Maleta y fútbol: Rodri “Tito” Burell en Incheon

Mi nombre es Rodri Burell, aunque mucha gente en este mundo me conoce como Tito, soy Licenciado en Educación Física y Entrenador Nacional de Fútbol. Tras trabajar durante 4-5 temporadas para el Granada Club de Fútbol, decidí que si quería poder vivir de esto tendría que hacer las maletas y buscar algunas oportunidades en el extranjero. Hasta el momento no puedo decir que me haya ido mal, esto me ha permitido poder vivir experiencias en países como Estados Unidos (Firebirds Soccer Club en Chicago), China (Wuhan Football Association) y ahora en Corea del Sur (Club de Vision, Incheon) y sobre todo conocer gente, mucha gente, algunos de los cuales ahora son buenos amigos  con los que he podido compartir grandes momentos.

Actualmente me encuentro trabajando en Incheon, Corea del Sur, la 3ª ciudad más grande del país y posiblemente una de las ciudades con mayor nivel en cuanto a fútbol se refiere, muy cerquita de la capital, Seúl. Dentro del organigrama del club, mi funciones son las de primer entrenador del equipo sub-18 y director de entrenadores, básicamente me encargo de explicar a los entrenadores locales cuál es mi metodología de trabajo y cómo diseño las sesiones de entrenamiento, proporcionándoles una guía básica para que poco a poco puedan ir adaptándose a una nueva manera de trabajar muy diferente a la que están acostumbrados.

El club cuenta con equipo sub-10, sub-12, sub-15 y sub-18, una de las cosas que más me llamó la atención cuando llegué, es que en el grupo de edad sub-15, engloba 3 años, jugando conjuntamente niños de 13, 14 y 15, como se pueden imaginar en esa edad las diferencias físicas son abismales y como consecuencia de ello, los más pequeños no suelen disfrutar de oportunidades durante la competición. Las competiciones ligueras se suelen dividir en sectores, y las grandes ciudades suelen tener su propia competición con campo neutral donde se juegan todos los partidos, los primeros clasificados de cada uno de los sectores, se enfrentan por el campeonato nacional.

El trabajo está bastante profesionalizado, ya que los jugadores pasan gran parte de la tarde en las instalaciones, donde disponemos de sala de oficinas, reuniones y vídeo, dos campos pequeños de fútbol 7 y un campo de fútbol 11. Normalmente se entrena de lunes a viernes más competición sábados por la mañana.

El futbolista asiático suele ser un jugador muy disciplinado, intenso y con gran sentido del colectivo, se suele dejar de lado el ego personal en favor del bien colectivo. Cabe destacar la profesionalidad que dedican a lo que hacen, si deciden formar parte de un equipo, esa actividad se convierte en el centro de su actividad diaria y todo lo demás gira en torno a ella, incluso el colegio o instituto.

Por lo que he podido observar durante mis experiencias en Asia, la gran diferencia con respecto al futbolista español radica, en primer lugar en la edad a la que comienzan a jugar, normalmente en Asia comienzan a jugar bastante más tarde; segundo la calidad de los entrenamientos para los niños cuando empiezan, suele ser bastante pobre en cuanto a aspectos cognitivos; y tercero aquí el fútbol aún no tiene la transcendencia que tiene en Europa y no hay tanta gente que se dedique a ello. En Corea el béisbol sigue siendo el deporte dominante.

La idiosincrasia del fútbol coreano es de un fútbol muy físico, muy directo de continuas transiciones donde apenas existe elaboración o construcción de acciones ofensivas que impliquen relaciones de 3 o más jugadores. Esto debido a, opinión muy personal, un factor clave, es el desconocimiento de cómo desarrollar sesiones de trabajo que faciliten y dispongan al jugador de las herramientas y el conocimiento del juego necesarios para construir con balón, la mayoría de los entrenadores que he conocido se limitan a decir que sus jugadores no tienen el nivel suficiente para elaborar, por lo tanto, se limitan a trabajar y desarrollar aquellas partes del juego que dominan y con las que se sienten más cómodos. El trabajo físico adquiere una gran importancia, reservando en muchos de los casos un día a la semana para trabajarla, y de forma totalmente aislada del juego.

Normalmente mi jornada de trabajo comienza a las 3pm, el entrenamiento suele estar programado para las 5.30pm, durante este espacio de tiempo, solemos tener las reuniones que con los demás entrenadores para elaborar el trabajo diario, y también aprovechamos para realizar las sesiones de vídeo, charlas y demás que se considere necesario con los jugadores.

Afortunadamente Corea. sobre todo cerca de su capital, Seul, es un país bastante internacional donde se habla bastante inglés y hay muchos extranjeros viviendo en el país, si tienes un carácter amable y no eres muy tímido siempre vas a encontrar gente local interesada en conocer extranjeros y extranjeros que al igual que tú están buscando hacer nuevas amistades.

Como siempre le digo a la gente que tengo cerca, por suerte o por desgracia mi mochila está vacía, no tengo ningún tipo de responsabilidad en casa (ni mujer ni hijos), lo que me facilita llevar el tipo de vida que llevo actualmente. Vivir lejos de casa no es fácil, pero todo se lleva mucho mejor cuando disfrutas de lo que haces en el día a día.  Si alguien está leyendo este artículo y está pensando en la posibilidad de vivir una aventura en el extranjero, yo desde aquí le animo a hacerlo, vivir en otro país, con otra cultura y tener que defenderte tu solo lejos de tu zona de confort, te hace madurar y ser mejor persona. Así que a vivir que son dos días!

 

Gracias Tito!

@BurellTito

#maletayfútbolFdB

#maletayfútbolTitoBurell

Related posts

Leave a Comment