Maleta y fútbol FdB: Pedro Romero-Nieva en Los Ángeles

Soy un madrileño al que, paradojicamnente, la pasión por el  fútbol me trajo a los Estados Unidos hace ya ocho años. Actualmente vivo en la ciudad de Huntington Beach, que pertenece al condado de Orange situado a unos 45 minutos del centro neurálgico de la ciudad de Los Angeles. Formarme teóricamente ha sido una obsesión para un Licenciado en INEF como yo, lo que me llevó a cursar en Estados Unidos un Máster en Educación Fisica, Administración Deportiva y Liderazgo, al que me referiré más adelante. Siempre he sido un convencido de que en el fútbol moderno la diferencia la marca  el estudio, el trabajo ordenado, el aprendizaje continuo y saber transmitir en el campo todo ese conocimiento  con emoción,  pues solo a través de la emoción se puede llegar a cada uno de los jugadores para que dibujen en el campo lo pretendido metodológicamente. Todo está inventado, en el fútbol también, pero cada poco o cada mucho, según se mire, surgen hombres como Luis Aragonés, Cruyff o Guardiola, que transforman ese invento, esas mismas coordinadas de que disponemos todos, en pura magia.

Ganar, ganar y ganar, se convierten en mi en estudiar, aprender y trabajar para que ganar sea posible. Esta es mi esta carta de presentación como profesional del fútbol al  que pisar la hierba del campo cada día le transforma de tal manera que sólo ese primer instante del día justifica una vida entera.

Después de mucho trabajo de base, desde hace poco más de dos años trabajo para Los Angeles Galaxy como segundo entrenador del LA Galaxy II, que compite en la USL, la actual segunda división del fútbol profesional de los Estados Unidos.

Mi principal rol en el club es el de asistir y ayudar al entrenador del LA Galaxy II en todo lo que necesite en términos de desarrollo de entrenamientos, elaboración de jugadas a balón parado, vídeo-análisis de los partidos, vídeo-análisis e informes sobre el oponente, desarrollo de programas específicos para la mejora técnico/táctica de ciertos jugadores, desarrollo de programas de entrenamiento específicos para jugadores de cantera con perfil y potencial de subir con el segundo equipo, así como cualquier otro aspecto necesario que ayude a la cohesión del equipo.

Esta es mi tercera temporada en el club. Inicialmente, entré como parte del cuerpo técnico del primer equipo, a tiempo parcial, dentro del departamento de preparación física, en la temporada 2018. Al año siguiente ya me ofrecieron la oportunidad de trabajar a tiempo completo como preparador físico de las categorías juveniles del club (Sub19 y Sub17), así como entrenador de la categoría Sub-15. La temporada 2020 la inicié como entrenador de la categoría Sub-17 y después del parón de Navidades, se me ofreció la posibilidad de colaborar en LA Galaxy II.

La experiencia en el club ha sido brutal y las oportunidades que se me han brindado, me han permitido explorar mil posibilidades, las que ofrecen los diferentes departamentos del club (primer equipo, segundo equipo y la academia), así como conocer, aprender y colaborar con excelentes profesionales y compartir trabajo y pasión con personas fantásticas que a día de hoy son amigos. Han sido tres temporadas muy intensas de las que seguro me seguiré nutriendo en el futuro como profesional y como persona, pues en un y otro ámbito, sin duda, ya soy un mucho de lo que he aprendido de ellos.

Como decía anteriormente, mi llegada a los Estados Unidos se remonta al año 2012, después de licenciarme en la Facultad de Ciencias de la Actividad Fisica y el Deporte de la Universidad Politécnica de Madrid (INEF) en 2011 y dada la precaria situación laboral que sufríamos en España por aquel entonces. Traté de buscar oportunidades en el extranjero donde pudiese continuar mi formación académica además de aprender inglés. Por aquel entonces yo todavía jugaba al fútbol, y a través de una compañía que promocionaba jugadores en las universidades americanas, se me abrió la oportunidad de estudiar y jugar en California.

A partir de ahí, y después de un año jugando y estudiando, se me ofreció la oportunidad de quedarme en el país desarrollando mis capacitaciones como entrenador en equipos de fútbol base del Sur de California. Desde entonces he tenido la oportunidad de trabajar en clubes de fútbol base como Chelsea SC y Pateadores, además de la oportunidad de entrenar, dirigir y desarrollar los programas de fútbol masculino y femenino a nivel de Highschool en Canyon High School.

Entre el año 2016-2018 tuve la posibilidad de compaginar mis tareas como entrenador, con la vuelta a las clases para estudiar un Máster en Educacion Fisica, Administracion Deportiva y Liderazgo. Fue a través de dicho máster, y los contactos que fui haciendo durante ese tiempo, donde contacte con LA Galaxy. Tuve la oportunidad de conocer al jefe del departamento medico del LA Galaxy a través de un amigo en común, y compartí con el la tesis de mi máster basada en la influencia de juegos de espacio reducido en la periodización táctica. A partir de ahí se me abrió la puerta de entrar en el club y desde entonces me he centrado en mi desarrollo personal y profesional con ellos.

Mi rutina en un día normal en el club empieza a las 7:30 am, con una reunión con el cuerpo técnico para desayunar y ultimar detalles de cara al entrenamiento diario. Entrenamos de 10 a 11:30 am aproximadamente. Una vez finalizado el entrenamiento volvemos a las oficinas donde continuamos trabajando ya sea en vídeo-análisis, preparación del próximo entrenamiento, o cualquier detalle que necesita nuestra atención de cara a la preparación del equipo. Normalmente mi día acaba a eso de las 4-5 pm, pero en este mundo nunca se sabe, siempre se tiene un horario de entrada, pero nunca se sabe el horario de salida.

Nuestros jugadores tienen acceso a desayuno y comida diaria en el club, además de contar con unas instalaciones únicas con escuela para los mas jóvenes, gimnasio, sala de hidroterapia, sala de fisioterapia o sala de vídeo entre otras instalaciones a destacar. La exclusividad de nuestras instalaciones, con una escuela y con 7 campos de fútbol en el entorno del estadio, permite que las categorías juveniles (Sub-17 y Sub-19) entrenen durante la mañana al mismo tiempo que lo hace el primer y segundo equipo. Este escenario proporciona la posibilidad a nuestros jugadores de la cantera de tener un contacto directo con los jugadores profesionales y la oportunidad de entrenar con ellos si así lo consideran los cuerpos técnicos. Esta situación es bastante exclusiva y representa sin duda un aspecto diferenciador con el resto de academias MLS del país.

La estructura deportiva de LA Galaxy es un ejemplo del crecimiento del fútbol profesional y del fútbol base en los Estados Unidos en los últimos años. Llevo viviendo ocho años aquí, lo que me permite afirmar por propia experiencia que la mejora del fútbol estadounidense es exponencial año tras año. La inversión en el fútbol base y formativo cada vez es mayor, así como cada vez hay una mayor cultura que  apuesta por los jóvenes talentos en los equipos profesionales de primera y segunda división. Hasta hace tres o cuatro años era una excepción ver a jugadores juveniles firmando contratos con el primer equipo de cualquier franquicia de la MLS. Sin embargo, en la actualidad, hay muchos ejemplos de ello, lo que, sin duda, es el resultado de la inversión en el fútbol formativo, donde se prepara mucho mejor a los futbolistas jóvenes y también un cambio en la cultura y visión de la MLS, donde el foco de atención se va repartiendo mas equitativamente entre fichar a algunas estrellas europeas y apostar por los talentos emergentes de la cantera.

A este respecto, considero que hay dos pasos fundamentales para continuar con el desarrollo del fútbol profesional en Estados Unidos. A nivel de club, es muy importante establecer una cultura competitiva en las academias de formación, de manera que los jugadores desarrollen una mentalidad que les ayude a poder competir a nivel profesional si la oportunidad se les presenta. Esta cultura competitiva debería ser inculcada en cada entrenamiento, en el día a día, donde los jugadores se exponen a retos diarios donde nada se les da si no que se lo tienen que ganar con su trabajo y esfuerzo diario valorando y apreciando donde están, lo que considero fundamental para implementar una mentalidad ganadora a largo plazo.

Mi experiencia me dice que el jugador americano, con carácter general, esta muy acostumbrado a cierta comodidad: los recursos y las instalaciones con las que cuentan las academias profesionales invitan a esa cierta “relajación” por parte de los jugadores y a creer que ellos se merecen todos los servicios disponibles en lugar de considerar la necesidad de trabajar y del esfuerzo diario para lograr seguir en ese ambiente. Pienso que la mentalidad y la cultura que se debe establecer en un club es la que viene determinada por dar lo mejor en el día a día de cada entrenamiento y eso es muy importante para poder desarrollar jugadores con la mentalidad optima para competir al mas alto nivel.

En este mismo sentido, a nivel organizacional y de estructura deportiva, pienso que sería muy beneficioso el establecer una competición abierta a todos los clubes profesionales en todas las ligas del país, donde se establezca un sistema de ascenso y descenso, en el que no sea sólo el dinero el que determine el espectáculo y quien continúa en la élite.

En estos momentos mi día a día, mejor, mi vida, se centra en trabajar en el club y en viajar constantemente, ya que el sistema de competición y la extensión del país, obliga a largos desplazamientos durante la temporada. En mis días libres trato de desconectar un poco, en la medida de lo posible, disfrutar de la playa, visitar diferentes partes de LA o ciudades cercanas como San Diego, Santa Barbara… básicamente tratar de explorar todo lo que pueda el paisaje, y conocer a las personas que de una u otra manera forman ya parte de mi vida, tratando de disfrutar y exprimir al máximo esta maravillosa experiencia.

Como dije al principio, la posibilidad de trabajar para un club de renombre nacional e internacional como el LA Galaxy aún me resulta increíble y constituye una experiencia que juzgo irrepetible en lo personal y en lo profesional, en la que cada día tengo la posibilidad de interactuar con el cuerpo técnico del primer equipo, liderado por Guillermo Barros Schelotto, que me ha dado la posibilidad desde el primer día para plantear cualquier duda o interés que se me pueda suscitar. Esta posibilidad de relación con uno de los grandes, como Schelotto, y ver como trabaja el primer equipo a diario, representa una oportunidad única que añadir a mi experiencia y formación y de la que me siento profundamente afortunado. No todo en la vida es fútbol, pero el fútbol es mi vida.

Pedro Romero-Nieva Santos.

@PedroRomeroNS

Muchas gracias Pedro!

#maletayfútbolFdB

#maletayfútbolPedroRomeroNieva

Related posts

Leave a Comment