparado para llegar antes a la ayuda pero en esos pequeños conceptos de posicionarme bien o llevar al jugador a cierto lugar, ahí, no están tan preparados. Ver a Emery defender situaciones de centro lateral, el ver cómo defiende a ese jugador que está con balón: “si está alejado brazos a la espalda y me muevo en una línea; si estoy cerca, brazo, empujo y llevo al jugador fuera”. Esas dos situaciones que son un pequeño detalle… es un nada. Es decirle: “si estoy lejos del tío, brazos a la espalda porque si abro brazos puedo hacer falta y me voy moviendo en una línea y me voy moviendo como el típico paso de esgrima evitando el centro lateral, porque si me coloco de lado soy menos grande. Y en cambio si estoy cerca de ese jugador, intentar con mi cuerpo echarlo fuera, fuera, fuera y mis brazos pueden estar tocando ya a ese jugador”. Ese pequeño detalle, ¿a cuántos entrenadores se lo vemos hacer? ¿A cuántos entrenadores le vemos entrenar eso? Muy pocos. Con lo cual los jugadores están menos formados. Es lo que hablábamos antes de Bielsa. Los entrenadores maleducamos a los jugadores.

FdB: En canteras como el Real Madrid, ¿qué déficits formativos crees que tienen los jugadores?

A.D: No sabría decirte.

FdB: ¿Cómo se maneja la presión del resultado? Te pongo un ejemplo. En una entrevista que hicimos hablábamos de una persona que nos contaba que Jesé en una final de juveniles de Copa de Campeones se había saltado un entrenamiento o algo así y que el club se jugaba la liga o algo así. En lugar de sancionar y formativamente educarlo, que igual ganarían igual ese partido, por esa presión del resultado que existe en estos clubes, jugó, ganaron y Jesé se quedó sin sanción. ¿Cómo se gestiona esta formación educativa con la presión de resultados? Seguramente no en tan pequeños pero más en cadete, juvenil

A.D: Yo no te puedo decir lo que hizo el resto; yo te puedo decir lo que hice yo. En el Madrid, estando compitiendo por ligas, yo he sancionado a jugadores sin jugar por algún acto en el entrenamiento o similar. Y en ningún momento… Es cierto que estaba con el apoyo del coordinador y del psicólogo y tiramos para delante con la sanción. Pero yo fui el primero que expuse: “ha ocurrido esto y yo no quiero que juegue”. Y eran de mis mejores jugadores. Jugándonos una liga en alevín B, los dos mejores jugadores se quedaron fuera.

 

“nosotros, como entrenadores, tenemos el día a día para formar a nuestros jugadores conceptualmente, porque a veces, a lo mejor, no es tanto una formación íntegra, sino que algún concepto que tú le das o algo que le enseñas le hace ser y llegar a una cuota más alta de la que llegaría normalmente sin ese concepto.”

 

FdB: ¿Dónde crees que es donde más puede aportar un entrenador a un jugador? A nivel del feedback que le vaya dando durante el entrenamiento

A.D: Yo creo que en el día a día. En el día a día le puedes aportar conocimiento, le puedes aportar confianza… Yo creo que los entrenadores somos muy importantes para ciertos jugadores. Para ciertos jugadores somos muy importantes y para otros muchos somos una mierda, porque ciertos jugadores contigo explotan y con otros muchos no llegan a nada. Con lo cual, al final, nosotros como entrenadores tenemos el día a día para formar a nuestros jugadores conceptualmente, porque a veces, a lo mejor, no es tanto una formación íntegra, sino que algún concepto que tú le das o algo que le enseñas le hace ser y llegar a una cuota más alta de la que llegaría normalmente sin ese concepto. Pero también esa formación integral… Hace no mucho un jugador me escribió un mensaje: “ahora soy yo el entrenador que lleva la fruta a los partidos de mis niños”. ¡Claro! Yo les obligaba que antes y después del partido se tomasen una fruta. Al final, es formación saludable… O por ejemplo los estudios. Yo les pedía las notas. Yo hasta el último día en el Madrid les he pedido las notas a todos los jugadores. Somos formadores y hablo formadores en todos los aspectos y en todas las categorías. En Primera División también son formadores. Henry el otro día lo vimos con el Mónaco. Ahora parece que el formador sólo es el de categorías inferiores. No, no. El formador es formador en todas las categorías. Y Henry, con un chico profesional dando una rueda de prensa le dice: “eh, la silla, ¿dónde está?” Somos formadores y los formadores lo somos en todo. Yo cuando estaba en los torneos no tomaba bollería. Y me puede gustar o me puede no gustar, pero allí no la tomaba. No tomaba una bebida gaseosa. No tomaba alcohol, no fumaba. En los torneos, en el día a día conviviendo con ellos, no tomaba nada de esto porque era algo que yo me proponía que no iba a ocurrir. Me podía apetecer una Coca-Cola o un croissant en los desayunos, pero no lo hacía. En los días de entrenamiento siempre llegaba con dos piezas de fruta. Una me la estaba comiendo, y sabía que cuando iba a llegar al vestuario, algún niño me iba a decir: “oh, una mandarina, ¿me das?” Y se la iba a dar a ellos. Al final, mis formas hacen que les eduque a ellos. El llegar a un lugar, a una sala, y saludar a la gente que está eso era un ejemplo para ellos. Con lo cual, la formación es formación en todo. No sólo el balón. Y lo es desde el que está con el prebenjamín hasta el que está con el primer equipo.

FdB: Volviendo a la charla que hacías referencia de Guardiola en la que decía que los niños pequeños tenían que jugar, jugar y jugar. ¿Dónde diferenciarías tú qué es jugar y juego y libertinaje”, por así decirlo?

A.D: Hay ciertas edades en las que el juego debe ser libertinaje. Por el desarrollo del jugador. Un niño cuando tiene 6 años quiere el balón. Él y el balón. Con lo cual, ¿por qué le vamos a tener que decir a ese niño que dé un pase? Él y el balón.

 

“Un niño cuando tiene 6 años quiere el balón. Él y el balón. Con lo cual, ¿por qué le vamos a tener que decir a ese niño que dé un pase? Él y el balón.”

 

FdB: No lo entiende, aparte.

A.D: No lo entiende. Dale a él el balón. A partir de ahí cuando llegamos a cierto nivel el fútbol debe tener ciertas normas y ciertas normas de qué queremos hacer en el día a día, qué queremos hacer en el fin de semana. Y deja de ser un poco libertinaje para ser el día a día esto, esto y esto. Eso también es juego. Al final el niño está jugando, pero tiene ciertas normas, ciertos patrones que tienes que respetar. Ciertos patrones como que la salida de balón tiene que ser así o que queremos llegar por fuera y buscar centro-remate. Eso es juego. ¿Qué hay momentos en los que el niño pueda jugar libremente? Yo creo que, a lo mejor, para la convivencia dentro de un vestuario, alguna de las tareas tiene que tener algún porcentaje de libertad. Eso era la pregunta que le hacía al cuerpo técnico de Bielsa y al final no supimos responder del todo. Ellos decían que el jugador podía estar, y yo creo que también, la hora y media haciendo una tarea completamente cognitiva de aprendizaje. A lo mejor para la convivencia del día a día, si convivimos 3-4-5 horas al día en un espacio, a lo mejor tiene que haber con el psicólogo o con alguien un juego programado y orientado para buscar una mejor convivencia dentro del grupo. A lo mejor tiene que ir en otro… Creo que los cuerpos técnicos debemos tender a cuerpos técnicos multidisciplinares. Creo que la figura del psicólogo tiene que aparecer sí o sí. Creo que es super importante. Y creo que a lo mejor esa tarea de evasión tiene que venir por parte de él. Por parte nuestra con él y no en el tiempo de entrenamiento. Es un poco las tareas que hacía Quique Setién en el Betis. Las tareas del juego de “1, 2, 3, 4, 5…”.

FdB: Que hacían en el hotel.

A.D: Sí, que hacían en el hotel un poco como distracción. Y cuando llegamos a lo que llegamos, no sé si es fácil con Joaquín hacer eso, poner tareas así de risa en el entrenamiento, porque creo que él se las va a tomar todas a risa pero creo que por ahí debemos ir. Hacia ese cuerpo técnico multidisciplinar. A lo mejor el psicólogo no es el mejor para hacer una tarea de distracción y sí nosotros en un ambiente externo. El psicólogo tiene que tener su parcela y ser una figura muy importante. No podemos ver al psicólogo como el que hace los jueguecillos. Es una parte importante del grupo. Pero sí que creo que las tareas esas de jugar libre deben ser fuera del entrenamiento. A lo mejor al terminar se pueden quedar 4 a jugar al fútbol tenis. O incluso el mismo entrenador con ellos picando un poco ahí porque a lo mejor alguno necesita ese cariño.

FdB: En tu Twitter tienes retweeteada una frase de Valdano que dice: es una mala idea empezar el análisis del talento por aquello que le falta”. ¿Pecamos demasiado en eso? Focalizamos mucho a veces en lo que le falta al jugador más que en lo que le podemos potenciar.

A.D: Si yo ahora te digo qué letra más mala tienes, ¿cómo te sientes? ¿Mal, bien? En cambio, si te digo que tienes que hacer un texto, ¿cómo te vas a sentir? Si te acabo de decir yo, como tu jefe, que tienes una letra que es una mierda. Es que no sabes golpear con la derecha. Y ahora te digo que tienes que jugar al fútbol y que hay que golpear con la derecha.

FdB2: En vez de jugar bien aEn lugar de escribir un buen texto.

A.D: Ya el nerviosismo inicial que vas a tener…

FdB2: Presión…

A.D: Una presión absoluta y absurda.

FdB2: Pérdida de confianza y de autoestima.

A.D: Por qué no le voy a decir yo a mi jugador: “qué ideas más buenas tienes, todas las preguntas que has hecho eran buenísimas, ¿podrías hacerme un texto?”. Joder, me ha dicho que mis ideas son buenas y encima quiere que le escriba un texto. Es más, seguro que encima vas a mejorar tu letra. En fútbol pasa igual. Si yo a Ángel, portero, un zurdo que golpeaba increíble con las dos piernas: “Ángel, vamos a hacer esto, esto y esto porque golpeas tan bien con las dos piernas que vamos a querer que juegues aquí”. Guardiola con Valdés: “vas a jugar aquí y aquí van a estar tus centrales”. Valdés lo miró y pensó que estaba loco. ¿Cómo van a jugar ahí mis centrales? Y Guardiola le dijo: “es que juegas tan bien con los pies que quiero que jueguen ahí tus centrales y que tú seas el protagonista”. ¿Cómo va a jugar Valdés? Valdés va a ser el protagonista. Y los centrales van a ser protagonistas. ¿Por qué? Porque buscas potenciarlos desde el punto álgido, desde el punto fuerte del jugador. Si lo potencias desde lo que le falta, hay una presión absurda que no nos sirve absolutamente para nada. Nos sirve para equivocarnos. Y el error es aprendizaje y es necesario. Pero ¿por qué no vamos a potenciar primero al jugador?

FdB: ¿Qué valoras de un jugador?

A.D: La cabeza. La cabeza y condicionalmente. Si condicionalmente es un portento… Tengo un chico que tuve el año pasado. Su hermano, campeón de Madrid de gimnasia deportiva; su padre boxeador, campeón de España y de Europa y no sé qué más. El pequeño no hace nada, pero él tiene una genética… El pequeño tiene una genética increíble. El pequeño es mágico, todavía no sabe qué va a hacer de su vida, pero tiene una genética brutal. Yo veo eso, veo la cabeza, con un campeón en casa como su padre, con un hermano gimnasta… que no es eso de una hora y media del fútbol. Que a veces saca fotos de cómo tiene las manos y hay sangre, carne viva. Ves eso y dices: cabeza buena, genética buena… ese chico va a llegar. Al final lo técnico o no técnico… Yo a mi jugador siempre se lo dije. Ahora está en Selección Española. Cuando lo vi el primer día decía… éste sólo tiene correr, correr y correr. Ahora mismo, aparte de eso, tiene una cabeza y es un portento. Es un jugador que posiblemente pueda llegar a Primera División. Con lo cual, cabeza y condición.

FdB: ¿Qué importancia das a la formación y de qué manera lo haces?

A.D: Mucha. He estudiado un máster de entrenamiento, un máster de nutrición, un máster en psicología del deporte, de detección de talento, intento leer libros, biografías…

FdB2: ¿Eres INEF verdad?

A.D: Sí. Biografías de exfutbolistas, de políticos, de lo que me voy encontrando… Incluso he leído libros de comunicación, de cómo comunicar mejor. De psicología. He leído libros de todos los aspectos. Y formación también como másters.

FdB: Mucha gente dice que una manera muy buena de mejorar es visionar partidos y hacer cortes de los mejores equipos, los mejores jugadores para ir ampliando tu conocimiento. ¿Llevas esta práctica?

A.D: No sé si es la mejor manera de progresar. Yo lo hago porque los utilizo. Es decir, yo hago cortes para utilizarlos con mis jugadores. Y cada año voy haciendo más cortes y a veces ya no sólo con mis jugadores. A veces los hago para mí para ponerlos en alguna presentación… Pero sí que es cierto que al final creo que focalizamos en lo que queremos focalizar. Vemos lo que queremos. El fútbol que vemos, el fútbol que criticamos es el fútbol que conocemos. Yo no conozco tu fútbol. No te lo puedo criticar. Cuando alguien critica a un entrenador… es que no conocemos el fútbol del entrenador, no conocemos cómo piensa, lo que le ha pedido o lo que le ha dejado de pedir. Yo sólo conozco mi fútbol y mi fútbol es diferente del tuyo. Yo puedo pensar una cosa y tú puedes pensar otra totalmente diferente. Con lo cual, a partir de ahí cortamos lo que conocemos. Hay cosas que se me escapan. Yo pongo la oreja y escucho: “no, es que yo hago esto, hago esto otro…” Después a veces, voy al vídeo y miro. O pongo los ojos y veo que un jugador hace esto, lo corto y le doy nombre y apellido a eso que veo. Pero es mi fútbol. Cómo defender una situación de 3×2. Cómo defender una situación de 2×1 está claro. Es decir, vienen dos jugadores. Si yo tengo la ayuda por detrás o la ayuda me está llegando voy a ir yéndome hacia frontal de área. Cuando me llegue la ayuda, a partir de ahí, yo puedo provocar que sea situación de 1×1 y 1×1, perfecto. ¿Cómo hacer una situación de 3×2? Yo inicié eso un verano en un clínic. Empecé a trabajar la situación de 3×2. Estás en verano y piensas en que conceptos le puedes dar a esos chicos. Yo pensaba: “si el rival de ese 3×2 es muy rápido y llega a frontal de área puede finalizar, con lo cual yo necesito hacer algo para evitar esa progresión y conseguir una situación de 2×2. Con lo cual empecé a imaginarme y cogí un concepto que es: “al jugador que viene con balón sólo lo presionamos si viene con pierna natural y si tiene cadera cerrada. Si tiene cadera cerrada voy a presionarle porque el pase sólo puede ser aquí, con lo cual aquí cierro línea de pase por dentro. Estoy orientado mirando jugador y mirando balón y en el momento que va a dar pase voy a la presión. Y cortamos progresión ahí. Y si tiene cadera abierta me quedo dentro, me quedo dentro, me quedo dentro, hasta que juegue un pase fuera. Cuando juegue un pase fuera, ahí voy. Y busco ese abrir o cerrar cadera de ese jugador con balón. Y el presionar por el lado natural. Eso fue un verano de estar ahí, hacer una situación, ver a un jugador que iba con cadera abierta, que uno se equivoca y va a presionarle por un lado y digo: eso no. Y uno que acierta y va a presionarle por el lado correcto y dices tú: coño, esto es. Y corté eso. Y lo analicé y lo corté en Primera División y dije: ostia, aquí está. Ya está. Al final, cortas el fútbol que conoces. El fútbol que conoces es esto. Juntarte con gente que conoces, con gente de fútbol, hablar de fútbol, que uno dice una tontería y tú te quedas con esa tontería en la cabeza.

 

“a veces pensamos que lo que vemos es una tontería… Y he visto muchos que piensan que tienen la verdad absoluta. Y en este mundo nadie tiene la verdad absoluta. Somos todos aprendices. Estoy cansado de escuchar: “eso no se puede hacer”. Sí se puede hacer.”

 

FdB2: Pero te abre otra posibilidad.

A.D: O esa tontería no es tan tontería. Porque a veces pensamos que lo que vemos es una tontería… Y he visto muchos que piensan que tienen la verdad absoluta. Y en este mundo nadie tiene la verdad absoluta. Somos todos aprendices. Estoy cansado de escuchar: “eso no se puede hacer”. Sí se puede hacer.

FdB2: O “esto se hace así”.

A.D: El fútbol de “esto se hace así” y “eso no se puede hacer”…

FdB: Ahora que no estás entrenando, ¿cuántas horas dedicas a trabajar en fútbol al día? Más o menos.

A.D: Pocas. Veo mucho fútbol.

FdB: Ver fútbol, leer, ir a ver otras cosas

A.D: Sí, ver fútbol sí. Últimamente leer, poco.

FdB2: Poco es una opinión tuya.

A.D: No, no. Poco es casi nada. Veo mucho fútbol. Estoy muy centrado en buscar mi futuro, en ver qué va a ocurrir en el fútbol como tal. El inglés para mí es una formación muy importante y me he ido a Inglaterra haciendo un gasto para ver fútbol. Desde el primer día hasta el último. Entrenamientos, partidos, entrenamientos, partidos… Charlar con un entrenador, charlar con otro, charlar con un captador… Eso ha sido lo que he hecho. Ha sido mucho gasto. Aquí en España, que llevo una semana, me la he pasado viajando, buscando futuro.

FdB: ¿En qué cargo te encuentras más cómodo y en cuál te ves con más futuro? Primero entrenador, segundo, preparador físico, coordinador de un fútbol base

A.D: Me encuentro cómodo como entrenador. Y la posición en la que me veo en el futuro… Quiero entrenar en la élite. Creo que sólo hay dos opciones para llegar a la élite: una, progresar como entrenador; la otra, progresar como segundo de un exfutbolista. Con lo cual intentaré buscar esas dos opciones. Sé, y tengo claro, que el siguiente paso que quiero dar es entrenar en una categoría juvenil o amateur. Sénior me refiero con amateur. Sub 23. Y a partir de ahí sí puedo ser segundo de un exfutbolista lo haría encantado porque creo que puedo aprender mucho de él y le puedo aportar mucho también.

 

“Creo que sólo hay dos opciones para llegar a la élite: una, progresar como entrenador; la otra, progresar como segundo de un exfutbolista.”

 

FdB2: ¿Cómo ves en general el nivel de los entrenadores? Crees que somos realmente gente preparada. En general. En tu día a día.

A.D: Cada vez mejor.

FdB2: Cada vez mejor, pero ¿realmente crees que es mejorable?

A.D: Sí, claro.

FdB2: Hay factores. A nivel económicoYo creo que el nivel de dedicación es muy poco.

FdB: Creo que en otros deportes hay gente más preparada. Aunque sea a niveles bajos de categoría. Tienen más conocimiento de su deporte, de su juego.

FdB2: Seguro.

A.D: Estoy totalmente de acuerdo. Vuelvo a repetir la frase de antes: somos la media de las personas que tenemos a nuestro alrededor.

FdB2: A eso voy.

A.D: Hasta no hace mucho el padre de una persona era el entrenador. Yo me encontré y llegué a clubes en los que cuatro padres eran los entrenadores y los equipos estaban por encima de mí. Al final esos padres que estaban ahí me veían en plan… “eh, que yo sé”. Y yo venía con una licenciatura debajo del brazo, con unos conocimientos… o estaba estudiando esos conocimientos. Con lo cual vosotros pensad en cuál es la media de todas esas personas. La media de personas que no están formadas es baja. Un licenciado que llega, con un poquito más que saque ya está en una situación de privilegio.

FdB2: Sí. No hay digamos una carrera que te haga profesional. Hay muchos exjugadores, que hablabas antes, que llegan por una vía más rápida, sin profesionalizar en el conocimiento. Yo creo que es un mundo complicado en cuanto a eso. La media es baja. Hay muchos equipos para pocos buenos entrenadores, o poca gente que quiera ser profesional de esto o que pueda ser. Y después la competencia de los ex-jugadores.

A.D: Esa competencia es natural. Yo creo que el fútbol es de ellos. Vale. Vamos a partir de esa base. Vamos a ayudarles para que el fútbol sea de ellos. ¿Sabes cuál es el mayor problema? Esa persona que está formada y que no quiere más. ¿Cuántos entrenadores conocéis que trabajan en otras empresas y trabajan en coordinación de escuela, por ejemplo? No es que esté en esa posición de coordinador porque quiera mejorar. No, no. Él está en esa posición porque le gusta el fútbol y quiere estar ahí, pero no tiene ninguna idea de llegar más alto. Con lo cual esas personas, y yo he hablado con personas que son coordinadores de la base de no sé dónde y dice: “no, es que nosotros entrenamos mejor”. Y los ves entrenando así y dices: “¡jo! es que llevan entrenando así desde el año 85. No se han preocupado de mejorar”. Y las personas que han llegado allí son personas que se han nutrido de eso y que su nivel es ese. Han puesto un tope ya a su vida. Yo he estado en algunos clubes que dije: “eh, me tengo que ir de aquí porque aquí ya me he nutrido de lo máximo, aquí no hago nada”. Y me fui. Sin poner nombres, cuando estaba en Villaviciosa, yo me tenía que ir de allí. Llevaba 5 años haciendo de todo y estaba muy bien visto.

Yo me quiero ir del equipo porque el entrenador del primer equipo me dice: “tienes que decidirte, o los juveniles o yo”. Y digo: en los juveniles en ningún momento me han hecho decidir. El presidente, no me ha hecho decidir. Y tú me estás haciendo decidir. Con lo cual… Y el presidente me dijo: “no, no quiero que te vayas. Vete al B”. Y estuve con el entrenador que ahora es el primer entrenador de la primera plantilla. Al final, llegas a cierto momento en que tu progresión en ciertos clubes está llegando al máximo. Hay gente que se quede ahí y continúa y que su tope ya se lo ha puesto. Ya no va a progresar más. Más en el sentido de formación, de ideas nuevas… Al final, tenemos una mentalidad crítica por poco tiempo. Llega un momento, y es un error, en que la mentalidad crítica desaparece y parece que nosotros somos los que tenemos la verdad absoluta. Si estamos en un entorno tóxico y cuando llega un jovenzuelo le vamos a enseñar lo de siempre. En lugar de tener una mentalidad de tener la verdad absoluta, tenemos que tener una mentalidad de debatir, discutir las cosas. Vamos a hablarlo y eso nos va a hacer ver más allá para los entrenadores que van llegando. Porque tú como coordinador. Si tú tienes una mentalidad crítica y discutes con otras personas, vas a tener conocimientos y vas a llegar a juntos tus entrenadores y vas a discutir y les vas a dar esos conocimientos. Y esos entrenadores te van a discutir.

FdB2: Se va a generar esa riqueza.

A.D: Esa retroalimentación de este deporte que los futuros entrenadores que van a venir y el futuro coordinador tenga más nivel de lo que tienes tú actualmente. En el momento en que él se coloque ahí y los entrenadores que lleguen, van a tener más nivel. ¿Qué pasa?, que normalmente las figuras “de poder” están en personas que no quieren escuchar a nadie y creen tener la verdad absoluta. Las personas que están abajo se van frenando y van quedando personas frenadas. Y el nivel no aumenta. Necesitamos… Bielsa, cuando acaba de ser jugador. Él dice: “¿qué es lo que me va a dar conocimiento para comprender al futbolista?” Y estudia actividad física y del deporte. Él como futbolista, ¿tú crees que necesitaba estudiar algo? Y estudió motricidad en el deportista o como lo llamen en Argentina. Simplemente para conocer al deportista y poder trabajar con él. ¿Cuántos coordinadores hay que no han estudiado nada y no se han preocupado de estudiar nada? O que en el año 85 han sacado su nivel 3. “Yo soy entrenador nacional, tengo la verdad absoluta”. A partir de ahí… Esto va a empezar a cambiar cuando las direcciones sean permisivas de sentarse en una mesa y discutir. Yo en Las Rozas salía de allí incluso algún día a la 1 de la mañana. El director deportivo de ese club, Roberto Martínez, era una persona de 50 años. Uno de los coordinadores, Joaquín Sánchez, otros 50 años. Y allí estábamos todos discutiendo sobre cómo hacer o cómo dejar de hacer las cosas. ¿Tú crees que eso no era una retroalimentación continua para ellos y para nosotros? Llegas a clubes en los que te dicen que la metodología es ésta y que tienes que hacer determinadas tareas. ¿Y esto no se podría hacer así? No, estas son las tareas. Aquí tienes que jugar con una línea de 4, con la línea de 3 no se puede jugar… Si discutimos, si charlamos, nos retroalimentamos. Si no nos retroalimentamos… Y si nos retroalimentamos crecemos. Si no discutimos y hay verdades absolutas, dejamos de crecer y el futuro será peor.

FdB2: ¿Consideras que fracasaste alguna vez en algún proyecto?

A.D: No. Considero que los resultados no fueron los adecuados pero el fracaso… Es decir.

 

“cuando tú decides las cosas que quieres hacer no es fracaso nunca. Que no salgan las cosas no va a depender de mí. Va a depender de un deporte tan, tan, tan impredecible como es el fútbol. Que el balón porque pegue en el palo y entre o pegue en el palo y no entre, ¿qué son? ¿5 centímetros?”

 

FdB2: No hablo de resultados sólo. Cuando voy al fracaso me refiero a tomar una decisión de salir de un club en un mal momentoNo digo: perdimos 5 partidos seguidos, fracasé. No. En tu carrera como entrenador. Me tenía que haber ido el año anterior”. O “tenía que haber ido al extranjero. Algo que digas

A.D: Mi vida y el fútbol… Yo llegué un momento en que abrí la puerta de mi casa, me tumbé en el suelo y lloré. Yo venía de cobrar mucho dinero en la Federación Española de Fútbol. En la Federación querían que me quedase y yo dejo la Federación por irme a Las Rozas. En ese momento lo dejo para irme a entrenar al alevín A como primer entrenador y ser segundo con el juvenil A. Competir los dos equipos contra el Real Madrid y Atlético de Madrid para buscar un órdago, para buscar décimos de lotería a ver si me tocaba el gordo e iba a esos clubes. Eso ocurre en junio. Dejo la Federación en junio y me lo juego todo a Las Rozas. Imaginad, pasar de cobrar un sueldo bueno en la Federación a un sueldo normal en Las Rozas. Pues 3 de septiembre, ocurre un problema en Las Rozas y el director deportivo, Roberto Martínez dice que él se va. Y yo y 50 entrenadores más decimos: “si tú te vas, nosotros nos vamos contigo”. Y nos fuimos. Y yo en el momento en que estaba haciendo el acto de irme, el acto revolucionario de irme, estaba muy contento, muy feliz y muy valiente. Pero en el momento en que llegué a casa, abrí la puerta y dije: “ostras, que el mes que viene tengo que pagar 600 euros de esta casa y no los tengo”. En ese momento dije: “he fracasado, soy un puto fracasado”. Pero como esto no lo podemos mirar al inmediato, lo tenemos que mirar con perspectiva… ¿Qué ocurrió después? A los dos años estaba en el Real Madrid. Ese mismo año la Federación al día siguiente me llamó para volver. Roberto Martínez llamó a otros clubes y a las dos horas estaba haciendo una entrevista en el URJC de Móstoles. Con lo cual, ¿fracaso? No he fracasado. Fracasaré… lo miraremos en el futuro. Pero cuando tú decides las cosas que quieres hacer no es fracaso nunca. Que no salgan las cosas no va a depender de mí. Va a depender de un deporte tan, tan, tan impredecible como es el fútbol. Que el balón porque pegue en el palo y entre o pegue en el palo y no entre, ¿qué son? ¿5 centímetros?

FdB2: Menos.

A.D: Estamos en eso. Nosotros no somos un abogado o un arquitecto o un médico que si hace bien su trabajo del día a día tiene éxito. O aprobamos unas oposiciones y tienen éxito. Nosotros venimos aquí, a tumba abierta, a poner el pecho hacia delante y decir: esto es lo que quiero. El balón toca en el palo y va dentro: he tenido éxito. El balón pega en el palo y va fuera: he tenido fracaso. No lo creo. Voy a decidir yo toda mi carrera lo que quiero hacer. Lo estoy haciendo, lo hice y lo haré. A partir de ahí no creo que eso haya sido un fracaso. ¿Qué dentro de unos años voy a estar en Galicia con unas vacas y unos caballos? Seré feliz.

FdB2: Seguro. ¿Y entrenadores que te han marcado? O que hayas trabajado con ellos. Gente que merezca la pena. Y una recomendación de alguien. No tiene por qué ser conocido. Alguien que consideres que merece la pena que lo conozcamos, lo visitemos y hablemos de fútbol. Un compañero, un excompañero, un conocidoAlguien que te presentaron un día…

A.D: Yo creo que ese entrenador que merezca la pena es Dani Guindos. Creo que es una persona que puedes hablar con él de fútbol y vais a disfrutar. Entrenadores que me hayan marcado en mi carrera… yo creo que todos nos han marcado. Es decir, aquéllos que les gusta el fútbol, que les gusta este deporte y no se guíe por un parámetro de negro y blanco, de Barça-Madrid… A todos nos ha marcado una persona que se llama Cruyyf. O su exponente más cercano, Guardiola. Y después, otros entrenadores que admiro: Rafa Benítez, Bielsa, Juanma Lillo… Intento ver al entrenador. No sabemos lo que hay por detrás. No conozco a ese humano, a esa persona. Incluso José Mourinho. Intento ver al entrenador porque me ha marcado. Y sé, sé que como persona, José Mourinho es una buena persona, es una persona increíble. Pero se transforma cuando llega al acto de jugar, al acto de entrenar. Entonces, me han marcado todos ellos y me gustaría conocerlos personalmente. A algunos de ellos los he conocido personalmente y sé si son buenas o malas personas. Muchos de ellos son buenas personas y eso me marca más y me hace que les siga más y les desee lo mejor.

FdB: ¿Un libro que recomiendes? No necesariamente de fútbol.

A.D: Uno que no sea de fútbol… La relación que yo tengo con Madrid al principio no fue muy buena. Ahora han pasado 14 años desde que llegué a Madrid. Riña de gatos, de Eduardo Mendoza. Y un libro de fútbol… para mí, Metamorfosis. Es uno de los mejores libros que hay. Y otro libro que no tiene nada que ver. Uno es una novela, otro es fútbol, Cómo la vida imita al ajedrez. Para mí son los tres grandes libros.

FdB: ¿Cómo afecta el fútbol a tu vida personal? Antes hablabas de cuando estabas en un equipo de Madrid que casi estabas todo el día dedicando al club. La gente piensa, a menudo, que, primero, ser entrenador es un hobby. Y después, que sólo estás trabajando el tiempo de entrenamiento en campo, y el resto del día piensan que eres un poco vividor. No tiene nada que ver que te guste el fútbol para que te lo valoren como trabajo.

A.D: Yo creo que en mi casa, cuando he tenido relaciones estables, o con mi familia, han aceptado lo que hay. No ha afectado nunca de forma negativa. Siempre de forma positiva. Ellos sabían que me tocaba ver partidos o hacer cosas. Yo trabajaba en lo mío y mi pareja en lo suyo, y cuando teníamos tiempo libre lo podíamos compartir. Nunca ha afectado negativamente. Ni creo que afecte negativamente de cara al futuro porque tengo clara una cosa, mi prioridad es el fútbol. Al final, si una persona no tiene clara su prioridad puede afectar a la hora de sus relaciones sociales, pero si tiene clara la prioridad, no afecta. Es cierto que utilizamos mucho tiempo en el día a día. Que piensan que es un hobby pero no lo es. Estamos muchas horas leyendo, viendo partidos, cortando, preparando entrenamientos, pensando en los chicos, en el jugador… Es como una persona que tiene 12 horas de trabajo. Tú lo tienes para lo tuyo. Nosotros las tenemos para el balón. Hay gente que la tiene para un bar. ¿Les puede afectar a su vida personal? Puede ser que sí o puede ser que no. Depende de cómo esa relación sea o su seguridad a la hora de exponerlo al resto. Yo tengo muy claro lo que quiero desde hace mucho tiempo y por lo que voy a buscar. El primer año de carrera de la universidad dije: “tengo hasta los 55 años para ser entrenador de Primera División. Si no lo consigo me voy para Galicia. Si tengo dinero me monto una escuela. Si no tengo dinero, me cojo unas vacas, unas ovejas, y me pongo en mi casa a vivir la vida”.

 

El primer año de carrera de la universidad dije: “tengo hasta los 55 años para ser entrenador de Primera División. Si no lo consigo me voy para Galicia. Si tengo dinero me monto una escuela. Si no tengo dinero, me cojo unas vacas, unas ovejas, y me pongo en mi casa a vivir la vida”.

 

FdB: No lamentarte de qué hubiera pasado.

A.D: No me voy a lamentar. No voy a hacer lo mismo que a lo mejor hizo mi padre. Digo mi padre como…

FdB2: La gente de esa generación.

A.D: Sí. La gente de esa generación que dice: “¡jo! es que si yo hubiese seguido jugando al fútbol a lo mejor ahora sería profesional y tendría una vida…” Quiero comprobarlo, quiero ver cómo se vive a diario.

 

@Alexdr85

#maletayfútbolFdB

#maletayfútbolÁlexDorado

Related posts

Leave a Comment