Café y charla con Vero Boquete

Una de las tareas más arduas y complicadas para el entrenador de fútbol es el poder conocer de forma completa y eficaz las peculiaridades y entresijos de lo que pasa por la cabeza de cada uno de sus futbolistas. Es, sin duda, una laboriosa y enriquecedora tarea que, como entrenadores, nos llevará a poder comprender y empatizar con el propio deportista sobre sus capacidades, sus necesidades, su potencial y sobre ese día a día de entrenamiento que nos llevará a poder competir y convivir de manera fluida a lo largo de la temporada.

Nos proponemos conocerlos. Y como primer reto citamos a Vero, apuntamos alto, y qué mejor ejemplo de futbolista comprometida, profesional, sincera, valiente y atrevida con la grabadora encendida. Pasional, siempre dispuesta a compartir sus ideas, sus vivencias y a dedicar una fría mañana de 31 de diciembre, de sus escasas vacaciones, a un café calentito del que siempre estaremos agradecidos.

Compostelana, del 9 de abril de 1987. Siempre con un balón pegado a sus pies desde que la recuerdo. ¡En los partidillos del colegio todos la querían en su equipo!

Como jugadora. Belvís y Victoria FC la vieron crecer como joven futbolista mientras compaginaba el fútbol con el fútbol sala con el Funeraria Apostol. Xuventú Aguiño fue su paso previo a la Superliga. Prainsa Zaragoza apostó por ella y le dio la oportunidad de disfrutar de sus primeros años en la élite y posteriormente el Espanyol de Barcelona le permitió dar ese salto de calidad en su carrera. En 2010, primera experiencia internacional, se va a Estados Unidos para jugar en el Buffalo Flash y el Chicago Red Stars. Al finalizar el verano regresa al Espanyol para firmar su mejor temporada, la 2010/2011. El siguiente verano regresa a la Liga Profesional de Estados Unidos para jugar en el Philadelphia Independence. Posteriormente Energy Voronezh de la Top Division de Rusia, equipo con el que debutó en la Women’s Champions League. Con el Tyresö FF de Suecia llegó a la final de la Liga de Campeones. Portland Thorns, tercero en la temporada regular y eliminado en las semifinales del playoff en USA. En 2014/2015, con el FFC Frankfurt, equipo con el que acabaría ganando la Women’s Champions League, fue nominada entre las 10 finalistas al Balón de Oro. Posteriormente, Bayern Münich con la conquista de la Bundesliga y seguidamente Paris Saint Germain (2016-2018). Como última experiencia, China, en las filas del BG Phoenix de Pekín, con el que acaba de culminar su última experiencia. En el momento de la entrevista no había relevado su próximo destino, el cual conocimos días después tras confirmar de nuevo su vuelta al fútbol norteamericano con Utah Royals FC. No es nada…

Como entrenadora. Hizo sus pinitos con el Amio SD prebenjamín y benjamín, Funeraria Apostol alevín en fútbol sala y alguna pequeña experiencia en Alemania y Suecia compaginándolo con su etapa como jugadora en esos países.

En su ciudad, Santiago de Compostela, hay un estadio que ya lleva su nombre… Arrancamos!

 

FdB: ¿Por qué jugadora?

V.B: Por mi padre y mi hermano… Mi padre entrenador, mi hermano siempre jugando con él… y yo quería hacer lo mismo que mi hermano así que me enamoré de este deporte. Y se me daba bien. Al final, si no se te da bien… Pero iba evolucionando y disfrutaba porque se me daba bien y podía competir.

FdB: En tu trayectoria haces etapas más bien cortas. ¿Por qué períodos tan cortos? Y si te da tiempo a identificarte con la cultura del país y del club en ese tiempo.

V.B: Son cortas porque la realidad del fútbol femenino, hasta ahora, era bastante inestable. Como era inestable, lo que un año era muy bueno y era el mejor equipo, o era super competitivo, al año siguiente dejaba de tener un patrocinador o el club ya no apostaba y ya no era. Entonces claro, como yo quería estar en el máximo nivel, mejores ligas, en el mejor momento… nunca podía quedarme mucho tiempo… Que a mí me hubiese gustado en mi carrera, en plan fútbol romántico, empezar en un club y desde ahí hasta poder retirarme ahí. Quizás a día de hoy puede empezar a ser un poco más fácil pero hasta ahora era imposible. Y por otro lado a mí me motiva el tener sólo un año de contrato. A mí me motiva porque, ni quiero estar donde no quiero estar, ni quiero estar donde no me quieren. Entonces, el tener un año de contrato a mí me hace exigirme al máximo, porque si estoy a gusto quiero que me renueven. Y al mismo tiempo me da una tranquilidad de que si acaba la temporada y no estoy a gusto o hay otra cosa que me apetezca más, me puedo ir.

FdB: ¿Cómo te enriquece todas esas culturas que fuiste conociendo a ti como persona? Estuviste en muchos países y realmente diferentes.

V.B: Como persona me ha dado muchísimo. Ya simplemente el salir de tu zona de confort y tener que adaptarte al idioma nuevo, a la cultura, a la forma de trabajar, al clima… todo es totalmente diferente. El forzarte a hacer nuevas amistades… todo eso a nivel personal te enriquece mucho además de lo que te da a nivel futbolístico: otras metodologías, otras prioridades… porque dependiendo de cómo son las jugadoras el entrenador tiene que hacer funcionar al equipo de una manera u otra. Entonces, yo pienso en mi carrera, en cómo me hubiese gustado empezar en un club y terminar en ese mismo club. Sería fantástico. Pero por otro lado, todo lo que me habría perdido…

FdB: Serías otra persona.

V.B: Totalmente, totalmente. No tendría sentido y no sería coherente con lo que a mí me gusta, que es eso, el ver todo, el analizar y ver las diferentes opciones que tienes y de ahí, tratar de mejorar.

FdB: ¿Cómo afectan estas culturas que hablamos, tan diferentes, al rendimiento del jugador?

V.B: Si son culturas… por ejemplo esta última de China. Es muy difícil. Es muy difícil porque yo sé que si esta experiencia la tengo hace un par de años pues igual mi rendimiento no es el mismo. O si en vez de ser yo, es otra jugadora, porque lo he visto, el rendimiento no es el mismo. Y ya no sólo en China. Tú ves jugadores que a lo mejor van a Alemania o van a Francia o van a EEUU y es muy difícil el poder rendir o dar un rendimiento en todas esas ligas cuando todo alrededor es diferente. Vas a EEUU y la forma de funcionar en el día a día es distinta, pero también en la forma de ser de las jugadoras, lo que es estar en un equipo en EEUU es diferente a lo que es en Alemania. Entonces al final tienes que estar centrado y tranquilo yo creo. Pero para mí el… “vale, yo estoy aquí. El inicio es jodido pero estoy aquí porque tengo que hacer esto y tengo que dar este rendimiento”. Y buscas la manera, aunque culturalmente a lo mejor es un caos, como era en China, buscas la manera de que lo que depende de ti, hacerlo.

FdB: Cuando te fichan a ti, la gente sabe que eres una de las mejores jugadoras. Creen que vas a ganar los partidos por ti misma desde el principio. Y que no es tan sencillo como llegar y marcar 3 goles todos los días y ganar el partido. ¿No te pasó que la gente crea que esto es así?

FdB2: ¿Eras conocida en China cuando te ficharon? Socialmente.

V.B: Sí. Es difícil. A ver, no es de que vas por la calle…

FdB2: Las compañeras de equipo.

V.B: Sí. Porque al final, claro, simplemente con decir, es que viene del PSG… Dices el nombre y ostia claro. Entonces sí que notas eso. Tú por ejemplo cuando vas a un equipo y te fichan, claro, evidentemente hay en equipos más que en otros… Cuando fui a EEUU, a Portland, ya sabía que tenía que tener un impacto. Cuando vas a China, ya sabes que tienes que tener un impacto. En Suecia quizás era un poco más repartido. Pero siempre que te firman tienen unas expectativas que al final, tú sabes que están ahí. y no es fácil. Pero claro, al final tú tienes un poco que centrarte y decir: bueno, aunque todo el mundo quiera que tú ganes partidos, ¿qué es lo que realmente depende de ti? Vale, esto. ¿Cómo puedes ayudar al equipo? Pues sí, en juego. Pero igual en los entrenamientos también.

 

“sí que un entrenador, a mí personalmente me puede hacer decidir, porque al final, tú como jugador tienes unas garantías también. Si tú conoces a un entrenador, sabes cómo trabaja, sabes cómo es, cómo va a llevar el grupo, el estilo de juego que quiere, sabes ya lo que va a querer de ti dentro del equipo…”

 

FdB: Antes comentabas un poco pero, ¿qué te hace moverte para un proyecto? ¿Algún entrenador en concreto podría hacer que te movieras? Que pienses: me encantaría trabajar con este entrenador o con esta otra entrenadora…

V.B: Sí. lo que me hace moverme, a día de hoy, es la ambición. Es decir, sacando a lo mejor esta última etapa en China, que también era por ambición porque creía que iban a ser dos años porque había un proyecto. Pero yo siempre me he movido para ganar. Me he ido a cualquier sitio porque quería ganar. Me he ido a Suecia que sabía que iban a ser dos años mínimo para poder llegar a la final de la Champions, pero ése era el objetivo. Me fui a Frankfurt porque perdí la final y dije: ¿a dónde tengo que ir para poder ganar esto?. Me fui al Bayern porque sabía que era el equipo que realmente podía ganar, al año siguiente, la Bundesliga. Entonces, siempre me he movido por ambición deportiva. Sé que a lo mejor llegará un momento en que a lo mejor no. Ahora voy a dejar China por ambición deportiva. A mí me dices: este año vamos a tener equipo para ganar esto o para luchar por esto y digo, me interesa. Me interesa porque en el momento de mi carrera en el que estoy sé que me puedo adaptar rápido, sé que ese objetivo es suficiente para moverme.

Y en el tema del entrenador, sí. Para mí, y cada vez más, depende de qué entrenador me llame puedo decir “sí”, o puedo decir “ya no”. Voy a firmar en EEUU y una de las razones, por ejemplo, es el entrenador. Porque es una entrenadora, nunca he tenido una mujer entrenadora. Y es el único entrenador del que sólo he escuchado cosas buenas. Y eso es muy, muy difícil. Sé que tácticamente es muy buena. Sé que el diseño de tareas en los entrenamientos es muy bueno. Entonces me apetece trabajar con ella. Una de las razones fundamentales es ella. En China, no era el entrenador en concreto, aunque sí lo conocía un poco, pero era extranjero. Si voy a China con un entrenador chino no voy. Es así. Philadelphia o Portland fui con Paul. Paul Riley. Que fue… si Paul me llama, voy. Sé cómo trabaja, sé cómo es, sé lo que busca… Entonces sí que un entrenador, a mí personalmente me puede hacer decidir, porque al final, tú como jugador tienes unas garantías también. Si tú conoces a un entrenador, sabes cómo trabaja, sabes cómo es, cómo va a llevar el grupo, el estilo de juego que quiere, sabes ya lo que va a querer de ti dentro del equipo…

FdB2: Partes con mucha ventaja.

V.B: Claro. Y al final te da seguridad. Tú como jugador también quieres seguridad. Escuchas muchas veces: sí, sí, esto, lo otro, aquí tal… Y luego llegas y no hay nada de eso. Entonces, el que un entrenador, el que una persona, en la que tú confías te diga: esto va a ser así, así y así. Quiero esto y esto, y te quiero a ti aquí.

FdB: Te da una cierta seguridad. Enlazando un poco con esto, dos preguntas en una. ¿Qué valoras de un entrenador? Y cómo fue ese proceso… Supongo que cuanto más joven, no se tienen tantos argumentos para valorar al entrenador. Lo que hablamos un poco que de más joven no piensas en ello tanto y cómo cada vez más se convierte en algo a analizar para decidirte para ir a un sitio u otro.

V.B: Sí, es verdad. Cuando yo empezaba… es que tampoco tienes con qué compararlo. Yo creo que al final eso es lo que pasa. Tú cuando llevas años al máximo nivel, has tenido muchas experiencias con diferentes entrenadores, ahora ya puedes valorar de una manera y comparar y puedes decir: esto sí, esto no, esto me interesa…. Claro, ahora creo que a nivel de compresión del juego, a nivel de poder analizar si un entrenamiento es bueno o no, si con la tarea realmente estás trabajando algo del análisis de partido… todo eso, antes, cuando eres más joven, no lo tienes. Cualquier cosa, incluso a veces, aunque sea que haya un poco más de disciplina ya dices: ¡buah!, qué profesional. No tiene nada que ver que un entrenador sea más dictatorial para que luego realmente sea bueno. Entonces, sí, a día de hoy o cuando vas avanzando en tu carrera puedes comparar más y tienes más comprensión de todo lo que es el fútbol, ya no sólo del partido concreto. Cómo gestionar un grupo… mil cosas que pasan durante una temporada. Y ahí es donde el entrenador chirría o no.

 

“A mí siempre me han atraído los entrenadores que tienen pasión. Y eso lo ves fácil. Cuando a alguien no le cuesta dedicar horas de trabajo…Y luego, a mí personalmente, a nivel futbolístico, es que me den soluciones.”

 

Y lo que valoro del entrenador… A mí siempre me han atraído los entrenadores que tienen pasión. Y eso lo ves fácil. Cuando a alguien no le cuesta dedicar horas de trabajo… Porque al final los jugadores pues es lo mismo. Hay jugadores que vienen, entrenan y se van. O vienen, juegan y se van. Y hay otros que ven partidos, que analizan, que se van jodidos por esto, que se plantean situaciones que se han encontrado en el partido… Esos jugadores son diferentes. Y los entrenadores que realmente tienen esa pasión, son diferentes. Luego pueden ser mejores o peores. Porque igual no han tenido a lo mejor la posibilidad de tener otras experiencias o se equivocan en alguna cosa. Pero para mí, la pasión, esa ilusión de que no te cueste dar todo el tiempo que tengas, que sea para eso, lo valoras. Y luego, a mí personalmente, a nivel futbolístico, es que me den soluciones. Tú cuando estás en un partido o incluso después, porque yo sé que a veces durante el partido muchas veces es muy difícil. Si es durante es que eres la ostia, claro. Hay cualquier problema durante el partido y llegamos al descanso y tú me das las soluciones… fantástico. Pero sé que muchas veces durante el partido es difícil. Pero después no. Después tenemos que analizarlo. O lo que yo espero del entrenador es que lo analice y busque: es que nos hacían esto y tenemos que solucionarlo así. Y durante la semana lo vamos a trabajar. O lo hablamos porque igual no te hace falta trabajar eso durante la semana porque el rival del fin de semana no es así. Pero hay que dar una solución a eso porque se va a volver a producir. O hay veces que se te escapa un partido y dices: ¿qué hicimos mal? Es que me voy a volver a encontrar en esta situación y ¿a qué voy a echar mano? Pues mira, cuando pase tal, hacemos esto. Y eso es lo que yo más valoro. Que un entrenador me dé soluciones. Si es durante el partido, es fantástico, y sino tiene que ser después para que si eso vuelve a pasar, yo tenga recursos para poder salir de esa situación.

 

“lo que yo espero del entrenador es que lo analice y busque: es que nos hacían esto y tenemos que solucionarlo así. Y durante la semana lo vamos a trabajar…Que un entrenador me dé soluciones. Si es durante el partido, es fantástico, y sino tiene que ser después para que si eso vuelve a pasar, yo tenga recursos para poder salir de esa situación.”

 

FdB: Dentro de todos los sitios en los que estuviste, ya comentaste antes, al menos alguna diferencia metodológica hay dependiendo del sitio y dependiendo de la cultura también, imagino. ¿Qué diferencias encuentras con respecto a la española? Algunas más enfocadas a la individualidad por así decirlo y otras quizás más colectivas como aquí probablemente. Y dentro de todo ese bagaje que tienes, ¿qué crees que se podría añadir para enriquecer lo que se hace aquí?

V.B: Es buena pregunta y es realmente difícil. Es que tampoco veo tantas cosas que podamos meter aquí en España. Yo por mis experiencias, el nivel de entrenadores en España es muy superior al de otros países. El nivel de tareas enfocadas a lo que realmente es el fútbol… es mejor en España que en otros países. A nivel de talento, técnicamente España tiene más que otros países. Realmente, sí, puedes coger cosas externas que te van a completar. Por ejemplo, si tú lo comparas con EEUU, el carácter competitivo y la mentalidad de un americano…

 

“en EEUU no, allí dicen: yo llego seguro. Y esa mentalidad los hace diferentes.”

 

FdB2: Pero no por fútbol ya.

V.B: Claro. Yo nunca vi a tanta gente como en EEUU que sin talento, llegara al máximo nivel. Y aquí en España siempre encuentras alguno pero en EEUU no, allí dicen: yo llego seguro. Y esa mentalidad los hace diferentes. Entonces claro, tú como entrenador no tratas igual a un grupo de americanos que a un grupo de españoles o de latinos… es totalmente diferente. Porque a los americanos, de esa manera, ya no te hace falta motivarlos así porque ya sabes que te van a dar el máximo en ese sentido. Y realmente no creo que haya tanto que podamos sacar. Yo creo que muchas cosas de otros países vienen marcadas por eso: la mentalidad americana; o el alemán que ya nace con eso de seguir hasta el final, hasta el final, y seguir siempre. Eso es algo cultural también. Porque en Alemania por ejemplo los entrenamientos son mucho más largos que aquí. Yo he estado en el Bayern, en campo, 3 horas. ¿Cómo puedes estar 3 horas en campo?

FdB2: Impensable aquí.

V.B: Impensable. Y te digo, 3 horas en campo en pretemporada porque a lo mejor vas a hacer algo táctico y demás, pero en temporada, muy pocos días entrenábamos menos de 2 horas y media, 2h, 2 horas de campo. Pero para ellos es normal, están metidos y creen que es eficiente porque esa es su mentalidad. Sin embargo para mí era una barbaridad. De carga física y mental. Para mí eso no es efectivo. Pero para ellos sí. ¿Y tú donde estás? Estás en Alemania. Y si la mitad del equipo o la mayoría es alemán, ese entrenamiento va a ser efectivo. Igual que en EEUU si los pones a correr y alguien tiene que vomitar, van a jugar mejor. Y tú dices: pero si no tiene nada que ver. Ya, pero es así. Igual que a la hora de gestionar un equipo, en Alemania tú necesitas normas. Los alemanes necesitan normas, reglas. Que bajas con un jersey diferente, multa. Aunque sea de un botón. Tienes un polo que lleva botón y otro que no lo lleva. Era el de botón y tú no lo trajiste, multa. En el campo hay un cono aquí y se movió un poco… ¡pam!

FdB2: Son cuadriculados en eso.

V.B: En el desayuno. Bajar igual. Un americano se vuelve loco. Necesita libertad. Nosotros en EEUU cuando vamos a jugar. Si juegas el sábado, te vas el jueves, por ejemplo. Llegas al aeropuerto y te dan dinero para los desayunos. Estás 3 días fuera y te dan 10 dólares por día para el desayuno, 20 para la comida y 25 para la cena. Sólo tienes, normalmente, en los equipos que yo he estado, la cena del día anterior y la comida con el equipo. El resto libre. Libre de todo. Porque tú tampoco te mueves en autobús. Aquí ya estás acostumbrado. En Europa llegas a un aeropuerto y el autobús te está esperando y te lleva al hotel…

FdB2: ¿Allí no?

V.B: Allí no. Allí tienes minivans. Una van para los técnicos. Las otras somos las jugadoras las que conducimos. Tú llegas al aeropuerto, alquilas las vans, que son de 8-9 plazas o las que sean. Entonces igual tienes 3 o 4. Y tú ahí te mueves. Yo ahora tengo las llaves de una van y escribo en el grupo: mañana a las 9 me voy al Starbucks. ¿Quién viene? O quien quiera que esté abajo. Y quien quiera, baja. Tú te vas… Que también tienes desayuno en el hotel y si quieres te quedas allí. O que si tus padres vienen a verte pues bien. Y que si tú quieres irte a tu casa porque vives allá, pues te vas. Como si quieres dormir allí. ¿Piensas que el entrenador va a saber si duermes allí o no? No le importa. Lo único que le va a importar…

FdB2: Lo que pase durante el partido.

V.B: Tu rendimiento los 90 minutos.

FdB2: Pero no dudan de que les vayas a fallar.

V.B: No, nunca. ¿Pero cómo voy a dudar si tú eres profesional?

FdB2: Confían ciegamente ese carácter competitivo que te va a hacer…

V.B: Claro, claro. Yo no te creé. Tú llegas. Es decir, yo soy el entrenador y te cojo a ti y te pongo aquí porque tú ya llegaste, tú ya eres profesional entonces… come lo que te dé la gana. Yo tenía una compañera en Philadelphia que sólo comía sándwich de queso. Come lo que te dé la gana. ¿Quién te va a decir…?

FdB2: Si eres buena…

V.B: Y acaba el partido y pizza o… Tú acabas por ejemplo el partido y estás libre. Al día siguiente a lo mejor se queda a las 9 del hotel o a las 11 en el aeropuerto. Pues ya está. A las 9 en el hotel. Vete a donde quieras, vete con quien quieras. Si vais en una minivan pues ya vais todas juntas. Normalmente es como un tercer tiempo. Porque casi siempre quedas con las jugadoras de los otros equipos. Si te vas a cenar con tus padres o con quien quieras es cosa tuya. A las 9 en el hotel o a las 11 en el aeropuerto. Fin. Y ya está. Tú ¿dónde tienes que dar el rendimiento? Pero también ¿por qué? Porque hay muchos. Si tú no eres buena, en el momento en que tú dejes de dar el rendimiento, pues entonces ya preocúpate de la comida, preocúpate de lo que quieras. Así es. Que hay extremos. Hay gente que se cuida muchísimo y pesa cada cosa que come porque para ella es super importante cuidar todo eso porque su rendimiento va a ser mejor. Y hay otros que no. “Yo lo que necesito es no pensar en el partido hasta 5 minutos antes”. Pues hazlo. Y nadie se va a meter en eso. Entonces, la forma de gestionar un grupo y de tú adaptarte a los EEUU por ejemplo, no tiene nada que ver a Alemania, y no tiene que ver a Francia. Por ejemplo en Francia, a nivel cultural es una mezcla. ¿Cómo son los franceses? Son muy individualistas. En la forma de ellos de reaccionar. ¿Por qué? Porque cada uno mira por su gremio. Tú eres musulmán, musulmanes. Tú eres ghanés, ghaneses. Tú eres árabe, árabes. Eso lo notas en todo. Cuando vas a comer, cuando surge cualquier cosa en el vestuario, cuando se critica al entrenador… Cada país es diferente. Tú llegas a Francia y tienes que ver cómo va todo.

Sí es cierto que a mí me gustaría estar más tiempo en los diferentes países en los que he estado porque puedes exprimir la experiencia mucho más. Pero es cierto también que con las experiencias que llevo me es mucho más fácil. Por ejemplo, a lo mejor tú vas a China y a ti te hacen falta 3 años para sacar lo que yo he sacado en 8 meses. Porque ya estoy acostumbrada y ya sé cuáles son las cosas importantes. Y yo creo que lo sacas más rápido.

FdB2: A nivel idioma, ¿cómo es la compresión cuando no hay idioma común? Me refiero en países que hablan inglés, fluido me imagino. Pero en China… Con compañeros, en el campo. Me parece muy complicado.

V.B: Es muy difícil porque, claro, tú no te puedes comunicar. Eso lleva un proceso. Yo te quiero decir lo que quiero hacer o por qué lo estoy haciendo y ¿cómo te lo explico? Claro, hay mucho más trabajo en entrenamientos. Y tú tienes que buscar la manera de que tu compañero se acuerde de esto para que en el partido, cuando eso pase, le digas algo o le hagas referencia y entonces muchas veces pasa, cuando ya llevas un par de meses allí y hay cosas en el entrenamiento que vas hablando. Pero claro, eso yo lo sé porque ya he estado fuera. Entonces, yo cuando llego a China ya sé que eso va a ser un problema. Cuando estoy entrenando, digo: vale, esto se va a dar en el partido. O esto se dio el otro día en el partido. Y esto va a pasar más veces. Vale. Cojo al traductor, por ejemplo. Esto. Dile: cada vez que pase, cuando le haga tal, que sepa que es de esto. Pero asegúrate de que lo entiende. Y cuando llega el partido ya muchas veces las compañeras te dicen: ya, ya. Porque ya lo has hablado. Ya hay algo detrás que te hace reaccionar mucho antes. ¿Qué pasa? Que es más trabajo fuera de lo que es el partido fuera de campo. O al acabar el entrenamiento. Y eso es un trabajo que si no estás acostumbrado a estar fuera, no lo haces. Entonces pasan muchos más meses… al final, ¿yo por qué hago todo esto? Lo que hablábamos antes. ¿Qué depende de mí? Mi rendimiento. Hay unas expectativas muy altas. ¿Cómo puedo llegar lo más alto posible? O lo más rápido. Pues tengo que buscar recursos. Y en un sitio donde el idioma es una barrera tan importante tengo que buscar recursos. Que sepan eso. Que le salte algo en la cabeza porque ya lo hemos hablado.

FdB: Dentro del entrenamiento, que nos vamos a centrar más en un bloque así. Decías antes que te gustaba que el entrenador te diera soluciones. La forma de llegar a ti a través del entrenamiento, como jugadora, ¿prefieres que te hagan pensar dentro del entrenamiento o que te hagan automatizar, por así decirlo? O un poco combinar ambas.

V.B: Para mí, combinar ambas. Porque hay veces que sí que es bueno que te hagan pensar. Porque al final si piensas vas a buscar las soluciones que tú crees… pensar siempre es bueno porque siempre tienes que pensar, sea dentro del campo o fuera. Pero también hay otras veces…

 

“Muchas veces no hay tiempo para que me hagas pensar. Es fantástico que me pongas un ejercicio y que yo busque cuál es la mejor manera. Pero si tú juegas Champions el miércoles y partido el domingo, yo no tengo tiempo para que me hagas pensar. Yo quiero que me digas: el miércoles el partido va a ser así, o creemos que va a ser así. Y esto es el plan de partido y esto es lo que vamos a hacer.”

 

FdB: Perdona que te corte. Dentro del alto rendimiento, en el que tú te mueves. ¿La falta de tiempo a veces, obliga a que tengas que automatizar?

V.B: Exacto. A eso voy. Muchas veces no hay tiempo para que me hagas pensar. Es fantástico que me pongas un ejercicio y que yo busque cuál es la mejor manera. Pero si tú juegas Champions el miércoles y partido el domingo, yo no tengo tiempo para que me hagas pensar. Yo quiero que me digas: el miércoles el partido va a ser así, o creemos que va a ser así. Y esto es el plan de partido y esto es lo que vamos a hacer. Contraataque. Pues os vais a meter aquí y vamos a buscar el balón aquí. Pam. Esto. La finalización va a ser así. Y el domingo tenemos dos días para preparar el partido y esto es lo que vamos a hacer. Lo de pensar es fantástico y quizás, si tienes tiempo, sobre todo en pretemporada, sí es bueno porque tú cuando piensas también mejoras. Y entiendes mejor el juego cuando te hacen pensar y tú encuentras las soluciones. O aunque no las encuentres, porque luego te paran y te dicen: ¿por qué esto? ¿por qué lo otro? Y tú lo asimilas mucho mejor y ya se queda contigo. Sin embargo si es automatizado no entiendes el porqué. Lo haces y ya está. Y eso se queda ahí. pero sí que en el alto nivel muchas veces no tienes tiempo. Y si no tienes tiempo, ese proceso de pensar y que tú busques soluciones… Para mí eso es más, antes del máximo nivel. Cuando tú estás en la formación sí que creo que la metodología ha de ser así. No de automatizar nada. No. Sino el porqué. Porque el chico o la chica van a entender mucho mejor el fútbol, van a buscar soluciones, van a ver eso y van a decir: esto es lo que trabajamos. Y la toma de decisión… Pero en el alto nivel, en teoría, tú deberías llegar ahí con todo ese proceso hecho. Entonces luego ya lo que buscas es rendimiento y resultados. Para rendimiento y resultados, si me tienes que decir que esto se hace así y lo vamos a hacer así 20 veces, pues lo hacemos.

 

“cuando piensas también mejoras. Y entiendes mejor el juego cuando te hacen pensar y tú encuentras las soluciones. O aunque no las encuentres, porque luego te paran y te dicen: ¿por qué esto? ¿por qué lo otro? Y tú lo asimilas mucho mejor y ya se queda contigo. Sin embargo si es automatizado no entiendes el porqué. Lo haces y ya está. Y eso se queda ahí. pero sí que en el alto nivel muchas veces no tienes tiempo.”

 

FdB: Siempre decimos que el fútbol debe conservar esa parte de divertimento. No es una cosa o la otra, pero tú como jugadora ¿qué porcentaje das al divertimento y que el entrenamiento te motive o el mejorar? No es una dicotomía. Pero por ejemplo Bielsa habla mucho. Creo que era Ander Herrera que en una entrevista decía que había mejorado un montón con él pero que mentalmente salían muertos a entrenar porque sabían ya lo que iban a hacer.

V.B: Yo creo que lo ideal es tener un equilibrio. Pero hay entrenadores como Bielsa que esa es su forma de trabajar. Como jugador sabes que su forma de trabajar es así. Entonces, pues te tendrás que preparar mentalmente de otra manera. Cuando salgas de los 90 minutos de entrenamiento o lo que tengas, te tendrás que buscar la manera de desconectar del fútbol. Y cuando tengas un día y medio libre, no pensar en fútbol. Y quizás con otros entrenadores, no. Porque no acabas mentalmente tan dañado. Y cuando llegas a casa te apetece ver el fútbol. Eso es parte de qué puedes hacer tú para el máximo rendimiento. Pero para mí sí que lo ideal es un equilibrio. Yo los mejores entrenamientos que he tenido han sido divertidos y han sido super competitivos. De ir a muerte. Porque al final el jugador, en el máximo nivel, lo que busca es eso. Que el entrenamiento… claro, es que si al final es todo normas o si tú te echas unas risas y te cortan la cabeza, como pasaba muchas veces en Alemania, te vas rallado y oye, al final también juego al fútbol porque me divierto. Pero también va mucho con la presión del grupo. Si en el grupo que tienes hay buen rollo, el entrenamiento va a ser super competitivo y bueno para todos, pero también en un ambiente bastante distendido. Que eso te va a ayudar para cuando haya momentos de tensión, de malos resultados y demás, y que el grupo sea más calmado. Sino vas a pasar de 0 a 10 en nada. Cuando las cosas vayan mal va a haber ostias en los entrenamientos y la gente va a estar enfadada. Y van a decir: este entrenador es una mierda. Pero cuando tienes un equilibrio en todo, los jugadores también son más equilibrados. Y van a ver: bueno, ahora tenemos malos resultados y el entrenador estuvo mal, pero venga, nos vamos a centrar en entrenar, tal… Vas a generar que el ambiente y el equipo sea mucho más equilibrado.

FdB: El otro día hablábamos con un chico que hablábamos un poco de esto. Que él decía que en el fútbol estamos muy mal acostumbrados con respecto a otros deportes. Él decía que en otros deportes los jugadores tienen mucho más interiorizado que a lo mejor les toca una sesión mucho más analítica de 2×2 durante muchísimo tiempo del entrenamiento. Y no pasa nada. Y en el fútbol no tenemos eso. Y justamente Bielsa dice que hay parte del entrenamiento que no carga al jugador. Más teórico por ejemplo. Con pizarra, vídeos, durante una hora o media hora. Y mi pregunta es si estáis malacostumbrados con respecto a otros deportes. O que no tiene nada que ver fútbol con los demás deportes.

FdB2: Las horas que entrena un gimnasta… aquí es inconcebible. Tiene relación con lo que decías de Alemania y las 3 horas. Allí sí y aquí no. Tema cultural.

V.B: Sí que es cierto que al final, si lo comparas con otros deportes…

FdB: Parece que son como más teóricos los otros deportes que el fútbol. Este parece como más de instinto, por así decirlo.

V.B: Claro. Yo pienso en un nadador. Las horas que echa nadando. Es la ostia. Ya. pero tú no puedes entrenar al fútbol tantas horas. Y ya está. Pero es que es una realidad. No es: joder es que vivís muy bien. Vivimos muy bien…

FdB: Después vamos a hilar con eso. Porque seguramente también tengáis mucho trabajo detrás que la gente desconoce.

V.B: Exacto. Claro. Entrenáis una hora y media y se acabó… Espera. Una hora y media no. Si realmente eres profesional y estás comprometido con tu equipo… La media hora de antes ya es de protocolo de prevención y demás. Pero es que la hora de antes o los 45 minutos de antes es de llegar al vestuario… Que hay jugadores que les da igual, pero hay jugadores que no. Hay jugadores, por ejemplo si eres capitán… Al final tú sales de tu casa muy temprano. Vas allí y tienes un trabajo que hacer a nivel de gestión de equipo. Después tienes tu protocolo de prevención. Luego tienes el entrenamiento. Luego tienes el de después del entrenamiento, algo extra que necesites en campo o gimnasio. Ahora, hoy en día, ya comes allí. Después de comer allí, tienes fisio o tienes lo que tengas. Que claro, si tienes 80 fisios muy bien, pero si tienes 8 jugadoras que tienen que pasar por el fisio y tienes 2 fisios… hay unos horarios. Si eres el primero muy bien, acabas antes, sino… Hay veces que cuando llegas a tu casa es tarde. Y han pasado 8-9 horas o las que sean. Y luego está el tema de la nutrición, que comes y cómo comes. O que viene mi familia y nos vamos a ver París. Y a lo mejor no puedes. Porque al día siguiente tienes una doble sesión o igual tienes una molestia en el tendón… Al final, tu vida está totalmente condicionada. A lo mejor un nadador está 6 horas allí, pero tú estás 8 más todo lo demás. Que ellos también lo tienen eh.

 

“la gente tiene la perspectiva de que trabajamos mucho menos que otros deportes. Y que lo que recibimos es mucho más…Pero sí que hay un trabajo invisible que mucha gente no ve y no valora. Y a mí me parece lo más difícil. No todo el mundo puede ser futbolista. Tu también tienes que renunciar a muchas cosas.”

 

FdB2: Pero es invisible todo eso.

V.B: Claro. Entonces la gente tiene la perspectiva de que trabajamos mucho menos que otros deportes. Y que lo que recibimos es mucho más. Una, que sí es cierto que recibimos mucho más porque a nivel cultural el fútbol es un deporte mayoritario. Hay que buscar la manera de que los otros deportes también lleguen a eso. Claro. Y no es culpa ni del fútbol ni de los futbolistas. Pero sí que hay un trabajo invisible que mucha gente no ve y no valora. Y a mí me parece lo más difícil. No todo el mundo puede ser futbolista. Tu también tienes que renunciar a muchas cosas. Simplemente el cambio de equipos. Hay gente que… ayer lo hablaba con una amiga: es que yo pienso ahora en hacer una mudanza e irme a otra ciudad…y ni de coña. Paso, porque no me compensa. Ya. Pues ahora imagínate cada año. O cada dos años o cada tres. Y luego llegar allí…

FdB2: Eso no lo ve nadie.

V.B: Claro. Y luego ponerte a trabajar. No, no. Es que luego tienes que llegar allí y dar un rendimiento. Y luego hay lesiones.

FdB: Es que no es un trabajo normal en el sentido de que no están evaluando de esa manera constante tu rendimiento.

FdB2: Y la presión.

FdB: Y aparte, ahora que lo comentas. El reportaje Six Dreams, sobre La Liga. Llegaba al Éibar un chico, creo que era serbio. La presidenta del Éibar le preguntaba la edad. Me parece que tenía 20. Y decía ella: pero si es como mi hijo. Pero si está aquí sólo, en otro país. Un tío de 20 años, que llega a un país nuevo, sólo. Y que claro, al día siguiente tiene que rendir.

FdB2: Aparte, creo que el fútbol es menos entrenable que otros deportes más cíclicos. Por ejemplo, un nadador.

FdB: Es el más complejo de todos seguramente.

FdB2: El fútbol no es cantidad. Son decisiones continuas. Puedes estar mejor físicamente, puedes hacer más tiros a portería, puedes hacer más controles y pases… sí, pero no vas a ser mejor jugador por eso.

V.B: Pero ahora también, al final, sí que se entrenan más horas.

FdB2: Seguro.

V.B: En campo se entrena menos (más días pero menos tiempo seguido). Pero ahora entrenamos muchas más horas. Análisis de vídeo. A nivel individual, a nivel de equipo. Tú coges todas esas horas… Son un montón. Muchas. Muchas más que antes. Entonces al final es eso, no es cantidad a lo mejor, de trabajo físico, pero sí que hay muchas horas de…

FdB2: Pero no haces… el atleta, si hace X horas, va a tener resultado. Tú puedes estar 10 horas en el campo de fútbol y puedes ser el mismo jugador, puedes ser mejor, puedes ser peor, puede ser que lo que haces en las 10 horas no se dé en todo el partido… o no se dé en toda la liga. Por eso el fútbol es espectacular.

V.B: Y luego que el atleta es uno. En fútbol, lo que a mí igual me hacen falta 10 horas igual a ti te hacen falta dos.

 

“es muy difícil para un entrenador gestionar un grupo de 20 personas diferentes. Y 5, 6, 7 diferentes e su staff”

 

FdB2: Exacto.

V.B: E igual yo necesito, al acabar el entrenamiento, hacer algo de balón parado, o tiros, o finalización, o lo que sea. Y tú te vas a tu casa porque necesitas irte y no vernos la cara más. Y hay jugadores que necesitan tener muy buena relación con el equipo. Y otros que llegan, hacen su trabajo y se van. Entonces claro, gestionar a un grupo, y es que es muy difícil para un entrenador gestionar un grupo de 20 personas diferentes. Y 5, 6, 7 diferentes e su staff. Porque al final, en alto rendimiento, en el cuerpo técnico, mínimo, vas a tener 6 personas. Es así. Luego, los fisios, el médico, el director deportivo… Al final tienes un grupo muy amplio y tú eres el que va a marcar un poco el camino. Y eso es muy difícil.

FdB2: Todo esto, creo, es lo que hace espectacular al fútbol. Que lo hace tan diferente al resto.

V.B: Sí. Si es que al final, lo que más gusta en el fútbol son situaciones en que pasas un momento muy malo… que hay una historia detrás. Tú ves el éxito y la gente que está dentro ve todo el proceso. Y luego cuando te cuentan todo el proceso, o si te hacen partícipe del proceso, es la ostia, claro. Por eso cada fin de semana los estadios están llenos. En un campo de baloncesto cogen menos personas que en uno de fútbol. Y cojonudo que todos los deportes tienen mucho mérito, pero al final, el fútbol genera lo que genera porque hay muchas cosas detrás, muchas emociones.

FdB: Los entrenadores, según las cualidades de los jugadores deciden jugar de una u otra manera, en muchos casos. ¿Crees que es importante tener en cuenta la sensibilidad del jugador? A lo mejor eres una jugadora con características para un tipo de juego y tienes sensibilidad por otro. Y ¿cómo durante tu experiencia has ido gestionando eso?

V.B: A ver. Antes hablábamos del tema, que a mí un entrenador me puede hacer decidir para ir a un equipo o no. Entonces claro, al final, el entrenador si puede escoger a los jugadores, va a escoger jugadores acordes un poco a su manera de jugar. Es decir, si tú eres un entrenador que te gusta el fútbol directo, entonces no vas a fichar a jugadores de toque y de posesión. Porque no tiene sentido. Pero claro, también puedes llegar a un equipo hecho y ahí sí que te tienes que adaptar. Pues vale, tú eres muy físico pero no tienes jugadores para eso. Te tienes que adaptar. Y yo creo que el jugador se tiene que adaptar. Claro, tus condiciones son las que son… Entonces no me habría ido de España. ¿Mis condiciones? Entonces no me habría ido a jugar a Alemania. Y gané la Champions jugando todos los partidos con el Frankfurt. Entonces, al final también te tienes que adaptar. Sí es cierto que a lo largo de tu carrera, en este caso en la mía, también llegan momentos en que dices: bueno, pues yo ya estoy cansada de adaptarme. Por ejemplo, me voy de Alemania porque aquí yo ya no voy a sacar nada más. Lo que tenía que hacer a nivel personal de ganar títulos lo he hecho. Y a nivel personal de ser capaz de adaptarme a esto y lo acepto esté de acuerdo o no esté de acuerdo, me guste más o me guste menos, sí. ¿Lo hice? Sí. pues ya está. Tampoco es cuestión de… Al final, lo que hablamos antes de que el jugador también se tiene que divertir va más en ese sentido. Si tú estás en Alemania por ejemplo, jugando de esa manera que sabes que no te gusta. Entonces buscas, si puedes, buscas la manera de estar en otro sitio donde tú vayas a disfrutar más con la manera de jugar. Yo creo siempre en adaptarse. Como jugador igual que el entrenador si llega a un equipo hecho. Estos son los jugadores que tengo. Por mucho que yo diga: no, es que yo quiero jugar así… igual a los tres meses estás fuera. Porque no tienes a los jugadores para ello. Pero tampoco puede ser que los jugadores digan: yo soy así y ya te adaptarás tú o ya se adaptará el equipo a mí. Tienen que haber siempre un equilibrio. Y para mí el entrenador tiene que ser capaz de convencer al jugador de que si tú tienes un estilo de juego muy diferente a lo que es el equipo, yo tengo que encontrar la manera de convencerte para que te adaptes. Porque puede ser que tú ya te adaptes. Que digas: sí, voy a hacer un sobre esfuerzo para esto. Pero puede ser que digas: yo soy Neymar y soy así. Entonces digo: ¿cómo puedo hacer para…? Pues a lo mejor eso. Decirle: si tú mejoras en esto lo que te va a dar… O decirle: sé egoísta. Ahora estás aquí, puedes ganar este título… Cada uno es diferente. Es función también del entrenador conocer qué es lo que ese jugador aprecia más.

FdB: Vienes hablando bastante de eso y ahora se focaliza mucho en ello. Y es la gestión. Sois personas y eso es muy importante. ¿Cómo de importante consideras esta labor? Y ahora que tú eres más del grupo de las veteranas que del de las más jóvenes, ¿cómo influyes como jugadora en esa gestión? Y ¿eres capaz de participar de esa gestión estando en otro país? Por ejemplo, China, que no conoces el idioma.

V.B: En esos sitios es más difícil. Pero al final, tú ayudas con lo que hablábamos antes del equilibrio. Cuando la gente o los jugadores son más jóvenes son más de encender. Son más inestables. Y el rendimiento es más inestable también. O están muy bien o están muy mal. Entonces es también función de los jugadores de más experiencia, que digan: yo eso ya sé cómo es. Yo eso ya lo viví. Vas a estar aquí y aquí. Yo ahora, por ejemplo, si tú me vienes rajando del entrenador o que estás cansada de no jugar o de lo que sea. Y yo te digo: ya, es que tienes razón. Ahí ya vamos mal. Pero si yo te digo: a ver ¿qué pasa? ¿hablaste con él? ¿buscaste soluciones?. Y eso es tiempo, que antes hablamos, que la gente no analiza, pero es un trabajo que tú estás haciendo pero que nadie te lo está pidiendo. Inconscientemente lo haces. Porque al final todos somos egoístas.

FdB2: Claro, es que va a repercutir en tu rendimiento.

V.B: Claro. Entonces, yo si tengo un grupo de jugadores que están rajando y creando mal rollo, a ti te perjudica. Tienes que buscar la manera de hacerlo. Cuando hablas el idioma y a nivel cultural, es más fácil. Dedicas horas de charlas, de fijarte en cosas, prestas más atención en los partidos en los cambios, en las caras, en los entrenamientos cuando el entrenador da el peto de titulares, en cualquier ejercicio… todo eso, que muchas veces… Que yo ya sé que para el entrenador es muy difícil controlar todo eso. Piensa que tú como entrenador, tienes 20. Pero para el jugador, yo soy yo. Entonces, cualquier cosa que tú hagas, yo lo voy a analizar al 100%. Cualquier cosa que yo haga tú lo vas a analizar el 5%. Pero yo como jugadora con experiencia ya lo sé. He vivido muchas situaciones y he visto otras situaciones de otros jugadores. Entones claro, yo me quedo mucho con eso. Hay veces que yo estoy entrenando y yo a lo mejor estoy en el equipo titular y sé que la que me está defendiendo está enfadada porque quería estar en mi sitio y estoy hablando con ella. Me roba un balón y le digo: “qué buena, bien ahí”. Porque es tu compañera y porque sino va a llegar el final del entrenamiento, se va a ir a la ducha y la va a liar. Eso es gestión. Por eso para mí me parece muy importante tener jugadores de experiencia en un equipo. De experiencia y que sean buenas. No tienen que ser titularísimas. Yo no creo que por ser jugador de experiencia tengas que ser titular o más importante…no. Pero hay jugadores de experiencia que aunque estén en el banquillo pueden ayudar muchísimo. Y sabes que encima cuando salen te van a dar un rendimiento fantástico. Y eso es muy importante. En un país como China, eso a lo mejor es más difícil, pero las caras son las mismas. Igual me cuesta más después el poder hablar contigo o el poder hacer algo. Bueno, pero yo la cara ya la veo. Y ya sé lo que te pasa y por qué es. Igual no puede hablar contigo porque no tenemos esa comunicación… pero a lo mejor puedo hablar con el entrenador. A lo mejor puede hablar con tu colega para que hable contigo y que tú busques recursos…

FdB2: Quizá el camino más tortuoso pero se puede llegar.

V.B: Exacto.

FdB: Y luego a ti como jugadora, la importancia del idioma, para que el entrenador llegue a ti.

V.B: Fundamental. Por eso, yo sabía que tenía que aprender inglés sí o sí. Al final ya, incluso con el inglés ya pierdes cosas…

FdB2: Profundidad.

V.B: Siempre pierdes algo. No es lo mismo. Pero claro, si ya no tienes el idioma, pues ya pierdes mucho más. El francés, los primeros meses, que no hablaba francés pues ya estás perdiendo cosas: del discurso, del entrenamiento en sí, las correcciones de las tareas… Eso se pierde. Y claro, en China… para mí no. Porque es en inglés. Pero para las jugadoras chinas, el entrenador ya pierde algo. Porque tampoco es su primer idioma. El traductor ya va a perder más. Simplemente hay veces que ya no se puede ni traducir de la misma manera. Después también el cómo lo dice el entrenador y el cómo lo dice el traductor a nivel gestual, de tono de voz… Entonces, fuera, un buen traductor lo cambia todo. Yo el ver a… y eso que a mí no me hacía falta, pero tú ves saltar al entrenador diciendo algo, y no es lo mismo que el traductor se levante a que, por ejemplo allí en China, que nuestro traductor era muy bueno, que el entrenador saltaba y él saltaba con el mismo ímpetu. Pero porque estaba trabajado así. Y trabajaban. Son horas que no se ven pero que el entrenador le decía: tienes que alzar la voz, y tienes que… Entonces era muchas veces lo mismo. Repitiendo los mismos gestos… Ya vas a perder cosas, pero al menos pierde lo mínimo. En mi caso la primera vez que fui a EEUU que creía que iba a saber hablar inglés o entender algo… no entiendes nada de nada. y encima rápido y con Paul que es de Liverpool… era imposible. Pero te adaptas. Al final te adaptas. ¿Pierdes cosas? Sí. Pero prestas más atención. Estás más concentrado. Tienes que fijarte mucho más. Se inicia un ejercicio y alguien que vaya primero y tú prestar atención. Y claro, eso genera un desgaste. De tiempo en el que estás allí y fuera. Porque yo llegaba a las 8-9 de la tarde-noche y yo ya no podía hablar inglés. Porque al final tu cabeza está trabajando muchas más horas. Pero al final, tienes que hacerlo porque buscas un rendimiento.

FdB2: Un inciso, ¿qué idiomas hablas?

V.B: Inglés, francés, portugués y castellano. Puedo entender algo del alemán o del sueco pero… hablar, hablar… También es cierto que el inglés te dificulta aprender otros idiomas.

FdB2: ¿Por qué?

V.B: Claro, porque no tienes necesidad. Yo sé que aprendería mucho más chino. Ahora de chino sé palabras sueltas. Pero no tengo más necesidad. Si no hablase inglés, no es que sería buena en chino, pero sería mucho mejor. Al final, no tienes tanta necesidad. El francés lo entiendo todo y puedo hablar bastante bien. Y no lo hablo mucho mejor también por el inglés. Porque al final, los primeros meses como no sabes pues te apoyas más en gente que habla inglés. Siempre hay alguien que te traduce… entonces no necesitas. En Suecia aprendí realmente el inglés. Todo el mundo habla inglés. Y te dice: ¿para qué vas a aprender sueco? Somos 10 millones de suecos, si nos encontramos en otra parte del mundo vamos a hablar en inglés.

FdB2: Todos hablan inglés.

V.B: Claro. No lo necesitas. Inglés y español y no necesitas más. Francés es bueno porque es un idioma importante también. Y el alemán sería fantástico. Pero es muy difícil. Para mí fue muy difícil.

FdB: ¿Crees que los entrenadores tenemos en cuenta al jugador como ser humano? ¿Sentís que os tratamos así? A veces da la impresión, no de utilizar como fichas del tablero, pero sí perder la esencia del jugador. “Perder” más tiempo en conocer a la persona.

FdB2: El potencial oculto que aun no está en el campo.

 

“Para mí sí que, sobretodo en el fútbol femenino, el conocer y hablar con tus jugadoras es muy importante, porque en base a eso conoces a la persona, sabes cómo puedes apretarla, sabes si le pasa o no le pasa algo y eso la jugadora lo aprecia mucho.”

 

FdB: ¿Eso ayuda realmente?

V.B: Sí. Yo creo que cada vez eso pasa menos. Antes era así. Sobre todo en el alto nivel. Eras un número y daba igual tus problemas. Si tenías hijos, si te iba bien con el novio, con la novia… Daba exactamente lo mismo. Y eso, claro que afecta. Y a nivel de fútbol femenino, que muchas veces se dice que gestionar un equipo femenino es muy difícil. Es muy difícil porque quizás sí que eso lo valoramos mucho más. Igual a un chico le da igual que el entrenador sepa si tiene novia o novio o si vive con sus padres o si están divorciados o lo que sea. Una chica sí que lo valora mucho más. Para mí sí que, sobretodo en el fútbol femenino, el conocer y hablar con tus jugadoras es muy importante, porque en base a eso conoces a la persona, sabes cómo puedes apretarla, sabes si le pasa o no le pasa algo y eso la jugadora lo aprecia mucho. Y yo creo que en los chicos quizás es un poco diferente porque estás acostumbrado a eso. No porque realmente…

FdB2: Tema educativo puede ser.

V.B: Claro. Desde que eres pequeño, es como a nivel de sentimientos, a nivel de: no, soy más máquina y me da igual.

FdB2: Menos profundos. Menos pasionales.

V.B: Claro, entonces al final como que se le da menos importancia a eso. Pero cada vez se le está dando más. Quiere decir que realmente sí que tiene mucha influencia. Y yo creo que los entrenadores cada vez lo cuidan más, pero sigue costando. Y también yo creo que va a seguir costando porque no hay tiempo. Yo hay veces que digo: joder, sí que hay tiempo. Tienes algún entrenador que dices: pero si tienes tiempo de sobra. Entre los viajes, tal… pero hoy en día en los viajes tienes que ir cortando el partido. No tienes tampoco tanto tiempo para, a lo mejor, sentarte a tomar un café con alguno. O ver cómo se relacionan. Porque estás haciendo otras cosas. No es fácil para mí la gestión del tiempo. Es que al final es cuestión de prioridades. ¿Qué es más importante? ¿Cortar el partido ahora o cortarlo cuando tú llegues a tu casa? Por eso te decía antes de un entrenador que valoraba que no le cueste dedicar tiempo. Porque claro, tú como entrenador también tienes tu vida. Llegas a casa después de estar 3 días fuera y tienes a tu mujer, a tu hija… Claro, prefiero hacer el corte del partido ahora y así cuando llegue a casa me puedo ir a cenar o pasar tiempo que a lo mejor y coger a esa jugadora que sé que me puso mala cara por esto o por lo que sea, hablarlo…o no. O estamos tomando un café en el bar del tren y me contáis lo que sea. Prioridades. Y hay veces que va a ser mejor tomarse el café y hablar…

FdB2: Antes que el vídeo.

V.B: Claro. Y habrá otras veces que no. Porque tú como persona también, a lo mejor, necesitas el tiempo con tu familia para poder llegar a lo mejor el lunes…

 

“cuando vas siendo jugador de más experiencia valoras mucho más el trabajo del entrenador. Que antes no se ve. Tienes que ayudar a los jóvenes a que vean también todo eso.”

 

FdB2: Es tan difícil todo. El cuadrar las piezas…

V.B: Claro. Claro, porque si tú ahora priorizas esto no vas a poder desconectar esa media tarde o ese tiempo en casa y llegas el lunes y ya no haces lo mismo porque ya no tienes la misma energía. Y el lunes era el día que tú podías hacer más cosas y ya no lo puedes hacer porque estás saturado. Es difícil. Y yo lo sé. Y cuando vas siendo jugador de más experiencia valoras mucho más el trabajo del entrenador. Que antes no se ve. Tienes que ayudar a los jóvenes a que vean también todo eso.

FdB2: Sí, porque es cierto que el jugador también, al principio, no sólo la gente de fuera, el propio jugador, cree que el trabajo del entrenador es llegar al entrenamiento y entrenar. Nada más. No sabe lo que hay detrás. No lo sabe ni el jugador, que es la ostia eso.

V.B: No. Pero no lo sabe porque tampoco se dice.

FdB2: Correcto.

V.B: Porque cuando eres joven desconoces todo. Pero si tú te tomas ese café y hablas…Porque muchas veces a los jugadores jóvenes: no, es que es joven…ostia. Si con los niños puedes hablar de cualquier cosa. Si realmente quieres…y puedes hacerles entender…

FdB2: Claro. Hay que hacérselo saber.

V.B: Y no se hace lo suficiente. Entonces al final…

FdB2: Es más. Esto lo tengo hablado varias veces también. El tema del entrenador o el jugador, al final, para cualquier persona, digamos que es un privilegiado. Es un lujo, un premio. Y realmente es porque nadie, ni un niño, sabe lo que acarrea ser jugador, lo que acarrea ser entrenador, todas las horas de estudio o de dedicación, de nutrición, de concentración que lleva detrás… Nadie sabe eso, todo lo que lleva detrás. Ni el jugador. Los niños piensan que tú vas al partido y a lo mejor no piensan ni que entrenas, cuando son pequeños. El entrenador igual. No es una opción laboral visible para nadie. Para nadie.

V.B: No, no.

FdB2: Eso nadie lo valora como una opción laboral. Ni un padre… ni nadie. A no ser que tengas a alguien en la familia que te diga…

V.B: Que conozca.

FdB2: Claro. Que sepa por dentro cómo funciona.

V.B: Pero eso lo extrapolas a la gente y es lo mismo. Es que los nadadores están 6 horas y vosotros no… Claro, porque lo desconocen. Creen que es llegar al estadio y jugar el partido o poner la tele y verte ahí. Pero no conocen todo lo que hay detrás. Creo que cada vez se conoce un poco más. Se está cambiando mucho. Pero hay en países que se conoce más que en otros. Por ejemplo en China eso… por eso tampoco lo valoran. Por eso están en un nivel de profesionalidad tan bajo. Porque hay falta de información.

FdB: Yo creo que hay un par de cosas. Una, que la gente confunde que te guste lo que haces con que sea una profesión. Al cirujano le puede encantar la cirugía y es su trabajo.

FdB2: ¿De qué trabajas? Soy entrenador de fútbol. No, en serio, ¿de qué trabajas?

FdB: Y luego, por otra parte, creo que lo decía Lillo. Y es que a los niños o a los jugadores, no quieren ser jugador de fútbol o escribir un libro. Quieren ser escritores o futbolistas. Lo que conlleva. Lo que tú decías de que pensaban que ella sólo va al partido y gana la copa… El reconocimiento. Pero no se ve todo lo que te llevó a llegar a eso. Eso es un momento, es una anécdota de toda la trayectoria.

FdB2: Probablemente mucho más duro que cualquier otro trabajo.

FdB: A nivel mental.

V.B: Sí.

FdB2: Sí. Seguro. El desgaste, la presión, los nervios…

V.B: El entrenador también, evidentemente, pero para el jugador es todo eso en tus 20.

FdB2: En la etapa en la que no estás preparado para eso.

V.B: Exacto.

 

“Cualquier otra persona a nivel profesional, su mejor momento va a ser a partir de los 40-50 años. Ahí es cuando tú estás en tu máximo. Pero aquí estás hablando de jugadores de 18 a 35 años. La mayoría de jugadores están en los 20. Piensa tú como eras con 20 años.”

 

FdB2: Es atemporal.

V.B: Cualquier otra persona a nivel profesional, su mejor momento va a ser a partir de los 40-50 años. Ahí es cuando tú estás en tu máximo. Pero aquí estás hablando de jugadores de 18 a 35 años. La mayoría de jugadores están en los 20. Piensa tú como eras con 20 años.

FdB2: Decisiones equivocadísimas constantemente.

V.B: Y qué experiencias tienes. Y todo eso en un deporte que es de decisiones. Si tú a nivel personal no estás formado para tomar decisiones. Luego tú en el campo tienes que tomar decisiones constantemente. No es fácil. Y tienes esas decisiones en el campo que acarrean unas consecuencias. Y luego tienes que lidiar con esas consecuencias.

FdB2: Consecuencias enormes.

V.B: Y cuanto más alto nivel, mucho más.  Claro, si lo piensan así…

FdB2: Puede ser muy positivo y puede ser muy negativo.

V.B: Pero así es también, que hay jugadores que llegada a una categoría dejan de jugar y no vuelven a jugar al fútbol en su vida. Jugadores a lo mejor con más talento que los que llegan a Primera. Y hay otros que sin tanto talento encuentran la manera.

FdB2: Sin duda.

V.B: Cada uno es diferente. Por eso ahora en el staff se mete también el tema del psicólogo, claro. Y Guardiola tiene a Estiarte, por ejemplo, con él. Y dices tú: ¿Estiarte qué idea tiene de fútbol? Ninguna seguramente. Ahora sí porque está con Guardiola, y sino aprendes… ostia. Pero Estiarte está para cortarlo. Por ejemplo, Guardiola es un “loco”. Él puede venir aquí y sales y son las 7 de la tarde (la entrevista está siendo a primera hora de la mañana). Porque él pierde la noción del tiempo. Él empieza a hablar con quien sea. Había veces que yo empezaba a hablar con él y no es que yo le sacase cosas a él, es que él te hace preguntas todo el tiempo: esto, lo otro y bum y bum. Estiarte está para cortar todo eso: no, este día y medio te vas con tu mujer y con tus hijos. Y os vais de aquí y no vengas.

FdB2: Es un cuidador digamos. Entre comillas.

V.B: Y lo necesita. Porque sino Guardiola a nivel… si es que lo ves. El nivel de desgaste que tiene… Guardiola por ejemplo, en los partidos de Champions no come. No come en todo el día hasta después de… Pero tú, en un partido de Champions que es a las 20:45, bueno, ahora a las 21:00, pues está sin comer todo el día. Ojo eh. El desgaste mental que tienes de no comer…

FdB2: Se paga.

V.B: Claro. Luego acaba el partido y comes… y luego, dependiendo de cómo vaya el partido al día siguiente a las 7:30 ya estaba en la ciudad deportiva.

FdB: ¿Qué valoras de un jugador?

V.B: De un jugador…

 

“en un jugador valoro talento y ambición. Yo creo que sin talento, puedes llegar, pero es más difícil. Si tienes talento ya tienes algo.”

 

FdB2: Yo ahí ampliaría la pregunta, porque creo que es interesante. ¿Qué necesita un jugador para llegar arriba? ¿Qué parte de esas patas de la mesa son las más importantes?

V.B: Yo creo que en un jugador valoro talento y ambición. Yo creo que sin talento, puedes llegar, pero es más difícil. Si tienes talento ya tienes algo. Lo decía yo al principio. “Se me daba bien”. Si se me diese mal seguramente habría dejado de jugar al fútbol.

FdB2: No lo intentarías.

V.B: Claro. Entonces, tienes que tener que ver eso de que evolucionas, que eres bueno, que se te da bien… El talento es importante, o al menos, te ayuda. Y luego, para mí, es la ambición. Y puede ser la ambición de ganar una Champions, o puede ser la ambición de llegar a Tercera o puedes ser la ambición de ser titular. Al final, es la ambición de decir: yo quiero, quiero hacerlo. Y me da igual el tiempo que tenga que dedicar. ¿Por qué? Porque es que me gusta tanto… La gente que le gusta tanto algo le da igual el tiempo. Y si tienes que entrenar más, lo vas a hacer. Y si tienes que ver más vídeos, los vas a ver. Y si tienes que cuidarte más, te vas a cuidar. Pero porque tienes esa ambición ahí abajo. Entonces, yo creo que para llegar al alto nivel, sí claro, el talento está muy bien, pero luego tienes que tener esa ambición, esa pasión por el fútbol. Porque sino vas a vivir momentos en los que te dejas ir. Una lesión. Te dejas ir. Un entrenador que es un cabrón y no juegas. Te dejas ir. Una adaptación que es más jodida. Te dejas ir. Y al final para mí lo más importante es mantenerse. Poder dar tu rendimiento. Bien sea en el mismo equipo durante toda la temporada o varios años, o en diferentes países. Pero estar ahí. y eso no lo vas a conseguir sin eso. Porque no. Porque al final vas a ir arriba-abajo y no vas a poder rendir al máximo nivel.

 

“La gente que le gusta tanto algo le da igual el tiempo. Y si tienes que entrenar más, lo vas a hacer. Y si tienes que ver más vídeos, los vas a ver. Y si tienes que cuidarte más, te vas a cuidar. Pero porque tienes esa ambición ahí abajo.”

 

FdB: Ahora una pregunta que supongo que te hicieron mil veces en el último mes. ¿Qué te supone para ti, que tu ciudad le haya puesto tu nombre del estadio de fútbol, de una instalación conocida por todos?

V.B: Ahora lo voy pensando y cuando pase un tiempo creo que va a ser un poco diferente. A veces cuando ganas algo y después cuando lo piensas dices: ostia… Pero claro, yo ahora lo pienso y digo. Soy de ese barrio. Mi abuela es de Amio. Yo vivo en Fontiñas. He pasado ahí mucho tiempo. Iba al estadio a ver jugar al primer equipo. Entrenaba con el Victoria en el parking de fuera, porque no teníamos campo. Entrené a los prebenjamines y benjamines del Amio en el subsuelo en las columnas que hay. Las prácticas de coche las hice allí en el descampado aquel… Entonces claro, tú lo piensas y dices: ahora ves eso, que a nivel de fútbol de Santiago es… que lleve tu nombre, es de coña. Es de coña.

Y lo segundo te hace pensar y piensas que realmente es el mayor reconocimiento de mi carrera porque ninguna otra persona puede tener, digamos, ese título. Porque para mí es un título. Ganar la Champions. Le ponen tu nombre al estadio de tu ciudad. Y encima es San Lázaro… Con todo lo que representa. Es el mayor reconocimiento de mi carrera. Y es satisfactorio porque quiere decir que tu carrera es muy buena, o está siendo muy buena, porque sino no lo ponen. Y encima estás en activo. Porque al final, si esto te lo dan con 50 años porque has sido tal… pero estás en activo. Realmente tiene muchos significados diferentes. Y luego, que es un nombre de mujer. Que hasta el día de hoy relacionar un estadio de fútbol con una mujer… bueno Teresa Rivero pero porque era la dueña.

FdB: Es que realmente no reo que haya otro. Un estadio que haya estado así en Primera como éste…

V.B: Estadio, no. Hay gente que le ponen el nombre del pabellón o algún campo de pueblo, eso sí.

FdB: Pero como campo de fútbol y que haya estado en Primera… creo que no.

V.B: Como estadio no. Exacto. Entonces realmente es la primera vez que hay un nombre de mujer en un mundo que estaba tan masculinizado… A nivel social es un avance. Y yo creo que la visión de la gente ahora, no solo por esto, pero la visión que da Santiago, a lo mejor a nivel social, que es más religiosa, que es más tradicional, ves que… es algo que nunca podría pasar antes. Ves que tu ciudad también avanza. Que a nivel social encima, el 90% de la gente está de acuerdo.

FdB2: Habrá gente que no le guste, no pasa nada.

V.B: Y me parece normal.

FdB: Es imposible contentar a todo el mundo.

V.B: Pero la mayoría sí. Todos los partidos políticos… que sí. No es que fuera cosa de un partido sólo o de este alcalde… no. Todos. Tú lo ves y a nivel personal y dices: joder, con lo difícil que es poner a todo el mundo de acuerdo en cualquier cosa, cualquier tontería, que sea algo tan importante y con tanta repercusión como esto y que la mayoría de gente esté de acuerdo… La gente me ve por la calle y lo primero que me dice es lo del estadio. En el súper por ejemplo: enhorabuena. Y yo no me daba cuenta ni de porque era, pensaba, pero si no he ganado nada! Por el estadio! enhorabuena por el estadio!

FdB2: El peso lo tiene en el cambio mental. En la ruptura. No es que sea el estadio porque al final es un estadio, que es la ostia, pero el gran cambio es la ruptura.

V.B: Yo me sentiría igual de contenta si fuese un pabellón o un…

FdB2: Exacto. Es como un golpe a lo establecido.

V.B: Creo que puede ser un punto de inflexión para muchas cosas.

FdB2: Yo cuando lo leí por primera vez fue como un… ostia vaya golpe.

FdB: Aparte fue muy inesperado. No hubo ni rumores del cambio.

V.B: Claro, es lo que dices: ostia. Y yo creo que para todo el mundo fue así. Primero viene la sorpresa, y luego el decir: pues tiene sentido. A nivel social sobre todo tiene sentido.

 

“Yo soy mejor jugadora ahora, mucho mejor, que hace un año. Y es simplemente por la experiencia en China, porque a nivel deportivo me exigió muchísimo.”

 

FdB: ¿Serás entrenadora? O si crees que tu futuro puede ir por ahí.

V.B: Sí. Sin duda, 100% segura. Pero ya lo tenía claro desde hace mucho tiempo. Al final también lo he vivido en casa y eso siempre ayuda. Yo con 15-16 años aquí ya entrenaba, prebenjamines. Que ahora pienso y… es que no tenías ni idea claro. Pero sí. y también, que ahora también lo valoro a la hora de tomar decisiones de dónde sí voy y a dónde no. Y exprimo mucho más las experiencias. Mucha gente me decía que era una bajada el que yo me fuese a China. Pues no. Y ahora estoy 100% segura de que no. Una porque necesitaba salir de París porque necesitaba jugar y quería hacer como un reset. Quería sentirme importante, que allí lo iba a tener. Quería ver cómo era Asia, porque es totalmente diferente. Y quería exigirme al máximo. Yo soy mejor jugadora ahora, mucho mejor, que hace un año. Y es simplemente por la experiencia en China, porque a nivel deportivo me exigió muchísimo. Vas con unas expectativas y tienes que darlas. ¿Qué haces para poder darlas en un sitio donde no entienden el juego de la misma manera? A nivel de compresión del juego era la mayor carencia. Donde no tienes, a lo mejor, tantas jugadoras en quien poder apoyarte, porque al final en el PSG o en el Bayern, no es que seas una más, porque a lo mejor tienes más peso, pero sí que tienes otra gente que te va a ayudar. En China igual no. Yo no podía bajar de mi 100%. Todo lo que no fuese el máximo, máximo rendimiento ya no servía. Porque ya aun así el equipo todavía necesita más ayuda… entonces imagínate. En los entrenamientos, en los partidos… fue el sitio donde corrí más, donde jugué en más posiciones diferentes, comprendí el juego mucho mejor porque entiendes cuando hay más carencias cómo puedes ser más efectivo… Todas las experiencias que estoy teniendo me sirven. En Alemania, el estilo de juego. EEUU que antes decía Dani, que su estilo de juego es muy imprevisible. El cómo adaptar los entrenamientos para el jugador, todo eso. Y eso me va a servir para el futuro seguro. Cómo tratar a un jugador alemán, a un americano o a un latino. Luego los tienes todo en el equipo. Ya. Pero yo sé que un alemán necesita normas; un americano, libertad; y un latino necesita vida social. Entonces claro, tengo mucha más información que creo que me va a ayudar para ser entrenadora. Pero claro, hay un montón de cosas que me quedan por ver y es trabajo. Por eso cada vez me fijo más en la labor del entrenador.

FdB: ¿Cómo afecta toda tu dedicación profesional al fútbol a tu vida personal?

V.B: Afecta mucho porque no tienes una vida normal. O lo que el 99% de la gente. Y cuando la gente termina de trabajar, tú te vas a tu casa a descansar y cuando la gente se va a cenar y a tomar algo, tú estás en un hotel. Al final, a nivel personal es muy difícil. Las renuncias que haces a nivel de familia y demás… de pareja, que es incompatible. Luego si estás con alguien y te cambias de equipo, de país… es super difícil. Por eso decía antes que al jugador le hace falta lo del talento y luego la pasión. Esa ambición porque sino llega un momento y piensas: no me compensa. O me compensa estar al máximo nivel en un equipo y en un país porque a nivel personal es donde mejor te va. Pero si te quedas ahí tu máximo rendimiento probablemente no lo puedas alcanzar. Es cuestión de prioridades. Pero que afecta muchísimo, sí. Por eso el tener esa pasión, esa ambición… mi prioridad es ésta, es ésta y es ésta. En este momento todo lo demás me indica otra cosa… ya, pero es ésta y lo tengo claro. Para mí en el momento que se esté yendo mi ambición y mi prioridad, estaré más en un sitio y tendré una vida más normal. Pero ya no estaré en el máximo nivel. O en mi máximo nivel. Porque para yo estar en mi máximo nivel necesito todas estas cosas.

 

“A mí me conquista el entrenador cuando hablas con él y hablas de fútbol. Que te da soluciones para cómo tapar esto, cómo solucionar esto, cómo se trabaja…”

 

FdB2: ¿Qué le exiges a un entrenador? ¿Cómo te conquista un entrenador?

V.B: Antes decía lo de que tenga esa pasión e ilusión, pero luego, es el conocimiento. Un entrenador que sepa de fútbol. Y eso es hablando y viendo. A mí me lo puedes decir pero luego… Hay entrenadores que saben mucho y luego no sirven como primer entrenador, a lo mejor. Pero el saber. Hay muchos entrenadores que no saben de fútbol. Pueden ser buenos gestores… no sé. Pueden ser un buen segundo, pueden ser buenos en diseño de las tareas… pero que sepan de fútbol y realmente te den soluciones… Porque al final, no es que sepa la ostia, pero después de 20-25 años en fútbol tendría que tener un máster! Entonces, al final, yo ya sé muchas cosas. El entrenador que me llegue ahora es porque tiene un nivel muy alto. A mí me conquista el entrenador cuando hablas con él y hablas de fútbol. Que te da soluciones para cómo tapar esto, cómo solucionar esto, cómo se trabaja…

FdB: De Guardiola justo decían eso. Que cada uno que le hacía una pregunta, él le daba una solución al momento.

V.B: De Guardiola lo que te llama es el conocimiento que tiene, porque cuando habla, habla de fútbol. Y su pasión. Porque no para de hacer preguntas. Estás hablando con él y te está seguido preguntando: ¿Y cómo entrenáis? Y la presión. Y esto. Y tal. Y eso es lo que te llama del entrenador. Los conocimientos que tiene y la pasión que tiene. Lo que hablaba antes del tiempo, de que no le cueste.

FdB2: ¿Consideras que fracasaste o que te equivocaste en algún paso que diste en tu carrera? Algún paso atrás. Algún país al que no deberías haber ido…

V.B: No. Esto no quiere decir que repetiría. Yo ahora pienso en lo de Rusia y digo: no volvería. Pero es que Rusia también me sirvió. Es que todos. China, es que me sirvió muchísimo. Pienso en todos, en el tiempo que estuve en EEUU, Suecia, Alemania, Francia… Es que no me puedo arrepentir de nada. De ninguna decisión que haya tomado o de un sitio al que haya ido. Y ha habido cosas mejores y peores. Y habrá gente que diga: es que aquí hubieses sido mejor. ¿Y quién lo sabe?

FdB2: Son decisiones que se toman y el cambio no lo vas dibujando. Es imposible.

V.B: Claro. Y es mi camino. Y la gente me dice: ¿Qué aconsejarías? Y yo qué voy a aconsejar. Esto es lo que para mí es importante. Y es lo que hablamos antes de que cada jugador es diferente y tienes que buscar tu manera… Mucha gente me dice: firma 3 años o firmar 5 años… ¿Pero por qué quieres que firme 5 años? No, porque tienes más seguridad, o si te lesionas… Pero es que yo no busco eso. Firma tú. Pero yo, lo que me da el firmar un año a nivel de exigencia personal es diferente. Y tener la libertad de que me pueda ir, que nadie me va a atar a eso, y si no estoy contenta y me voy… a mí me da una tranquilidad. Esa es mi seguridad. Es el saber que yo me puedo ir cuando yo quiera. Hago mi trabajo y cuando termino, si yo quiero me voy. Y luego es la motivación de que si no estoy rindiendo no me renuevan. Entonces, si estoy muy a gusto en un sitio y quiero que me renueven, me estoy exigiendo más. Porque al final, si tienes 3 años te acomodas un poco. Si no entras en Champions pues bien, o no… O tienes la presión de que tengo que entrar en Champions porque sino el próximo año no la juego. Y siempre que he firmado más tiempo, no es que me he arrepentido, pero no. Yo ahora siempre prefiero hacerlo así. Porque a mí me va bien de esta manera. Y todos los sitios en los que he estado me han aportado mucho. Unos más a nivel personal y otros más a nivel profesional. Pero yo no me arrepiento de ningún sitio.

FdB2: Competición, liga o país que te gustaría saborear.

V.B: No sé si lo voy a hacer o no, pero me gustaría Inglaterra e Italia por tema de fútbol y porque ya sería tocar y haber estado en todas las grandes. Que ya he estado, pero te falta Inglaterra e Italia que a nivel de fútbol, de cultura/tradición… Te puede aportar como futbolista y de cara al futuro. No sé si voy a poder hacerlo porque igual en tiempo no se da. Por ejemplo, la liga italiana está empezando a crecer ahora. Pero quizás aun no esté al nivel más alto. Entonces quizás tampoco te aporte tanto. No sé. Cuando me fui a París era eso o Manchester City. En Inglaterra siguen siendo fútbol muy directo. Y la forma de trabajar no es la que a mí me gusta. Y yo ya lo sé. Y si voy allí, tengo que ser consciente de todo esto. Y si voy allí mi prioridad ya no sería la ambición deportiva, sería porque quiero ir a Inglaterra para ver cómo se funciona, la cultura del fútbol y demás. Pero entonces pierdo mi referencia. Pero igual dentro de un año o de dos, si mi preferencia ya no es esa, pues igual me voy a Inglaterra o igual me voy a Italia, pero a día de hoy no, porque no sería coherente y no me sentiría bien. Entonces sí que a lo mejor tendría un arrepentimiento.

FdB2: Nivel de la Liga Iberdrola, la liga española. ¿En qué la situarías a nivel mundial?

V.B: Muy cerca de las grandes. Creo que a día de hoy Alemania y Francia están por encima. EEUU también. Creo que Italia está un poquito por debajo de la española. Creo que Inglaterra lo que es a nivel juego no, la liga española es mejor, pero a nivel competitivo, a nivel físico… si tú pones a jugar a un equipo de la liga española con uno inglés va a sufrir.

FdB2: Sí, porque no hay tanta diferencia futbolística como para superar eso.

V.B: Claro. Pero a nivel de calidad y de juego creo que España está mejor. Y creo que estamos en un momento en que sólo puede ir a mejor. Los clubes se han metido, hay más compromiso, la Federación, la Liga, los patrocinadores, los medios de comunicación… entonces yo sí que creo que la liga española va a ser la mejor. No sé si va a ser en dos años o en cuatro, pero va a ser la mejor. Porque al final se va a invertir más, las condiciones van a ser mejores…

FdB2: ¿Hay más talento en fútbol femenino aquí que fuera? Igual que en fútbol masculino, que yo estoy convencido.

V.B: Sí, total. Pero siempre lo ha habido. Mucha gente me pregunta: ¿qué es lo que ha cambiado ahora? Pues ahora lo que ha cambiado es que ahora las jugadoras pueden seguir la progresión, que antes no. Pero en el 2004 nosotras quedamos campeonas de Europa. Y ganamos la final a Alemania que tenían a las mejores jugadoras. Que han tenido a las que han sido las mejores jugadoras durante esta última década. Y eliminamos a Francia con las mejores jugadoras, y el año anterior se perdió la final. Que siempre ha habido jugadoras con muchísimo talento. Mucho. Y en categorías inferiores siempre se ha sido referente porque has tenido el talento. pero luego llegas a 17, 18 años y no sigues la misma progresión.

 

“Ya es un cambio. Se trabaja desde la base mucho mejor. Hay mejores entrenadores y eso se nota. Hay mayor compromiso en los clubes. Hay mejores instalaciones. Entonces, el nivel sólo puede ir a mejor. Y tienen referentes femeninos que antes no teníamos. El ver que es posible…”

 

FdB2: No hay salida…

V.B: Claro. Y en los otros países sí. Entrenas 4-5 días a la semana, las condiciones son mejores, empiezas a cobrar, puedes ser profesional… Y en España ahí empezabas la universidad, empezabas a trabajar porque no te daba la pasta, entrenabas a las 9 de la noche… La progresión se frena. Pero esto ahora ya está cambiando. Una que cada vez hay más niñas. No quiere decir que en la cantidad vaya a ir la calidad, pero ayuda. Antes había una y ahora a lo mejor tienes 5. Ya es un cambio. Se trabaja desde la base mucho mejor. Hay mejores entrenadores y eso se nota. Hay mayor compromiso en los clubes. Hay mejores instalaciones. Entonces, el nivel sólo puede ir a mejor. Y tienen referentes femeninos que antes no teníamos. El ver que es posible…

FdB2: Esa percepción te lleva a la mejora. Sin duda.

V.B: Si tú no conoces que haya jugadoras, no conoces que haya ligas profesionales, no conoces que haya opciones…. Cuando lleguen momentos malos, te dejas ir. Entonces ahora va a haber más continuidad en ese sentido. Y que cuando llegas a nivel profesional puedes vivir de eso. Y cada vez vas a poder vivir más. Ya hay jugadoras extranjeras que están viniendo a la liga española, y las jugadoras españolas van a ser mejores y yo creo que vamos a tener la mejor liga. Quizás este Mundial es muy pronto. Pero el próximo Mundial, España… en 5 años debería estar jugando la final, yo creo. Has ganado el sub-17, has jugado la final sub-20, has quedado campeona de Europa sub-19… y no sólo este año. Hace 4 años se fue subcampeona sub-17 del Mundo… Toda esa generación que le estás dando continuidad, porque los clubes les dan continuidad, tienen mejoras, entrenan mejor, son más profesionales… en 4-5 años no tienes ninguna excusa. Que aún así puedes ganar o perder, pero tienes que estar ahí. ¿Qué excusa vas a tener? Es que las alemanas son más… eso ya no te va a servir. Vas a estar en igualdad de condiciones total. Y a nivel mental también. Antes, como no sabías que era posible ganarle a Alemania… o ganarle a EEUU. Pero es que ahora lo sabes. Vienes jugando de tú a tú y siendo mejores que ellas en cualquier competición. Cuando tú te enfrentes a ellas… yo soy igual de buena que tú.

FdB2: Entrenadores en fútbol femenino. O entrenadoras. ¿Hay buenos entrenadores? ¿Hay gente que se quiere dedicar al fútbol femenino? O es una opción secundaria para llegar por otro camino.

V.B: La mayoría es secundario. Es decir, en el fútbol femenino, hasta el día de hoy, los entrenadores que ha habido, y entrenadoras prácticamente no había, estaban, una, porque eran malos y no servían en el masculino, cuando si eres malo, eres malo. Como no sirves para el masculino te vas para el femenino que es más fácil. Incluso desde el mismo club te mandan. Y luego, no había ese compromiso real de decir: esto es lo que quiero, quiero estar en el fútbol femenino y ése es mi objetivo. Siempre que había alguno bueno pensaba: en el momento que me salga algo en el masculino me voy. Y esto creo que está empezando a cambiar. Porque el fútbol femenino ya no es lo que era. Un entrenador que entrene en un femenino en Primera División tiene mucha más visibilidad que cualquiera de Segunda B. A nivel… incluso de ego, se te abren más puertas. Y un entrenador a lo mejor, si entrenas en femenino, te va a ser más fácil llegar al máximo nivel y si estás entrenando a uno de los equipos punteros tienes mejores condiciones y más profesionales que en cualquier equipo de Tercera, muchos de Segunda B, de Segunda ya no lo sé…

FdB2: A nivel comercial seguro.

V.B: Ahora interesa. Lo bueno de eso es que cada vez va a haber mejores entrenadores, entonces el nivel del fútbol femenino va a ir cada vez mejor. Lo peor es que se van a cerrar más puertas a entrenadoras femeninas que realmente sí están comprometidas con este deporte. Porque al final, el hombre, en el momento que le salga un masculino se va a ir. Bien sea por pasta, bien sea por ego…

FdB: Y va a perjudicar a quien quiera estar de verdad.

V.B: Claro. Pero cada vez va a ser más difícil para las entrenadoras porque cada vez va a haber más dinero, gente más preparada y buena que quiera estar en el femenino. Va a ser complicado. Pero bueno para el fútbol y para las jugadoras, más nivel de entrenadores significa más aprendizaje.

FdB2: ¿Tú dónde te ves más? ¿Masculino-femenino? Los dos…

V.B: Me gustarían los dos. Me veo más en el femenino, que lo conozco más y tengo más contactos ahí, pero realmente me motivaría mucho probarme a nivel masculino. Porque siempre he dicho que para mí el fútbol… no es diferente. Todo lo demás puede ser, lo que hablábamos que necesitaban más las jugadoras… eso puede ser. Siempre dicen: no, es que siempre hay cristos en los vestuarios de equipos femeninos. Ya. Por que se han permitido. Como no tenías jugadoras, si tú eras buena, te permitían lo que fuera. Que también pasa en masculino. Pero los del femenino pasan porque no se han cortado. “Es que no vienen a entrenar…”. Porque lo has permitido. Porque desde pequeñas se les ha permitido eso. En el momento en que llegue alguien y pase eso y diga: un mes sin entrenar con el equipo, estás apartada. Antes no lo podías hacer. Poco a poco vas a tener más jugadoras y vas a tener más libertad de poder ser más contundente. De poder educar más, a lo mejor como se educa en el masculino, en ese sentido. Pero a nivel de fútbol, fútbol, es que es lo mismo. Hay condicionantes físicos que lo cambian. Ya. Pero igual que en las diferentes ligas más profesionales o menos profesionales. No se juega al mismo ritmo en una categoría o con la misma calidad que en otra. Al final es adaptarse. No se juega igual en EEUU que todo es incontrolable que en España que sabes que vas a tener posesión de balón. Entonces, para mí eso es parte del juego. Este equipo es más así o esta liga es más así. Pero el fútbol… ¿tú entrenas diferentes ejercicios con niños o con niñas? No. ¿Con un equipo masculino que uno femenino? No. La intensidad podrá ser diferente o habrá cosas que tendrás que adaptar. Pero es lo mismo. Es fútbol. Análisis de partido: hay centros, hay remates… lo que se dé. Son las mismas normas… De eso no cambia nada.

FdB2: Las tres conquistas de tu vida. Deportivas, sociales…

V.B: A nivel deportivo, la Champions. Porque era lo que más quería y lo que más me costó conseguir. Y porque creces con la Champions porque, al final, es lo máximo. A nivel deportivo a nivel de clubes es lo máximo. Para mí es el mayor título. Después, otros títulos… Yo diría a nivel de Selección el jugar un Mundial porque no se había hecho nunca. Formar parte de ese proceso de no jugar Eurocopas ni Mundiales, y te metes en la Eurocopa de Suecia, vas por primera vez a un Mundial, realmente empieza a conocerse el fútbol femenino… Yo creo que para nuestro deporte fue un punto de inflexión. Y la tercera… creo que está todavía por venir. No sé si va a ser un título… por ejemplo, lo del estadio podría ser una de esas cosas. Pero todavía me quedan años de mi carrera que creo que puedo conseguir cosas importantes. Yo lo que quiero pensar es que algo más vendrá. Por eso dejo un hueco, por si…

FdB2: Una recomendación que nos hagas sobre alguien que podamos conocer. Alguien con el que te guste hablar de fútbol. Más desconocidos. Gente que valga la pena conocer.

V.B: Yo la recomendación que os haría es de una entrenadora. Es Patricia González. Espectacular en todos los sentidos. Ahora trabaja en FIFA a nivel de gestión, de análisis de situación, de creación de proyectos, es una fuera de serie. Pero es que a nivel de fútbol también lo es. De cómo entiende ella el fútbol. Además de que es joven y todos los conocimientos que tiene. Todo lo que se ha formado. Todo lo que se ha sacrificado… Y ya ha vivido cosas muy top. Te puede tocar cualquier cosa del campo, de partido y entrenos, también a nivel emocional, a nivel de gestión de grupos, a nivel de altas esferas, a nivel de proyectos de todo tipo…

 

Muchas gracias Vero!

 

Related posts

Leave a Comment